|  

La crisis del sector termal: «El Estado tendría que pagar el 100% de los sueldos»

En muchos emprendimientos hoteleros de Carhué están vendiendo algunos equipos en desuso para hacerse cargo de sueldos y pagos impositivos. También ven complicada la opción de abrir sus puertas a un turismo puramente regional.

Con 101 días de aislamiento ya en el haber, y la certeza de que probablemente pasen otros tantos antes de encontrar una solución que les permita abrir sus puertas, los emprendimientos termales de la región están viviendo un año casi de pesadilla.

Por ahora no se habla de cierres o pérdidas de puestos laborales, pero lo cierto es que los principales referentes ven cada vez más complicada su situación. 

En Carhué, por ejemplo, el parque hidrotermal, los hoteles y departamentos en alquiler no ven un turista desde marzo; en Pedro Luro, la situación recién se alivió esta semana, porque comenzaron a alojar a trabajadores del parque eólico de Mayor Buratovich, pero las termas están lejos de abrirse aún.

IMÁGENES DEL ÚLTIMO VERANO. La pileta exterior del Parque Termal Mar de Epecuén, a pleno. En marzo llegaría el cierre y ahora su reapertura es incierta.

Después de un verano en el que se había trabajado bien, el aislamiento obligatorio encontró a todos estos emprendimientos fuertemente aprovisionados y preparados para dos fines de semana largos que nunca llegaron. Desde allí, solo fueron pagos a proveedores y obligaciones impositivas, sin que ingresara un solo pesos.

Por ello, en los últimos días los principales referentes de la región y la provincia comenzaron a reunirse -en forma virtual- para solicitar medidas de ayuda por parte del gobierno provincial. Muchos de ellos ya acceden al fondo de la Nación que aporta el 50% del sueldo de sus trabajadores, pero con el pasar de los meses, ya no es tan fácil cumplir con esas obligaciones más las tasas e impuestos. Varios han llegado a vender equipos no esenciales, para seguir subsistiendo.

“No sé si esto dejará un tendal de hoteles y alojamientos cerrados, pero algunos no tendrán otra: se deberán reconvertir y terminarán siendo un efector menos” -dijo a “La Nueva.” el titular de la Asociación de Hoteles de Carhué, Rubén Besagonill. Desde el Estado nos van a tener que dar una mano: hoy necesitamos que el gobierno se haga cargo del 100%, porque no tenemos de dónde sacarlo”.

RUBÉN BESAGONILL. Empresario hotelero de Carhué.

Además, calificó como “complicada” la posibilidad de abrir los complejos y hoteles en caso de que, como se estaba barajando en los últimos días, se ponga en funcionamiento un corredor turístico entre distritos vecinos que se encuentren en Fase 5.

“Como prestadores tenemos que asegurarnos muy bien no cometer ningún error. Si se diera esta posibilidad, igual tendríamos que pensar que son actividades que se realizan en espacios cerrados. Lamentablemente, no lo veo como una posibilidad concreta”, reconoció el hotelero carhuense.

Al respecto, explicó que habría que implementar un férreo dispositivo sanitario y de seguridad para asegurarse de que los turistas que ingresen, no se encuentren infectados de COVID-19.

“Además, el 50% del turismo termal que llega a Carhué lo hace desde Capital Federal y el Conurbano. No creo que solo los visitantes que puedan llegar desde la región nos alcancen para poner en funcionamiento de nuevo toda la infraestructura”, finalizó Besagonill.

El milagro de Pedro Luro

En el Hotel Termas de Luro, la situación era similar a la vivida en Carhué, aunque en las últimas horas la llegada y alojamiento del personal del parque eólico Vientos del Secano -que se construye en Mayor Buratovich- permitió el ingreso de dinero, algo que no ocurría desde marzo pasado.

“Para nosotros, esto es un milagro -reconoció a “La Nueva.” Lucio Serrón, el titular del emprendimiento. Nos salvó la vida. No sé qué hubiera pasado si esto no pasaba”.

Incluso, ya se está en tratativas con el municipio de Villarino para que los vecinos del distrito puedan ingresar y hacer uso de las termas, en caso de que el municipio ingrese a la Fase 5 y se mantenga libre de casos de Coronavirus.

TERMAS DE PEDRO LURO. Se está en tratativas con el municipio de Villarino para que los vecinos del distrito puedan ingresar y hacer uso de las termas.

“El recibir a la gente del parque eólico nos ayuda un montón con los números, aunque no podemos habilitar ni el restaurante ni las termas. Después que pasen los 14 días de aislamiento obligatorio que tienen que cumplir, ya serían como cualquier persona del distrito y hasta podríamos pensar en habilitar las piletas para todos”, dijo.

Al respecto, reconoció que muchos en Pedro Luro están consultando en qué momento se pondrán en funcionamiento las termas.

«Solo queremos sostener lo que tenemos»

Besagonill aclaró que la idea es pedir una mayor asistencia estatal. “No queremos que nos regalen nada. Solo queremos sostener lo que tenemos. Hace tres meses que estamos con cero ingresos y, cuando no tengamos más que vender, nos vamos a tener que ir”, advirtió.

Además, remarcó que existe el peligro de que los prestadores realicen una inversión fuerte para abrir sus puertas y después se produzca un rebrote. “Aparte, si llegamos a traer un caso de Coronavirus a Carhué, la misma sociedad nos va a condenar”, reconoció.

Serrón, en tanto, explicó que en Villarino se mira atentamente qué ocurre en la provincia de Entre Ríos, donde varios complejos termales tienen pensado abrir en los próximos días. “Trataremos de emular lo que están haciendo en otros lados”, dijo.

También señaló que desde el hotel se lanzó una campaña de 2×1 en alojamientos con bases termales. “Es una venta a futuro. Los que compren fijan su reserva al 50% por medio de un depósito y podrán alojarse cuando quieran”, explicó. (Por Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com Audionota: Mariano Muñóz (LU2) .) -Foto de portada: Facebook Complejo Termal Mar de Epecuén-

Categorías

error: Content is protected !!