|  

Marcio Aisemberg: “En el momento en que me subo al motorhome y empieza el viaje, todo es fantástico, es algo increíble”

Marcio Aisemberg, vecino riverense, se desempeña habitualmente como contratista rural, y desde el 2017, año en que adquirió su motorhome, disfruta de viajar por Argentina y Sudamérica junto a su compañera. “En el momento en que me subo y empieza el viaje, todo es fantástico, es algo increíble”, manifiesta.

“Cada año hacemos un recorrido diferente: Jujuy, Catamarca, San Juan, Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Córdoba, son algunos de los lugares que visitamos”, comienza a relatarnos. “Nuestra movilidad, un motorhome totalmente sustentable, nos permite parar en cualquier lugar”.

“Siempre me gustó esa clase de turismo, hasta que en el 2017, compré un furgón y lo hice armar. Allí fue que comenzamos: todos los años nos vamos de viaje, entre 18 y 20 días”, expresa.

Desandando sus paseos, comparte que su metodología a la hora de determinar qué lugar visitar, es elegir puntos turísticos para luego recorrer la zona.

El motorhome, su casita de viaje, que les llevó 16 meses preparar, está completamente equipado. El mismo cuenta con paneles solares, heladera, calefacción, aire acondicionado, baño, agua caliente y fría, y 3 tanques: uno de aguas blancas, otro de aguas grises y el otro de aguas negras.

Marcio nos cuenta que debido a su trabajo, sus viajes los planea para las estaciones de invierno o primavera.

“El primer año nos fuimos a Chile, recorrimos todo el centro y el sur del país. El segundo año fuimos a Gramado y Canela, en Brasil. La idea era poder visitar las Cataratas, pero surgió cruzar para Brasil”, recuerda.

“Otro año recorrimos la provincia de Jujuy; otro San Juan y Catamarca. En otra ocasión estuvimos en Entre Ríos, Corrientes y llegamos hasta Misiones. En el norte todo es muy lindo y va cambiando continuamente”.

Y añade y resalta: “Podes pasar por una selva, con un montón de árboles y ahí nomás que seaa todo muy agreste; todo muy, muy lindo”.

Ilustra los distintos paisajes mencionando trayectos de sus viajes: “Tenés la zona de Tucumán por la que vas viajando hacia Salta, vas por una selva y de repente es todo agreste. Igual que Catamarcao Jujuy, que solamente tenés los cardones”.

Respecto al avistamiento de animales, si bien Marcio resalta que nuestra zona tiene muchísimas especies, también cuenta que en esas latitudes existen variedades totalmente distintas: podes encontrarte cocodrilos, carpinchos, iguanas, y hasta recuerda haber visto monos en los Esteros del Iberá.

En cada viaje que realizan, menciona, recorren entre 8 mil y 12 mil kilómetros. “Los viajes largos los hacemos siempre en agosto, septiembre. Luego durante el año nos estamos yendo a Sierra de la Ventana, Tandil, Cochicó, Bahía Blanca, lugares cerca, porque para sitios turísticos tenés más de mil kilómetros y ya es muy lejos”.

Ante la consulta sobre cómo los recibe la gente de los lugares a los que arriban, responde que “la gente es increíble, a cada lugar que llegamos nos van orientando a dónde ir y qué conocer”.

Y añade: “Cada lugar visitado es una nueva oportunidad para degustar las comidas típicas del lugar, y eso nos permite conocer otras culturas, cómo se viven en otros lugares, otras filosofías de vida”.

Con un amplio abanico de paisajes, latitudes y geografías visitadas, Marcio destaca que prefieren llegar a los sitios donde prima la naturaleza, sobre todo la zona de montañas, y que, sin dudas, al llevar tantos kilómetros recorridos, los registros escritos y fotográficos son algo esencial para recordar y atesorar sus aventuras.

El vecino de la localidad de Rivera culmina su historia con la siguiente reflexión: “Al que le gusta este tipo de turismo le va a encontrar la vuelta para salir, ya sea en casilla, motorhome, camper o camioneta con cúpula. Las ganas de hacer este turismo te hacen ser muy ingenioso”.

(Cambio2000/Nota Suplemento Especial Fin de Año)

Categorías