|  

La conciencia del viajero

Por Maia Franceschelli

Se vienen las tan anheladas vacaciones, y pese a la crisis socio-económica que atraviesa el país, todos queremos darnos el gusto de viajar y disfrutar -aunque sean pocos días- de algún destino fuera de casa.

El contexto actual impacta de lleno a la hora de escoger el lugar para descansar del largo año laboral, ante lo cual se espera que se sigan incrementando las visitas en el interior del país. Nuestro distrito cuenta con diversos atractivos que, si queremos continuar ofreciéndolos, debemos cuidar. Para ello, hay que ser conscientes de que el turismo también contamina.

Por estos días se está llevando a cabo en Madrid la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25). En dicha reunión los jefes de Estado y Gobierno se encargan de decidir qué medidas implementar para mitigar los efectos del cambio climático.

La industria del turismo se ha vuelto protagonista debido a que por la masividad que ha tomado en los últimos años, se ha tornado una de las más contaminantes, representando el 8% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

En esta conferencia -que reconoce la existencia de una crisis climática- la Organización Mundial del Turismo (OMT) y el Foro Internacional del Transporte (IFI) presentaron un informe donde señalan que las emisiones de dióxido de carbono correspondientes al transporte para el turismo representarán el 5,3% de las emisiones totales para el 2030, un aumento del 25%.

En los últimos años, de la mano con el auge de la tecnología, la cantidad de turistas ha incrementado -y sigue- estrepitosamente. Las previsiones de la OMT en el año 2010 planteaban la posibilidad de que la cifra de 1400 millones de arribos se alcanzara en 2020. En 2018, ese número ya había sido superado.

A través de aplicaciones móviles, visitas online y plataformas virtuales, uso de redes sociales y sistemas de compra por internet, la accesibilidad a experiencias turísticas ya no solo se limita a los lugares tradicionales, sino que permite informarse y llegar a sitios hasta ahora poco explotados y visitados.

El director ejecutivo de la Fundación Vida Silvestre, Manuel Jaramillo, en diálogo con La Nación señaló al respecto que “muchas veces el turismo tradicional, a través de la construcción de infraestructura, afecta negativamente a nivel local a las especies y a la naturaleza. La masividad tiene también otros impactos como la generación de basura, el aumento de la demanda de productos que no se elaboran allí y el incremento de los afluentes cloacales”.

Incluso, el turismo excesivo y mal regulado puede generar, alertan los expertos, un proceso de “turistificación”: sin planificación estratégica, grandes ciudades o áreas son renovadas para atraer a las multitudes provocando el desplazamiento de los locales, que ya no pueden afrontar los costos de vivir allí.

Por ello, debemos hallar la forma de evitar la degradación natural ante el turismo masivo de estos días. Una manera es estar un paso adelante con políticas impulsadas desde el Estado. Otra, es generar conciencia entre nosotros cuando, un rato cada año, nos convertimos en turistas o en receptores de los mismos.

La OMT pretende impulsar un turismo más consciente y responsable, que se base en vivir experiencias de manera genuina, sin entorpecer la dinámica del lugar o alterar su disposición natural. Sus funcionarios hablan de turistas que no den la espalda al entorno que visitan y que no lo vean como una simple postal, sino como un lugar de encuentro.

Alojarse en establecimientos cuidadosos del medio ambiente, reducir el consumo y evitar el derroche de energía, respetar el entorno natural -no tirando basura ni dañándolo de ningún modo-, contribuir con los locales y su economía, minimizar la generación de residuos, son algunas de las prácticas que podemos ir interiorizando e implementando. El cambio empieza por nosotros.

De la mano de las nuevas generaciones que demandan sustentabilidad y responsabilidad podremos construir una conciencia ambiental donde todos y cada uno de los seres que habitamos éste planeta seamos beneficiados. (Artículo de opinión para Cambio 2000)

Categorías

error: Content is protected !!