|  

Ola Verde

Por Maia Franceschelli

Desde hace ya varios años, una ola verde viene reuniendo a diferentes sectores de la sociedad mundial, entre médicos, políticos, científicos, abogados, estudiantes y particulares. Hablamos del cannabis.

El pasado fin de semana se realizó en el predio La Rural de la Ciudad de Buenos Aires la Expo Cannabis, que -con entradas totalmente agotadas- congregó a una multitud de 56.000 personas que asistieron en busca de más y mejor información.

En la misma se llevaron a cabo conferencias a cargo de especialistas de diversos países sobre los usos del cannabis medicinal, las últimas novedades en avances científicos, para qué y para qué no sirve y, en los casos en los que sirve, cómo usarlo correctamente.

Se contó además con la presencia de 26 médicos matriculados argentinos especialistas en la materia que -de manera gratuita- se dedicaron a despejar dudas de los asistentes sobre casos concretos donde la planta puede ser de ayuda.

A pesar de sobradas investigaciones que afirman sus bondades, continúa siendo un tema tabú en nuestra sociedad actual. Esta medicina ancestral, usada desde el año 2737 A.C., fue reemplazada de a poco por los opiáceos, y hoy se encuentra envuelta entre prejuicios y desinformación fomentada por sectores que poco se han asesorado del tema y difunden “saberes” erróneos.

No hay que desconocer que, para nuestro ordenamiento jurídico, la planta forma parte de un grupo de sustancias a las que se denominan “estupefacientes”, los cuales se sancionan con penas pecuniarias y de prisión, tanto por tenencia como por su tráfico.

Por este motivo, hubo a disposición un plantel de 30 Defensores Oficiales que contaban con el apoyo oficial del Ministerio Público de Defensa de Nación, de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, quienes, también de forma gratuita, brindaron asesoría legal en torno al uso, la tenencia y el cultivo.

El derecho al autocultivo, y la necesidad y urgencia de dar respuesta a los usuarios medicinales, fueron los ejes de los tres días de la exposición.

Si bien existe una suerte de autorización para casos medicinales, la misma habilita la compra a licencias estadounidenses súper cuantiosas económicamente y burocráticas, que tratándose de cuestiones de salud, se torna insostenible.

El Dr. Alejandro Andersson, médico especialista en neurología graduado con Diploma de Honor en la Universidad de Buenos Aires (UBA), afirmaba luego de su conferencia que “uno de los organismos más estrictos del planeta para autorizar un medicamento, la FDA de Estados Unidos, autorizó un cannabis medicinal para darle a niños de más de dos años de edad para tratar la epilepsia refractaria; y si vemos las diferentes reglamentaciones que existen en los estados que regula la FDA, la lista es tan grande que hasta figura el glaucoma, enfermedades de piel y muchas otras cosas que exceden la neurología”.

En la década de los 90, diversos estudios dieron como resultado el descubrimiento de una molécula cannabinoide que nuestro cuerpo segrega de manera natural. Posteriormente, se descubre que ésta forma parte de un sistema más amplio de comunicación intercelular, el sistema endocannabinoide, que está íntimamente relacionado con los procesos regulatorios de nuestro cuerpo, como el control de temperatura, el Ph, o nuestro nivel de azúcar en sangre.

Interviene además de manera vital, en numerosos procesos en nuestro organismo tales como la coordinación motora, neuroprotección, control del dolor, o el apetito, entre otros; ayuda a mantener el complejo equilibrio entre las distintas funciones biológicas, proceso que se conoce como homeostasis.

El THC y el CBD son dos de los más de cien cannabinoides que la planta produce. Su descubrimiento ha abierto un campo nuevo en la investigación mundial, siendo ya utilizados como antiinflamatorio, analgésico, protector y reparador del tejido nervioso, anticonvulsivante, relajante muscular, anti tumoral, anti nausea y anti vomitivo, antiespasmódico, ansiolítico y antipsicótico, inductor del sueño y antioxidante.

El cannabis ha acompañado al ser humano por milenios y esconde muchas propiedades más allá de su uso recreativo. Es hora de darle paso a la salud y dejar a los prejuicios de lado. (Nota exclusiva para CAMBIO 2000)

Categorías

error: Content is protected !!