|  

Las PASO en Adolfo Alsina: una elección ¿definida?

Por Lautaro Peñaflor Zangara

El país vivió una nueva jornada democrática. Los resultados, sorpresivos en muchos casos, arrojaron una contundente victoria para el Frente de Todos a nivel nacional y provincial, que se impuso por más de una quincena de puntos al oficialismo representado por Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, ambos buscando su reelección.

En Adolfo Alsina, la elección tuvo dos diferencias trascendentales: en principio, hubo internas en los dos espacios mayoritarios y, además, fue Juntos por el Cambio el partido que obtuvo un arrasador triunfo con sus candidatos sumados.

Si bien en todo el país el ganador fue el frente opositor, los precandidatos a presidente y gobernador más votados en nuestro distrito, fueron Macri y Vidal por lo que el resultado adolfoalsinense no resulta tan sorprendente.

Sí es destacable el nivel de adhesión que en la PASO Juntos por el Cambio logró: un 59,97% de los votantes eligió a Javier Andres o Facundo Montenegro. Esto puede explicarse por la base de votantes que se sienten representados con el espacio -cerca de la mitad- votándolos en los cuerpos anteriores.

Pero también por tratarse de una atractiva interna en la que disputaban la candidatura líneas partidarias que públicamente han manifestado sus diferencias e, incluso, han competido previamente por el liderazgo del Comité Radical.

El resultado final fue una ajustadísima victoria para Andres. El precandidato más cercano a David Hirtz, a quien acompaña desde hace tiempo en gran parte de los actos, obtuvo una diferencia de sólo 175 votos.

La diferencia provino del interior del Distrito, donde la presencia oficial -por obvias razones- es más fuerte y debió ser un punto para enfatizar en la campaña del Contador, cuyo primer candidato a concejal -Norberto Rivas- podrá ocupar el cuarto lugar de la nómina definitiva para el HCD.

Treinta puntos separan al porcentaje de Juntos por el Cambio respecto al guarismo del Frente de Todos, en cuya PASO se impuso ampliamente la lista encabezada por Jorge Cabrera respecto a la que llevó a Beatriz Ludovico como precandidata, la única mujer de la elección ejecutiva. Juntos, alcanzaron el 29,4%.

Si en el caso del oficialismo el corte jugó a favor de los candidatos locales, en este caso sucedió lo contrario: consiguieron aproximadamente tres puntos menos respecto al candidato provincial y cerca de seis puntos menos que Alberto Fernández.

De la misma manera, Nelson Álvarez se distanció alrededor de dos puntos de Roberto Lavagna, su postulante a la presidencia. En su caso, la mayoría del corte también perjudicó al precandidato a la gobernación.

Vimos campañas diferentes. Las oficiales estuvieron ancladas en las redes sociales y fueron atractivas desde lo visual y las opositoras fueron más austeras, lo cual es comprensible desde el punto de vista de los recursos. No obstante, ante la austeridad, debe proliferar la creatividad y eso -a grandes rasgos- no se vio.

Aunque nada es imposible en terreno político, difícil será procurar la intendencia para Cabrera, considerando la amplísima diferencia entre un espacio y otro. Sí surgen algunas preguntas respecto a la posibilidad de que se recorte la mencionada distancia.

¿Podrá Javier Andres retener todos los votos que reunió Juntos por el Cambio? ¿Los seis puntos de diferencia entre el cuerpo presidencial y el comunal del Frente de Todos pertenecen a electores que participaron de la PASO radical y podrían redirigirse al peronismo? ¿Incidirá la tendencia positiva de Fernández y Kicillof en la decisión colectiva de elegir un gobierno municipal de otro partido?

Menos de diez semanas nos separan de la elección, días que serán largos y sin descanso hasta que termine de configurarse el nuevo escenario de poder político. (Artículo para Cambio 2000)

Categorías

error: Content is protected !!