|  

Un congreso mundial busca visibilizar el estilo Art Deco de América del Sur

El 15° Congreso Mundial de Art Deco en Buenos Aires se extenderá hasta el 15 de noviembre en las ciudades de Buenos Aires, Mar del Plata y Montevideo. El Congreso será también una oportunidad para visibilizar la obra del argentino Francisco Salamone.

EL TEATRO ÓPERA DE BUENOS AIRES: una obra con influencia Art Deco en el país.

El estilo Art Deco que impactó en la Argentina en construcciones como el edificio Kavanagh y en íconos urbanos como el Obelisco convocó a más de 100 expertos extranjeros en un congreso que comenzó hoy y se extenderá hasta el 15 de noviembre en las ciudades de Buenos Aires, Mar del Plata y Montevideo para revelar el impacto del estilo en América del Sur.

El 15° Congreso Mundial de Art Deco en Buenos Aires, organizado por la fundación Copperbridge, hará base en Mar del Plata y luego del 13 en Montevideo, para visibilizar lugares emblemáticos del Art Déco del Río de la Plata.

En Buenos Aires, el congreso se extenderá desde hoy al 13 de noviembre y contará con destacados expertos como Alastair Duncan, Christian Larsen (Wolfsonian Miami y Metropolitan Museum New York), Vicki Gold Levi (Wolfsonian Miami), Mitzi Mogul (Los Angeles), Therese Poletti y Kathleen Skolnik de los Estados Unidos.

Asimismo, participarán Aditi Khavnekar (Mumbai) de la India; Robin Grow de Australia; Ian Ferguson de Canadá ; Genista Davidson del Reino Unido; Wolney Unes de Brasil; Eduardo Treviño Fernandez y Mauricio Ibinarriaga Herve de México; Diego Baloian y Katherine Vyhmeister de Chile; William Rey de Uruguay; Oscar Centurión de Paraguay.

Desde América del Sur se buscará que a través de la Coalición de Sociedades Internacionales Art Deco «los países presenten más edificios y monumentos de ese estilo a la lista de patrimonio de la humanidad de la Unesco ya que luego de un proceso de revalorización de más de tres décadas este patrimonio no está definitivamente consagrado», dijo a Télam el arquitecto Fabio Grementieri.

«La Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO solo ha incluido recientemente el Distrito Art Deco de Bombay con lo que resta trabajar por parte de especialistas y admiradores del estilo en la incorporación de buena cantidad de otros ejemplos como se viene haciendo con otros exponentes de la arquitectura moderna como el caso de la obra de Le Corbusier o la de Frank Lloyd Wright», manifestó.

FABIO GREMIENTERI, arquitecto conocedor de la materia.

El Congreso será también una oportunidad para visibilizar la obra del argentino Francisco Salamone, un arquitecto ítalo-argentino, que construyó en apenas cuatro años, entre 1936 y 1940, más de 60 edificios en 25 municipios bonaerenses, sostuvo Grementieri, uno de los organizadores del congreso.

Salamone diseñó y ejecutó de manera simultánea obras en 18 municipios como Azul, Rauch, Laprida, Gonzales Chaves, Balcarce, Coronel Pringles, Tornquist, Guaminí, Saavedra y Adolfo Alsina.

En esas ciudades, Salamone construyó edificios municipales, plazas, mataderos y cementerios que reflejan el espíritu de la pampa ganadera, inmigratoria, cívica y progresista.

El estilo Art Deco, de gran versatilidad, que surgió en 1920, «estuvo íntimamente asociado tanto al ascenso económico y social de los inmigrantes, que representaban una burguesía futurista en contraposición con aquella decimonónica, nostálgicamente historicista», explicó el arquitecto.

Pero además, recordó, signó «las obras públicas de los Estados modernizados y fortificados por las ideas keynesianas que reformularon los centros urbanos y apostaron a la recolonización territorial por medio del desarrollo de las redes viales».

EL OBELISCO, quizás obra más emblemática del estilo.

La monumentalidad y solidez de ese estilo apareció con fuerza «en Buenos Aires en edificios comerciales, administrativos y de vivienda, tal como el Mercado de Abasto, el Ministerio de Obras Públicas de la 9 de julio o el Kavanagh», precisó Grementieri, miembro del comité organizador del congreso.

«Cines como el Opera y el Gran Rex sobre la avenida Corrientes» también son herencia directa de este estilo que marcó la construcción de «canchas de fútbol como las de Huracán o Estudiantes de La Plata», precisó.

En ciudades sudamericanas impactó en «íconos urbanos que en algunos casos son símbolos de capitales como el Obelisco de Buenos Aires o el Cristo Redentor de Río de Janeiro».

El Art Decó tuvo una difusión prácticamente global y es posible encontrarlo en ciudades tan alejadas unas de otras como Miami, Bruselas, Shanghai, Bombay, Melbourne, La Habana o Asmara.

Desde los alhajados rascacielos yanquis de los «años locos» con cumbres en el Chrysler o el Empire State de New York, hasta los refinadas arquitecturas interiores francesas plasmadas en teatros, termas o viviendas hay toda una serie de edificios y conjuntos Art Decó en distintos países que llaman la atención y engalanan el paisaje urbano de diversas ciudades de distintas escalas. (Télam)

Categorías

error: Content is protected !!