|  

“Si el Estado realmente quiere que la gente vuelva a sus comunidades rurales, como lo fue en mi caso, tiene que brindar las herramientas: conexión, conectividad y caminos”, sostuvo Mauro Álvarez

El titular de la Cooperativa Eléctrica de San Miguel Arcángel habló por RADIO 2000 sobre los trabajos que lleva adelante la entidad, los proyectos y la situación actual de las cooperativas de localidades pequeñas, como la que preside.

(Cambio 2000).- Como motor del desarrollo de la localidad, la Cooperativa de Servicios Eléctricos, Obras y Servicios Públicos, Asistenciales, Crédito, Vivienda y Consumo de San Miguel Arcángel Ltda., en sus diferentes líneas de acción, se encuentra abocada a diferentes obras y proyectos, sobre los cuales habló su presidente, Mauro Álvarez, en diálogo mantenido con CRUZANDO EL PUENTE, por RADIO 2000.

“Nos encontramos abordando distintos temas. Por ejemplo, en obras, en el áreas de servicios fúnebres, hoy por hoy estamos terminando un panteón de 60 nichos en el cementerio de la localidad, porque era una necesidad urgente”, dijo Álvarez en el inicio de la conversación.

“También nos encontramos haciendo renovaciones en la red de baja tensión, porque nuestra localidad tiene cable desnudo, y la idea es colocar un cable pre ensamblado, cerrado. De esa obra se hizo una parte el año pasado, en Gascón, y ya está proyectado proseguir, por partes, en San Miguel. Se trata de un trayecto inicial para la mitad del pueblo, de unos 2500 metros, cuyo material ya fue adquirido a fines de 2021, y la idea es que en dos años podamos tener el material totalmente renovado, lo que es importante, porque podemos intentar mejorar los servicios, pero debemos arrancar por las cuestiones básicas”, añadió.

“También está la posibilidad de realizar algunos metros de cordón cuneta, que todavía no se han iniciado; y la Cooperativa ya tiene experiencia, porque en otro momento tomó ese tipo de obra”, expresó.

“Asimismo -prosiguió-, ante el ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones) estamos gestionando un subsidio para hacer el tendido de red de fibra óptica interna en el pueblo y en Gascón”.

“Nodocoop haría la integración, con el aporte de las cooperativas de la región, que aportamos capital, aunque para la fibra interna necesitamos sí o sí apoyo, porque para la cooperativa, afrontarlo por su cuenta es imposible. Espartillar y Carhué están unidos por fibra óptica, ahora se habilitó una conexión nueva, mientras que restaría conectarnos Azopardo y San Miguel”, expresó Mauro Álvarez. 

“Por suerte ese momento está llegando, para poder generar un punto de inflexión muy bueno en cuanto a la prestación del servicio, porque tal vez con ello podamos brindar un servicio que la cooperativa no viene brindando, que es el de cable, porque la comunidad sólo tiene acceso a lo que es DirecTV, que hoy implica un costo bastante importante. Sería un servicio más que nos permitiría la fibra, pero es un plan a futuro; primero necesitamos la fibra, tanto en la red troncal como la interna, y después veremos cómo proyectamos lo que viene”, dijo.

“Hoy por hoy, -explicó-, solo tenemos el enlace aéreo, y la central nuestra está comunicada con Puan. Y si bien la cooperativa fue pionera en la región en lo que hace al servicio de Internet, en octubre del año pasado, ese 50% que tenía dentro de lo que es Invertel, lo vendió a CLERySA, y optamos por una inversión sólo para la localidad y Gascón, porque junto con la energía son servicios básicos, y que están tan complicados, sobre todo este último”.

Servicios de energía y de internet

“La energía, sobre todos en los veranos, tiene gran demanda, pero a diferencia de lo que le sucedió a Carhué con los cortes, en nuestro área tomamos energía de una línea que viene desde Trenque Lauquen, y cuando la misma está sobrecargada, vía Rivera nos conectan con Rolón. No obstante, hubo días en se produjeron micro cortes, pero entiendo que en otros lugares la situación ha sido más grave. La problemática energética está, pero a es una situación que nos pasa por arriba, porque somos el último eslabón de la cadena”.

