|  

Valeria Hegel: “Siempre soñábamos con poder volver a Rivera”

Si bien era un proceso que se venía observando en los últimos tiempos, de numerosos profesionales que regresaban al pueblo con expectativas, proyectos y principalmente el deseo de una vida apacible y mejores condiciones para la crianza de los hijos, en algunos casos; este tiempo de pandemia aceleró algunas decisiones de retorno. Este fue el caso de Valeria y su familia. Y esta es su historia.

RIVERA (Cambio 2000).- “No fue fácil tomar esa decisión ya que para lograrlo tanto Rodrigo como yo debíamos dejar la investigación, sin embargo, ambos teníamos otros proyectos en mente que podían desarrollarse en nuestro pueblo”, expresó Valeria Hegel, que se encuentra en Rivera desde mediados de marzo, cuando se inició la cuarentena obligatoria, “dado que al cerrar los centros de investigación en donde trabajamos Rodrigo -mi marido- y yo, podíamos continuar con el trabajo remoto desde cualquier lugar”.

Valeria Hegel tiene 30 años. Es Licenciada en Biotecnología y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Exactas, Universidad Nacional de La Plata, año de egreso 2014. Estudiante avanzada de posgrado en Ciencias Biológicas en la Facultad de Ciencias Exactas.

Pero, al margen de su profesión y su formación científica, Valeria también intentó otro camino paralelo. “En el año 2017, cuando transitaba mi tercer año de doctorado, decidí interiorizarme en otra disciplina, optando por una carrera completamente diferente pero que me apasionaba, que es Diseño de Interiores y Paisajismo. Actualmente estoy por finalizar mis estudios en Integral, Instituto Superior de Diseño y ya me encuentro realizando varios trabajos en nuestra localidad”, subrayó Valeria.

Obviamente la decisión de volver a su pueblo, después de varios años de estudio, trabajo, investigación y crecimiento profesional en la ciudad de las diagonales, no fue sencilla, pero como bien dice la canción, “uno vuelve siempre a los viejos sitios dónde amó la vida”.

“Lo que nos motivó a regresar a nuestro pueblo era poder estar más cerca de la familia y afectos y brindarle a nuestra hija un lugar más tranquilo y seguro para vivir. Si bien nos gusta mucho la ciudad de La Plata, donde vivimos por 10 años, siempre soñábamos con poder volver a Rivera”, reveló.

“No fue fácil tomar esa decisión -admitió Valeria-, ya que para lograrlo tanto Rodrigo como yo debíamos dejar la investigación, sin embargo, ambos teníamos otros proyectos en mente que podían desarrollarse en nuestro pueblo”.

“En mi caso -especificó-, quería enfocarme en el diseño y Rodrigo en la producción de cerveza artesanal, así que luego de varios meses de debate tomamos la decisión de dejar de lado nuestra formación científica para poder regresar a Rivera, desarrollar nuestros emprendimientos personales y darle a nuestra hija la oportunidad de criarse como nosotros”.

Respecto a su labor profesional, la licenciada explicó que “en la ciudad de La Plata estaba transitando mis últimos meses de doctorado en el Instituto de Biotecnología y Biología Molecular, becada por CONICET. Allí estudiamos -explica- el metabolismo de una bacteria del suelo llamada Bradyrhizobium diazoefficiens que es capaz de fijar nitrógeno en simbiosis con plantas de soja, lo que resulta altamente beneficioso tanto para la conservación de los suelos, como para la productividad agropecuaria”.

“En particular, nuestra labor -prosiguió-, se centra en mejorar el desempeño de esta interacción bacteria-planta en particular para en un futuro reemplazar el uso de fertilizantes químicos para el crecimiento de la planta de soja por estos biofertilizantes (o bioinoculantes) que resultan inofensivos para el medio ambiente”.

Nuevos sueños

VALERIA HEGEL. Es Licenciada en Biotecnología y Biología Molecular. Además, estudia Diseño de Interiores y Paisajismo.

Desde el 20 de marzo, con el inicio de la cuarentena, producto de la pandemia de coronavirus, las actividades planificadas con anterioridad comenzaron a complicarse, pero también permitieron un tiempo para proyectar nuevos sueños.

En este sentido Valeria remarcó: “Creo que los meses de cuarentena fueron tiempos complicados en diferentes aspectos para todos, en lo personal estuve muy contenida por mi familia y aproveché el tiempo para disfrutar de mi pequeña hija y para emprender un nuevo desafío en mi vida, abrir mi propio estudio de diseño de interiores y espacios verdes, al que nombré Innova estudio”.

Lo concreto es que desde hace meses, Valeria y su familia transitan la pasividad de esta comunidad bonaerense. “Lo que más destaco y valoro de vivir en un pueblo pequeño es la seguridad y tranquilidad. Nada se compara con poder salir a pasear en bicicleta y saber que no existe peligro. Además, rescato la calidez de la gente, el saludo cotidiano en la calle, la familia y los amigos de la infancia”, subrayó Valeria.

Pero, más allá de esta valiosa posibilidad que brinda Rivera para vivir, la profesional cuenta que tiene varios proyectos en carpeta. “Desde el lado de la biotecnología y biología molecular tengo intenciones de poder incorporarme al sistema educativo para transmitir mis conocimientos, de hecho, también estoy realizando la capacitación docente para tal fin”, dijo.

Por otra parte, señaló que desde el punto de vista del diseño de interiores y paisajismo se encuentra en pleno desarrollo, capacitándose constantemente. En esta línea agregó que “estoy comenzando a interactuar con mis primeros clientes, personas que me han confiado sus hogares para solucionar sus problemas, tanto estéticos como funcionales”.

“También me gustaría aportar mi granito de arena para realizar mejoras en nuestro pueblo y en localidades aledañas, ya sea en el sector privado o en espacios públicos como plazas, avenidas, el ingreso a nuestro pueblo, etc.”, puntualizó.

Ya en la parte final de la nota con CAMBIO 2000, Valeria Hegel expresó: “Realmente estoy muy agradecida de todas aquellas personas que creen en mí y las inmensas oportunidades que el pueblo te devuelve”. (CAMBIO 2000 / NG)

Categorías