|  

Piden la elevación a juicio para los rugbiers que asesinaron a Fernando Báez Sosa

El pedido es sobre los ocho rugbiers que se encuentran detenidos en prisión preventiva. También solicitaron el sobreseimiento de dos jóvenes.

ELEVACIÓN A JUICIO. La fiscal Zamboni solicitó el fin de la etapa de investigación para pasar al juicio.

La fiscal que investiga el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes a la salida de un boliche de la ciudad de Villa Gesell en enero pasado, pidió este martes que la elevación a juicio de los ocho rugbiers detenidos por el hecho. También solicitó que los otros dos imputados que se encuentran en libertad sean sobreseídos, informaron fuentes de la investigación.

El pedido fue formulado por la fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, ante el juez de Garantías David Mancinelli, a un día de que se cumplan diez meses del crimen y de que venciera el plazo para hacerlo.

Zamboni solicitó que los ocho rugbiers que cumplen prisión preventiva por el hecho en la alcaidía 3 del penal de Melchor Romero, en La Plata, sean juzgados por el delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, que contempla como pena la prisión perpetua.

Se trata de Máximo Thomsen (20 años), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), a quienes Zamboni considera coautores del crimen del joven.

En su requerimiento, la fiscal pidió además que los dos rugbiers que se encuentran en libertad imputados como “partícipes necesarios”, Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19), sean sobreseídos, por lo que ahora el juez deberá dar vista a los abogados de la familia de Fernando, Fernando Burlando y Fabián Améndola.

Luego, se dará vista a la defensa, a cargo de Hugo Tomei, que tendrá 15 días para realizar eventuales planteos de sobreseimiento, cambio de calificación o causa de justificación, y a continuación el juez tendrá cinco días para expedirse.

Una fuente de la investigación indicó que la fiscal estableció que otro joven mencionado en la causa, identificado como Tomás Colazzo, “no tuvo participación en el hecho”.

En caso de disponer la elevación a juicio a partir de este requerimiento, el magistrado deberá consultar a todos los imputados que vayan a juicio si desean hacerlo con un tribunal popular o mediante un juicio oral con tres jueces.

En ese sentido, fuentes judiciales señalaron que la intención de la defensa es solicitar que el debate sea por jurados, tal como contempla la legislación bonaerense para los delitos graves, con penas en expectativa mayores a los 15 años de prisión, como en este caso.

El crimen de Fernando se produjo en la madrugada del 18 de enero último en pleno centro de Villa Gesell, frente al boliche Le Brique, donde el joven y dos de sus amigos fueron atacados.

Fernando recibió golpes y patadas en la cabeza que le provocaron la muerte antes de que pudiera ser atendido por médicos, mientras que sus agresores huyeron del lugar.

El episodio quedó registrado en distintas cámaras de seguridad y en teléfonos celulares de otras personas que se hallaban en la zona, por lo que los sospechosos fueron identificados y detenidos horas más tarde en la casa que alquilaban, a pocas cuadras del lugar del crimen.

Las razones para pedir el sobreseimiento de Guarino y Milanesi

A su vez, la fiscal fundamentó hoy el pedido de sobreseimiento para dos de los rugbiers imputados en el crimen de Fernando Báez Sosa en que no fueron reconocidos por los testigos clave, en la ausencia de sangre de la víctima en sus ropas y en que, si bien quedaron filmados junto al grupo, nunca se los vio en los videos agrediendo al joven asesinado.

Se trata de Juan Pedro Guarino (19 años) y Alejo Milanesi (19), quienes ya habían sido beneficiados en el expediente con el cese de su detención el 10 de febrero pasado y a quienes la fiscal acusaba no como coautores, sino como partícipes necesarios.

“Entiendo que el cuadro de convicción a esta altura ha variado, a raíz del plexo probatorio que se ha ido colectando”, señala en su requerimiento la fiscal, quien también destacó que debe aplicarse para ellos el principio de “in dubio pro reo”, es decir, que la duda favorece al imputado.

Al enumerar las razones de su decisión, Zamboni mencionó en primer lugar el “resultado negativo de las diligencias de reconocimiento de personas” en relación a Guarino y Milanesi, a quienes, según la fiscal “no se los ha podido ubicar como agresores de la víctima o de algunos de los restantes damnificados”.

Luego, mencionó el “resultado negativo de la pericia de ADN” respecto del cotejo de los perfiles genéticos de estos dos acusados “con las muestras de importancia obtenidas de las evidencias físicas secuestradas en la pesquisa, y por supuesto, con los hisopados y prendas que vestía la víctima en el momento del homicidio”.

En otro párrafo también destacó que “en las prendas de vestir y zapatillas de los mismos no se ha obtenido perfil genético de Fernando Báez Sosa”.

Zamboni también valoró a su favor el “resultado negativo de la pericia scopométrica realizada sobre las zapatillas secuestradas en el allanamiento fiscal y durante la segunda diligencia realizada en el lugar en que fueron aprehendidos, la que arrojó una coincidencia de impronta solo con Máximo Thomsen”.

La representante del Ministerio Público Fiscal mencionó además que si bien en el análisis de los “10 eventos fílmicos” (videos de cámaras de seguridad) Guarino y MIlanesi “fueron visualizados en el lugar y en inmediaciones por algunas cámaras privadas y públicas (lo cierto es que los mismos no han podido tampoco ser ubicados, por las secuencias fílmicas, en el lugar directo de la agresión a Fernando)”.

“Efectivamente Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, estuvieron en el interior de Le Brique junto al resto de los imputados, que efectivamente salieron del bailable, resultando incluso filmados desde el propio celular de Lucas Pertossi, pero que ello no los ubica directamente en el lugar central en que le dieron muerte a Fernando”, sostuvo la fiscal.

“El estar allí con su grupo de amigos o resultar con lesiones (en el caso de Guarino por una posible quemadura, y en el caso de Milanesi, por presentar lesiones menores), no habilitan por sí, a mantener una imputación penal por homicidio”, concluyó. (La Capital MDP)

Categorías