|  

«Son dirigentes opositores disfrazados de chacareros», señaló Alberto Fernández sobre el lockout

En el segundo día de cese de comercialización, que se cumplió ayer, la medida de fuerza de las entidades rurales se quedó sin impacto y sus propios dirigentes manifiestan la necesidad del diálogo con el gobierno.

TERCERA JORNADA. Hoy se cumple el tercer de cuatro días de paro del campo.

El cese de comercialización dispuesto por las entidades del agro Sociedad Rural (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Coninagro se sintió más fuerte este martes, aunque la medida está a un abismo del freno de actividades del conflicto por la resolución 125 en 2008. Los propios dirigentes que convocaron al lock-out manifiestan que quieren dar una señal al gobierno pero que la idea es retomar el diálogo.

En el segundo día de lock-out, el presidente, Alberto Fernández, señaló que «a veces me duele mucho la intolerancia de los que no entienden y a veces hacen paros raros. Pero, paciencia, entenderán. Siempre digo lo mismo: no tenemos a los medios, pero tenemos la razón. Y si tenemos la razón, la gente nos va a acompañar».

«Es un paro para beneficiar a los mayores productores de soja», dijo el presidente respecto al lockout de las entidades agropecuarias. «Los autoconvocados son dirigentes opositores disfrazados de chacareros. La sociedad está sintiendo que este paro es incomprensible. Hemos cuidado a la mayoría de los productores. No se entiende qué están haciendo», subrayó Fernández en la noche del lunes en una entrevista televisiva. 

Este martes, la actividad quedó muy frenada en el mercado de hacienda de Liniers. Después de que el lunes haya ingresado un récord de 2516 animales, en el segundo día de la medida de fuerza la entrada de hacienda cayó hasta las 257 cabezas. Fueron solo siete camiones provenientes de la provincia de Buenos Aires.

El martes de la semana pasada, ese número se había ubicado en 10.281 ejemplares y el martes 18 de febrero, en 7387 unidades. En los puertos de Rosario también se registró un nivel de actividad prácticamente normal. Para el mediodía ya habían ingresado 3582 camiones. Hubo en algunos puntos controles de cargas a los camiones por parte de productores.

Por otro lado, el portal SIO granos verificó ya entrada la tarde la confección de contratos de venta de soja por 53.901 toneladas, lo cual implica un volumen algo más bajo que el normal pero lejano a la idea de la paralización total de la actividad.

Buena parte de que la medida no venga teniendo impacto masivo en el sector agropecuario tiene como reflejo la ruptura en Federación Agraria, que terminó optando por no adherir al cese de comercialización. Omar Príncipe, ex presidente de la entidad y actual director, indicó que “en estos días está empezando la cosecha en la zona núcleo de la Pampa Húmeda, y la actividad es casi normal para los actores del sector, los acopios y también el sector del transporte. Han ingresado al puerto buen número de camiones, así que el acatamiento es pobre”.

En relación al muy bajo nivel de actividad en el mercado de Hacienda de Liniers, el dirigente consideró que “el mercado de hacienda suele trabajar con grandes productores, y es probable que hayan decidido bajar el nivel de ventas”.

Príncipe salió a criticar con dureza al actual presidente de la FAA, Carlos Achetoni. “En nuestra entidad no ha existido ningún debate sobre qué posición tomar. Achetoni no convocó al Consejo Directivo Central, que es el órgano máximo que tenemos para definir cualquier acción. No hubo consulta con las entidades de base ni con los dirigentes. Tomó una decisión personal, tipo monárquica y después tuvo que retroceder por la presión de las entidades de base”, dijo el ex titular de FAA. En efecto, la conducción de la FAA terminó dando marcha atrás y dejó vía libre a los productores para que adopten la postura que quieran frente al lock-out.

En relación a los gestos de parte del gobierno para no ir a la confrontación total con las entidades, el presidente, Alberto Fernández, consideró que «ahora hicimos todo lo contrario a la resolución 125. Primero cumplimos con una ley, estamos afectando en 3 puntos a los que producen más de mil toneladas de soja. Han bajado las retenciones a las economías regionales, que estaban postergando a muchas zonas del país».

Las declaraciones de la dirigencia rural en Expoagro dan a entender que se trata de una medida de protesta puntual, más que el inicio de un conflicto de rápida escalada. El secretario de CRA, Pedro Apaolaza, dijo en declaraciones radiales que “hay miles de pequeños productores de soja que con este sistema de retenciones y con el incremento del 30 al 33 no se ven apoyados sino que se les complica la producción».

Admitió que “es correcta la segmentación de las retenciones, pero hay una muy mala experiencia con esto, porque es dinero que muchas veces no vuelve al productor«. En la misma línea, Daniel Pelegrina, de la Sociedad Rural, consideró que “el Gobierno tiene que entender que hay un problema a futuro de ingreso de divisas. Con esta presión impositiva va a ser muy difícil producir soja”.

De todas formas, Pelegrina, dijo que quiere “seguir en la mesa de diálogo”. En la misma línea, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, dijo hoy que «una vez que pase el paro hay que buscar una salida conjunta» con el Gobierno y el resto de los sectores vinculados al agronegocio». Dijo que «el diálogo no está cortado» y aclaró que «hay otras cosas muy interesantes que vamos a apoyar». (Página 12)

Categorías

error: Content is protected !!