|  

Mercedes: a un año del incendio que dejó un fallecido y 800 mil litros de químicos

El hecho se registró el 27 de septiembre de 2019. Los vecinos apuntan contra las responsabilidades de la empresa y del Estado, y piden por la remediación del daño.

Un operario fallecido y más de 800 mil litros de sustancias químicas esparcidas en el medio ambiente. Ese es el saldo que dejó el incendio que tuvo lugar hace un año en la fábrica Sigma Agro ubicada en la localidad de La Verde, en el distrito de Mercedes. Los vecinos apuntan contra las responsabilidades de la empresa y del Estado, y advierten que se trató del siniestro de este tipo más grande de la provincia de Buenos Aires.

“A un año del incendio en la fábrica de agrotóxicos Sigma en Mercedes pedimos memoria, compromiso, remediación. Y que estas cosas no pasen nunca más”, salieron a exigir desde la Asamblea Mercedina por la Agroecología (AMA). Y señalaron que “al día de hoy, la empresa sigue impune y riéndose de todos los mercedinos: no presentó los planes de remediación ni ejecutó los procesos correspondientes a la caracterización de los daños cometidos”.

La planta quedaba a la vera de la ruta provincial 42, a unos 20 kilómetros del casco de Mercedes, y producía agroquímicos peligrosos como glifosato, 2,4-D y paraquat. Allí, el 27 de septiembre de 2019 se desató un incendio voraz por el que perdió la vida el trabajador Rubén Ponce, quien había concurrido al lugar para rescatar unas máquinas y terminó cayendo en un pozo de químicos.

En el siniestro actuaron los bomberos locales y cuerpos de apoyo de Navarro, General Rodríguez, Suipacha y otras localidades cercanas. Tardaron doce horas en extinguir el fuego.

Impacto ambiental

Si bien el impacto ambiental del siniestro aún es incalculable, un informe realizado en el marco de la intervención de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental de la Nación advirtió a fines del año pasado que en un pozo subterráneo del inmueble había una “exigua” presencia de paraquat (0,0044 mg/l) y una presencia “significativa” de glifosato (2,5 mg/l), y que “al menos uno de los productos fitosanitarios presentes en la planta alcanzó el acuífero freático”.

En tanto, la empresa reconoció recientemente haber “perdido” más de 800 mil litros de sustancias químicas entre materia prima y productos terminados. Tras esa declaración, el abogado de los vecinos, Fabián Maggi, hizo una presentación en el marco de la causa por el hecho que lleva adelante la UFI N° 6 de Mercedes para solicitar la indagatoria de los integrantes del directorio de Sigma y de profesionales involucrados.

“Cabe destacar que cuando Sigma dice haber ‘perdido’ la acción concreta es ‘incorporado en el ambiente’, y así debe definirse dado que lo ‘perdido’ siempre tiene como destino algún lugar, en este caso a los componentes elementales del ambiente, es decir agua, suelo y aire, considerando además que al liberarse en el ambiente también impactan en la fauna, en la flora y obviamente en la especie humana”, señala el pedido al que tuvo acceso DIB.

Entrevistado por la FM 88.1 de Mercedes, el titular de Ambiente local, Juan Cruz Mendía, reconoció que “hubo un derrame de agroquímicos enorme”, aunque aseguró que recientes estudios realizados por un laboratorio privado sobre el agua de pozos de vecinos del lugar dio que los mismos no tenían agroquímicos.

Martín Barros, un vecino de La Verde y activista, apuntó contra el Municipio y contra el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y sostuvo que los resultados de esos últimos análisis “nos parecen una tomada de pelo”, mientras que pidió que los mismos sean realizados por laboratorios de universidades. Asimismo, se mostró disconforme porque el ente provincial considera “residuos comunes” a los cascotes “hipercontaminados” que quedaron en el predio.

A la espera de la remediación

Al lado de Sigma está la Escuela Provincial N° 29, que se encuentra sin funcionar como tal desde hace algunos años. Su casero, Sebastián Brehinier, debió ser internado un día después del incendio cuando se encontraba ventilando el lugar y sintió mareos, náuseas y pinchazos en la espalda al respirar.

A un año del hecho, le contó a DIB que durante los días de calor todavía se siente el olor de los químicos y que la empresa recién ahora comenzó a “remover algunas cosas” para remediar el lugar.

Desde AMA aseguraron que “el lugar donde estaba ubicada la planta de continúa contaminando y afectando la salud de los pobladores”. Barros indicó que por la contaminación que hay en el lugar “se mueren árboles de más de cien años cada diez días”.

Sin habilitación

El informe de Control y Monitoreo Ambiental de la Nación del año pasado dio cuenta también de que Sigma no pudo mostrar el Certificado de Aptitud Ambiental del Organismo para el Desarrollo Sostenible, un requisito indispensable para su funcionamiento, y que tampoco contaba con un plan de contingencias. “No tenía permiso provincial, ni permiso municipal”, agregó Barros. (DIB)

Categorías