|  

Un viaje en el tiempo: recuperan un film de Epecuén de hace casi 100 años

La película muestra a la villa y a la ciudad de Carhué en el año 1926. Había sido filmada por una conocida productora pampeana. Trajes de baño de época y construcciones que ya no están, en un video que se utilizaba como promoción.

   La pantalla reza “Establecimiento termal tipo europeo, el más moderno y el más importante de Sudamérica”, en letras blancas sobre un fondo negro. Segundos después, se ven hombres, mujeres y niños en trajes de baño antiquísimos, en imágenes entre sepia y blanco y negro, entrando al agua y flotando en ella.

   En 1926, la villa turística Epecuén contaba con apenas un puñado de casas y varias construcciones fastuosas para la región. Con apenas 5 años de vida, la incipiente población era ya reconocida como un punto turístico de salud, de esparcimiento y para invertir en ella: los empresarios aseguraban que en tan solo un año se recuperaba una inversión hotelera tanto en esta población como en Carhué.

   Casi un siglo después, toda esa época puede revivirse en una película filmada allí en aquel año, y que fue rescatada hace pocos meses desde el Museo Regional Adolfo Alsina.

   El video parecía perdido en el tiempo, prácticamente desaparecido. Algunos memoriosos recuerdan hoy haberlo visto en televisión hace unas 3 décadas -en el ciclo Siglo XX Cambalache-, pero después nunca más se supo de él. Apareció años después en un viejo cassette VHS y su contenido fue pasado a DVD, pero enseguida volvió a quedar en el fondo del cajón. Ahora puede encontrarse a través de las redes sociales.

   En él, pueden verse imágenes de Carhué y la villa Epecuén hace casi 100 años, en 1926, sin Matadero ni obras de Francisco Salamone: personas en trajes de baño enteros, sombrillas y parasoles hoy vintage, viejas construcciones -que hoy no están- apenas construidas y el lago Epecuén, en toda su extensión. No tiene sonido, obviamente; por aquellas épocas, el cine todavía era mudo; cuando se proyectaba al público, seguramente se hacía acompañado por un piano que hubiera en la sala.

   “Se trata de una película hecha por la productora cinematográfica Filippini, de La Pampa -cuenta Gastón Partarrieu, titular del museo-. Está filmada en pleno apogeo de Epecuén”.

EPECUÉN, EN LA DÉCADA DEL 20. (FOTOS: Gentileza Museo Regional Doctor Adolfo Alsina)

   La película se explica como una suerte de spot publicitario del lugar, solventado seguramente por los dueños de los hoteles y las sociedades de fomento que regenteaban los balnearios de Epecuén. Por ello también se muestran estos espacios de esparcimiento y se filma constantemente a gente joven divirtiéndose en el lugar.

   «Para la mayoría de la gente de Carhué, esto parece algo muy lejano. Ellos lo observan con una mirada cómica, pero para aquellos a los que nos gusta la historia, es un viaje en el tiempo. Son casi los primeros momentos de Epecuén: las imágenes tienen 95 años y la villa nació en 1921», cuenta.

   Partarrieu explica que, para aquella época, seguramente hubo que realizar una importante erogación para filmar la película.

La película, de casi 12 minutos de duración, actualmente puede encontrarse en el canal de YouTube del Museo Carhué.

   “Fue un proyecto sumamente costoso en aquel momento, sobre todo por el uso de ese tipo de tecnología. Lamentablemente, nosotros no pudimos acceder al video original. Ojalá pudiéramos pasarlo a una calidad superior, sobre todo porque se podrían mejorar las imágenes”, explica.

   En el video -que hasta incluye un partido de fútbol de la liga pampeana, también en 1926- se pueden ver distintas vistas de la ciudad de Carhué, de sus hoteles y hasta del hospital San Martín.

   «Esto se proyectaba en los cines de todo el país, con el objetivo de atraer gente. Mostraban Carhué como una ciudad, cuando tendría unos 5 mil habitantes», concluye.

Bañistas, playa, vistas del lago y hasta sirenas

Los textos que acompañan las imágenes buscaban convencer al público de las bondades que ofrecían Carhué y Epecuén, con términos vintage y casi en desuso.

“Perspicaz y resuelta como una golondrina, se halla esta singular belleza fotogénica. Otro viviente adorno embelleciendo las aguas”, dice una de las placas, mostrando distintas damas que -con gran parte de su cuerpo cubierto por la malla- disfrutaban del balneario.

El video también muestra carteles (publicidades) de distintos emprendimientos, vistas panorámicas, el ingreso de varios autos (hoy de colección) a los balnearios, plazas y canchas de tenis, entre otras cosas. También se ve el castillo de Epecuén, al que define como “una regia mansión que al encanto arquitectónico de la obra muerta, adivina el valor de su moblaje, sus jardines, lagos, grutas y cascadas”. (Por Hernán Guercio / La Nueva.)

Categorías