|  

Pablo Giesenow, el deportista doblemente amputado y su fortaleza a flor de piel

«De la Adversidad a la Motivación». El abogado y deportista brindó una motivante charla en el Club Deportivo Rivera.

RIVERA (C).- Vivimos una noche llena de emoción e inspiración en la localidad de Rivera. Gracias a Pablo Giesenow, que nos regaló la charla “De la Adversidad a la Motivación”, el pasado 27 de abril en el salón del club Deportivo Rivera.

Contando su historia de vida, una que habla de esfuerzo, motivación, recuperación, fortaleza y ganas de seguir adelante pese a las dificultades que te presenta la vida.

La vida presenta desafíos inesperados, y la historia de Pablo Giesenow es un ejemplo claro de cómo la voluntad y la resiliencia pueden transformar tragedias en inspiración.

GRAN CONCURRENCIA. La charla de Pablo Giesenow concitó el interés en Rivera. (Foto: Julián Gette)

Abogado, deportista, padre y presidente del Tribunal de Cuentas de la Municipalidad de Córdoba, su vida dio un giro radical en 2015.

Pablo quería darle una sorpresa a su padre, Don Juan José Giesenow, cumplía años y no esperaba la visita de alguno de sus hijos.

Por eso el 22 de enero de 2015 Pablo subió a su auto, en Córdoba Capital, para recorrer 2000 kilómetros hasta la provincia de Santa Cruz. Pensaba pasar unos días con él, a solas, y regresar.

Tenía 37 años, dos hijos adolescentes, una carrera de abogado y un puesto en su equipo de fútbol, con el que competía en torneos amateur.

Ese día en su Chevrolet Astra, Pablo pensaba llegar de día a La Pampa y hacer noche allí. Pero algo falló. En ese contexto pasó lo que pasó: era de noche, llovía y a 20 kilómetros de Santa Rosa su auto patinó sobre el asfalto inundado, hizo trompos y pegó contra él guardarrail, que le amputó las dos piernas, como una guillotina a la altura de las rodillas.

Don Juan José cumplió años dos días después. “Sí que le di una sorpresa”, contó Pablo. Juan José era médico y había sido intendente de Viamonte durante 20 años. Pero en 1997, se retiró para vivir en la Patagonia, más precisamente en Las Heras, Santa Cruz.

PABLO GIESENOW EN DEPORTIVO. Brindó su charla “De la Adversidad a la Motivación”.  

Pablo estuvo apenas cuatro días internado en La Pampa, otros pocos en Córdoba. Dos semanas después del accidente empezó a hacer rehabilitación y a los 45 días volvió a trabajar a su estudio.

“Pensaba en objetivos domésticos: pararme para lavarme los dientes, para lavarme la cara, caminar. Y los objetivos van creciendo”, dijo.

Su nueva vida encontró impulso en el deporte. De correr en las canchas de fútbol, pasó al atletismo. Logró pararse con prótesis ese mismo año y, dos años después del accidente, empezó a correr con unas similares a las que usaba el atleta sudafricano Oscar Pistorius, hoy preso por el femicidio de su novia.

El deporte le ayudó sin las piernas y a través de prótesis para correr, andar en bicicleta, practicar tenis, subir las montañas, el Cerro Aconcagua, el Champaquí en Córdoba o el Cerro Famatina en La Rioja, entre otros.

Después de perder sus piernas, volver a correr ya es un sueño cumplido, y a eso además le sumó que anda en bicicleta, hace natación, una vez hizo kayak, andar en rollers, jugar al golf, y no encuentra límites.

Einstein decía “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

“Yo soy un convencido de que la fuerza de voluntad reemplaza cualquier parte del cuerpo (en mi caso, las piernas). En otros casos, la voluntad supera cualquier adversidad o alcanzar esas metas, que en principio, creemos inalcanzables”, reflexionó.

“Miro muy poco hacia atrás y si lo hago es sólo para rememorar momentos lindos y cosas que hoy me hacen bien. El accidente significó un hecho importante, algo triste, pero que me abrió la posibilidad de dar mensajes positivos al mundo, mensajes de esperanza”, resaltó.

Poder demostrar día a día, con sus actividades cotidianas que, a pesar de los tropiezos, la vida sigue.

Una experiencia que nos recordó que podemos convertir cualquier obstáculo en una oportunidad de superación. (Cambio 2000 / Foto de portada: Julián Gette)

FORTALEZA. “Yo soy un convencido de que la fuerza de voluntad reemplaza cualquier parte del cuerpo (en mi caso, las piernas)», expresó Giesenow. (Foto: Julián Gette)

Categorías