“Más allá de eso, en la cooperativa tenemos un grupo electrógeno que abastece a todos los usuarios de San Miguel, Gascón y rurales, y en el caso de una emergencia se pone en funcionamiento ese generador diésel de gran capacidad, que muchas veces nos saca del apuro”, destacó.

Acerca de la obra que los socios más reclaman, el presidente mencionó que “es el mejoramiento del servicio de Internet, porque está claro que es lo que viene, y es fundamental que el Estado esté presente en estas localidades, porque la nuestra es una cooperativa mucho más pequeña que cualquier otra que podamos nombrar por una cuestión de que tenemos por ejemplo 450 usuarios de energía. Después tenemos una comunidad rural bastante grande pero no a todos les prestamos el servicio energético porque llegan las de Darregueira y Puan hasta muy cerca del pueblo, pero sí les prestamos el servicio de telefonía fija e Internet, y por eso el gran desafío y los proyectos vienen por ahí, sin descuidar el tema de la energía; por eso insistimos en lograr el recambio de la red de baja dentro del pueblo, para evitar que cuando haya viento u otro tipo de inclemencia climática, no nos veamos tan afectados”.

El proyecto del gas licuado

Más adelante, destacó que “en la comunidad no contamos con el servicio de gas natural, y existe un proyecto de dotar a San Miguel con gas envasado que incluso fue presentado por quien era concejal en aquella época, Hilda Fittipaldi; mientras que desde la cooperativa se iniciaron los correspondientes trámites, aunque no se llegó a buen puerto, desconozco por qué. Esa obra consistía en una red de GLP abastecida por un contenedor o con camiones que llegan a inyectar el gas a la red, como tiene Bonifacio o supo tener por ejemplo La Madrid, administradas por BAGSA”.

“Es un tema que ya hemos conversado con el intendente Javier Andres, y hemos iniciado las gestiones para ver si existe la posibilidad, ya que desde lo personal y lo comunitario, es un gran desafío, porque el cambio de la garrafa a tener una red, sería de trascendencia”, subrayó el presidente de la Cooperativa Eléctrica de San Miguel Arcángel.

“En la cooperativas somos proveedores de gas en garrafas, tubos y garrafones, pero tenemos un problema con el tema precios, ya que estamos comprando prácticamente al mismo precio que compra el público en otros lugares, porque si la gente va a una estación de servicio, consigue la garrafa prácticamente al mismo valor que pagamos nosotros de costo, y no podemos lograr que se entienda la situación de una comunidad rural como la nuestra, totalmente dependiente del gas envasado, y que nos hagan una diferenciación en los precios. Por eso luchamos siempre, sin mucho resultados, aunque vamos regulándolo como para que los vecinos encuentren un precio razonable o regulado”, resaltó.

“El vínculo con el Estado debe estar más fuerte que nunca”

Mauro Álvarez aseguró luego que “las pequeñas cooperativas como la nuestra, que siempre buscan brindar el mejor servicio al costo más bajo, están atravesando un momento que no es nada fácil. Días pasados se produjo el aumento de un 21% en el costo de la energía, y estamos con una inflación que en lo anual, será como mínimo del 70%, lo que significa que los gastos de la cooperativa tanto en insumos, salarios y demás, van en aumento, mientras que los ingresos no. Por lo tanto, hay que hacer malabares constantemente para prestar el mejor servicio posible y a la par intentar invertir y renovar. Ese es un gran desafío”.

