|  

Sin cortes de ruta, el campo inicia un cese de comercialización de 96 horas

La medida de fuerza surge tras el incremento de retenciones a la soja.

«NO PROVOCARÁ AUMENTOS DE PRECIOS NI DESABASTECIMIENTO», dijeron desde las entidades rurales respecto a la medida de fuerza.

Productores rurales iniciarán este lunes un cese de comercialización de 96 horas para protestar contra la suba de retenciones a la soja  (del 30% al 33%) decretada por el gobierno de Alberto Fernández la semana pasada.

La medida de fuerza, que durará hasta el jueves a la medianoche, fue decidida por la Mesa de Enlace tras la presión de las bases. A priori, no incluirá cortes de ruta y, a pesar de las diferencias existentes en el sector, podría tener una adhesión significativa.

“El paro va a tener un alto acatamiento. El producto está enojado, concientizado y comprometido”, le dijo el titular de Carbap, Matías De Velazco. Y agregó: “Si en algún lugar quieren hacer asamblea que la hagan, pero que no se corte la ruta”.

El referente agropecuario consideró que el Gobierno nacional deberá “mover las fichas ahora”. “Nadie en el campo pide que lleven las retenciones a cero, sólo estamos pidiendo gestos, que aflojen un poco con la escalada impositiva”, sostuvo.

Si bien surge tras el incremento de los derechos a la exportación, el reclamo de los productores apunta a todas las cargas que deben afrontar.

“La presión impositiva global que sufren los productores en los tres estamentos del Estado (nacional, provincial y municipal) no hacen más que seguir dañando el bolsillo del productor”, señaló CRA en un comunicado.

Según la entidad, “la única manera de alcanzar el pleno desarrollo del sector agropecuario nacional, y de lograr la mayor contribución territorial y social, es eliminar los derechos de exportación a todos los productos agropecuarios”.

La suba de tres puntos porcentuales a la soja fue oficializada el miércoles pasado por el Gobierno e incluye a quienes producen por encima de las 1.000 toneladas. Para los demás, el Ejecutivo lanzó un esquema de compensaciones por el que pagarán entre un 21% y un 29%. En tanto, el impuesto bajará para el girasol, el maíz y el trigo, entre otros productos.

La segmentación generó fuertes discusiones internas en los sectores del campo. De hecho, la Federación Agraria Argentina decidió dejar a sus bases libres de acción ante el paro con el objetivo de “resguardar la unión de la entidad”.

“Pueden haber actores que se mezclan con el descontento generalizado, como también hay actores dentro de mi entidad que están protegiendo o trabajando para el Gobierno. Esto hace mal de cualquiera de los dos lados, porque empaña la realidad que queremos mostrar”, sostuvo en las últimas horas el titular de FAA, Carlos Achetoni.

El cese de comercialización incluirá a granos con destino a industria y exportación, y a ganado vacuno para faena; mientras que quedarán exceptuados los productos perecederos. Desde la Mesa de Enlace aseguraron que la medida de fuerza “no provocará aumentos sobre los precios ni desabastecimiento”. (DIB)

Categorías

error: Content is protected !!