|  

Sin definiciones electorales, Vidal presentó su libro «Mi camino»

A través de las redes sociales la ex gobernadora bonaerense evitó hablar de candidaturas. Los momentos más difíciles de su gestión, la autocrítica y el día después. Las frases más destacadas de la charla que mantuvo con la periodista Eleonora Cole.

A través de sus redes sociales, la ex gobernadora María Eugenia Vidal presentó de manera oficial su libro “Mi camino”. En un formato íntimo, sin público y cara a cara con la periodista Eleonora Cole, la ex mandataria reveló algunos de los detalles de su más reciente obra, que marca el regreso a la escena pública política.

Sin embargo, Vidal evitó dar definiciones personales de corte electoral, tanto para los comicios de 2021 como los de 2023.

“En un día como hoy, con 27 mil contagios no corresponde hablar de candidaturas. En esta elección, sea o no candidata, voy a poner el cuerpo. Nunca especulé. Lo que vaya a ser, lo va a definir la gente. Ni yo ni una mesa política. Es la gente la que te pone en un lugar determinado”, señaló Vidal sobre la posibilidad de competir en una fórmula presidencial en dos años.

En cuanto a las legislativas de 2021, la ex mandatara señaló: “Estamos discutiendo la fecha, todavía hay tiempo para definir. Me da tranquilidad saber que Juntos por el Cambio creció y tiene muchos liderazgos”.

En cuanto a su vida personal, dijo: “Un psicólogo me dijo que hay tres o cuatro cosas traumáticos. Tres de las cuatro me pasaron en meses, me costó pero no me siento una víctima. Es lo que le pasa a muchas mujeres. Tuve una ventaja extra, la primera es que tenés una familia que te acompaña. Ninguno de ellos hacían política, conocían a María Eugenia antes de ser gobernadora y ellos nunca se confundieron”. 

“Durante ese tiempo que estuve más triste, muchos bonaerenses sin saberlo me acompañaron. Me recibían no aflojes, fuerza, mucho abrazo. En esa época había mucho beso y abrazo, y me consolaban. Durante la primera parte, que hubo amenazas, muchos bonaerenses no me decían nada y me ponían un rosario. Tengo miles en mi casa guardados, que los voy a guardar para siempre. Lo sentía como un consuelo, un sostén”.

“No había tiempo para pensar en mi. Eran muchos frentes y responsabilidad que cumplir. Cuando uno gobierna, se va a dormir con los problemas. La Provincia tiene problemas muy dolorosos, que no pueden esperar, y sos consciente que no los podes resolver en un día”. 

“Había reclamos de parte de los chicos. Antes del conflicto docente en 2018, me llamaron para decirme que no fuera a la escuela con mis hijas. No pensé en mí, porque lo elegí, y es una realidad en la política el escrache. Pero mis hijos no lo habían elegido, no militan. No solo me dio culpa, sino bronca. Me pareció injusto. Que ellos eran un límite. Hablan de una política que tienen que cambiar. Y tenían razón si me reclamaban por eso, por los protocolos de seguridad. Pero ellos me sostuvieron mucho, y me reclamaron poco. En la cuarentena pasé mucho tiempo en casa y una manera de volver a encontrarnos”.  (La Tecla)

Categorías