“Financieramente, la cooperativa está bien, pero desde hace dos años, los precios de la energía e Internet son manejados por el Estado, solamente manejamos los precios del gas, y de los servicios sociales o fúnebres. Eso hace que nosotros recaudemos lo mismo, y los costos, año a año, son cada vez más importantes. Cada cosa que queremos encarar, como en todos los ámbitos, sea una grúa, o un equipo de telefonía o Internet, nos encontramos con materiales dolarizados, y cualquier renovación que queremos hacer implica un esfuerzo muy importante, más allá de mantener lo que tenemos”, puntualizó.

“Con todo ello debemos estar atentos a no decaer, y hacer foco en gestionar. Y si el Estado realmente quiere que la gente vuelva a sus comunidades rurales, como lo fue en mi caso, tiene que brindar las herramientas: conexión, conectividad y caminos. No me refiero solamente al Estado Municipal, con el que tenemos buena relación, sino también al Estado nacional y provincial para que los pueblos no desaparezcan, y en cambio crezcan, de la mano de las cooperativas, que como en nuestro caso, junto a la Agrícola, somos las que sostenemos a la comunidad, porque esta última genera muchas fuentes de trabajo y se encuentra en una situación económica diferente a la nuestra por una cuestión de que el agro inyecta un importante flujo de dinero”.

“Si las instituciones como las nuestras no tiene como visión crecer, es complicado, y por eso el vínculo con el Estado debe estar más fuerte que nunca, porque no nos podemos sostener por sí solos para hacer una obra importante”, remarcó.

Cooperativa Eléctrica San Miguel

El sueño de la Ruta 65 y la importancia del cooperativismo

Como último tema, en referencia al legendario proyecto de la Ruta 65, sobre el cual se ha trabajado mucho en el pasado, Mauro Álvarez puso de manifiesto que es “algo que he escuchado toda mi vida; y sé que para la gente es un sueño o un deseo, pero en la actualidad, no hay ninguna comisión que esté trabajando en el tema, como sucedió en su momento”. 

El dirigente cooperativista dijo que, no obstante, “es un asunto que está siempre presente en cualquier conversación, a pesar de que en los últimos años no se le ha dado formalismo, lo que tal vez tenga que ver con el desgaste que se produjo en su tiempo. Pero esa obra sigue siendo un sueño que tenemos los habitantes, a la que habrá que buscarle algún justificativo o una trazabilidad económica, que tenga algún beneficio para la Provincia, como ver qué tránsito podría liberar esa ruta, o qué beneficio puede reportar, además de comunicar a la localidad”.

En el tramo final de la entrevista, el presidente de la Cooperativa de Servicios Eléctricos, Obras y Servicios Públicos, Asistenciales, Crédito, Vivienda y Consumo de San Miguel Arcángel Ltda., puntualizó que “desde que estoy en la entidad, trabajo diariamente para dar un salto de calidad en la vida de la comunidad, más allá de que pueda gustar o no el modo en que se hace. Pero para eso están las comisiones y las cooperativas, que por suerte, en nuestro pueblo son dos. Sin pueblo, no hay cooperativa, y por eso, las mismas tienen que estar presentes en la vida de los habitantes; de eso estoy convencido, aunque a veces las ansiedades nos ganan, y queremos que a la brevedad se resuelvan cosas que demandan su tiempo y recursos”.

“Me gusta ser prudente, administrar bien el dinero propio, y más aún el dinero de un pueblo que es socio de la cooperativa; y con eso hay que ser criterioso”, resaltó.

Por último, en referencia al Día Internacional de las Cooperativas y Día Nacional del Cooperativismo, Mauro Álvarez dijo: “El trabajo en conjunto o cooperativo, siempre da buenos frutos, y estoy convencido que la presencia de las cooperativas en la vida de las comunidades es positivo, porque es la manera de que todos puedan aportar un granito de arena en los logros que puedan darse. Comunitariamente, los resultados son más satisfactorios. No hay que esperar a que vengan otros a solucionarnos los problemas, sino que participando e integrándonos en los ámbitos cooperativos, estoy seguro que vamos a encontrar respuestas a muchas de las preguntas que nos hacemos”. (Cambio 2000)

Categorías