|  

Matías Carpintini y Joaquín Castañeira desarrollaron la App Diabecarp 2.0 para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes

La idea tuvo trascendencia internacional, y ahora están asociados a un centro de salud de México. Es probable que en noviembre, y por cuatro meses, los chicos carhuenses viajen a ese país para acelerar el crecimiento de la empresa.

MATÍAS CARPINTINI Y JOAQUÍN CASTAÑEIRA. Chicos carhuenses que trabajan en el desarrollo de una aplicación destinada a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.

CARHUÉ (Cambio 2000).- Hace aproximadamente un año y medio, Matías Carpintini comenzó a trabajar en el desarrollo de una aplicación destinada a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, y hace once que Joaquín Castañeira se sumó a la tarea. Este trabajo, a ambos jóvenes carhuenses que cursan el último año de su ciclo secundario, les ha valido un reconocimiento internacional, como es formar parte como socios de una importante empresa con centros de salud en distintos lugares del mundo, y un posible viaje a México para levantar una ronda y hacer crecer la empresa.

En ese sentido, Joaquín Castañeira comenzó a contar la historia que vive junto a su amigo, diciendo que “Matías forma parte de una familia en la cual tanto él como su papá y su hermano, son diabéticos, con todo lo que ello implica a nivel de permanentes consultas médicas, mediciones reiteradas a lo largo del día, altos costos desde lo económico y demás, y por tal motivo, desde hace un año y medio comenzó a pensar en una aplicación en la cual la persona cargue sus datos de insulina, carbohidratos, comidas y demás, y a través de un algoritmo, esta App te brinde cierta información. A su vez, la idea es que a través del GPS del celular, de alguna manera esta aplicación ayude a la persona en aspectos vinculados a la actividad física”.

“Cuando él me comenta la idea en la que estaba enfocado, como me pareció muy interesante me uní y empezamos a trabajar”, agregó.

Joaquín Castañeira y Matías Carpintini comentaron luego que “cuando la aplicación ya estuvo encaminada, comenzamos a agregarle artículos relacionados, con recetas de comidas para diabéticos, cuánto tiempo de deporte debía hacer un diabético según sea tipo 1 o 2, y demás detalles que íbamos investigando a través de la Web”.

“También -agregaron-, incluimos un mapa solidario, y de ese modo, cuando una persona escribe que no dispone de más tiras reactivas, por ejemplo, si otra que está cerca las tiene, las ofrece, algo que es muy útil”.

“A Diabecarp, tal se denomina la aplicación por una unión entre diabetes y Carpintini, la abandonamos como cinco meses, pero hace uno que volvimos a abordarla con toda la fuerza, porque ya tenemos un número interesante de usuarios; y ahora se denomina Diabecarp 2.0, está totalmente renovada, y probablemente el 10 de setiembre hagamos el relanzamiento oficial de la misma”, destacaron los chicos.

“Como fruto del trabajo que hemos realizado, hace un par de semanas nos contactó Panda, una empresa de México, que se encarga de dar cursos a profesionales y público en general sobre diabetes, y que tiene una clínica en Ciudad de México con catorce áreas médicas, además de trabajar con centros de salud de Costa Rica, Argentina, Panamá y demás, y se vincula con contratos con Roche y otros laboratorios”, dijeron.

“Desde allí se comunicaron con nosotros a través de un correo, en el cual nos indicaban que nos estaba investigando desde hacía un tiempo, y que ya existía una App del tipo Diabecarp, llamada Social Diabetes España, pero los responsables de ésta no reconocen el potencial que tiene”, añadieron.

“Nosotros sí reconocemos lo valioso de esta aplicación, porque vuelve más práctica la vida del diabético”, enfatizaron los jóvenes.

“Una vez que comenzamos a hablar con referentes de esta empresa, nos propusieron reuniones, las mantuvimos, y nos propusieron ser socios; firmamos dos contratos, y además, es probable que estemos participando de un evento para fondear a empresas de todo el mundo vinculadas al tema, entre las cuales estamos anotados, y es muy factible que quedemos. De ser así, en noviembre viajaríamos a México por un lapso de cuatro meses con el objeto de acelerar el crecimiento de la empresa”, pusieron de relieve.

“En tal sentido, el miércoles de la semana pasada fuimos a Buenos Aires a una charla relacionada con este evento, donde había CEOS de dos grandes empresas a los cuales les comentamos nuestra idea. Les pareció más que interesante, y se comprometieron a lograr para nosotros una entrevista con Santiago Zavala, que es como la personalidad más importante de este tipo de eventos, y si ya nos dijeron que mantendríamos diálogo con él, es porque muy posiblemente cristalicemos este proyecto del viaje a México, lo que sabremos con certeza el 4 de noviembre”, apuntaron.

“El 8 de setiembre finaliza la inscripción, y desde ese día hasta noviembre, nosotros tendremos entrevistas con las personas de México y demás, completaremos la documentación necesaria, y allí sabremos si viajamos o no. De todos modos, el contrato para ser socios ya está firmado, y de ese modo, dejamos en Diabecarp un espacio para que la plataforma de la clínica de México pueda agregar sus contenidos, que en principio sería promoción de cursos, y luego consultorías médicas y demás; y lo bueno para nosotros de esta asociación es que podremos dar a Diabecarp la convalidación médica que nos está haciendo falta”, dijeron Matías y Joaquín.

“A Diabecarp le vemos mucho futuro; queremos que todas las personas con diabetes la conozcan, porque tiene enorme potencial y cada día puede desarrollarse más; es enorme el poder que tiene una computadora a través de un algoritmo, y quizá llegue el punto en que la persona deba hacerse las mediciones sólo una vez al día; a eso aspiramos porque es una manera de cambiarle la vida a quienes la padecen, de un modo muy simple, que es una App que cada uno puede tener en su teléfono; o sea, es como tener un páncreas en tu celular”, aseguraron para finalizar Joaquín Castañeira y Matías Carpintini.

Categorías

error: Content is protected !!