|  

La Colonia Jersonsky y sus necesidades

Daiana y Martín son residentes de esta zona de Rivera. En esta nota cuentan sobre algunos avances que se fueron sucediendo en materia de mejoras. También, visibilizan las necesidades de este sector de la localidad que pasó de ser sección quintas a constituirse en un barrio más de la zona urbana.

RIVERA (Cambio 2000).- Hace años la Colonia Jersonsky quedaba un tanto distante de la zona céntrica de Rivera. Con el correr del tiempo, el crecimiento poblacional y habitacional hicieron que en la actualidad la Colonia sea, prácticamente, una continuidad de la localidad.

Situada por detrás del Hospital Dr. Noé Yarcho y a pocos metros del edificio de la Usina del Arte, la Colonia se transformó en una proyección de la avenida San Martín que cruza esta localidad del distrito de Adolfo Alsina.

Según relatan algunos de sus pobladores, la Colonia lleva el nombre de Jersonsky porque algunas de las quintas de esa zona pertenecían a esta familia de Rivera.

Desde hace algunos años algunas viviendas se comenzaron a construir o refaccionar en esta colonia.

ELIGIERON LA TRANQUILIDAD DE LA COLONIA. Martín y Daiana, con sus pequeños hijos.

Daiana Frank Gatica y Martín Leiva son habitantes en este sector de la localidad de Rivera. “Empezamos a construir en 2008, y en 2009 ya vivía yo solo, luego cuando Daiana culmino sus estudios, en 2012 comenzamos a convivir”, comentó Martín, docente de la Escuela de Educación Agraria de Rivera.

En el último tiempo pueden observarse nuevas construcciones de viviendas en esta zona que Martín y Daiana eligieron para vivir.

“Es un lindo lugar y tranquilo, donde desde hace unos años la gente joven comenzó a apostar. Se puede observar en el barrio que hay mucha construcción de viviendas nuevas, además de comercios como almacén, taller, entre otros”, pusieron de relieve.

“Lo vemos cada vez mejor, los vecinos apostamos día a día a una mejora, con mucho futuro en cuanto a su crecimiento y urbanización”, vislumbró Daiana, Lic. en Psicopedagogía y personal del Hospital local y del Equipo de Orientación Escolar.

Afirmó que es un barrio más del pueblo, “no como hace muchos años que parecía que estaba muy alejado. Afortunadamente el pueblo se fue agrandando hacia esta zona, quedando integrados”.

“Otro cambio fue que el barrio pasó a ser zona residencial o urbana (anteriormente era considerado sección quintas), lo que nos permite ir solicitando nuevos servicios”, subrayó Daiana. 

En referencia a la atención que se le brinda a esta zona de Rivera, Martín señaló que “un reclamo frecuente era el estado del camino, pero afortunadamente hace aproximadamente 2 años el municipio realizó la obra de alteo y empedrado del camino, lo que mejoró notablemente la transitabilidad”.

“Otro reclamo -puntualizó-, fue la instalación de más luminarias y en ese aspecto hubo una rápida respuesta y hoy está mucho mejor, aunque tal vez harían falta un par más”.

Necesidades y respuestas

Sobre las necesidades que requiere actualmente la Colonia, Martín y Daiana enumeraron algunas, como “cordón cuneta: un paso más en la urbanización, lo cual nos dejaría más cerca de la obra del asfalto”.

También mencionaron un reductor de velocidad. Explicaron que “la mejora del estado del camino tiene como consecuencia una mayor velocidad del tránsito, lo que genera un mayor riesgo para todos”.

Otro de los aspectos marcados por estos jóvenes pobladores de la Colonia es el mantenimiento y mejora en la vereda sector lateral del hospital Dr. Noé Yarcho.

Además, hicieron hincapié en la importancia de los desagües pluviales. En este sentido argumentaron que “con pocos milímetros de lluvia se estanca el agua y tarda mucho en escurrir ocasionando problemas para los que transitamos”.

También señalaron como necesidad para esta zona con calles de tierra aumentar la presencia del camión regador. En esta línea sugirieron que “nos gustaría una mayor frecuencia, sobre todo en los meses de mucho viento. Somos muchas familias las que transitamos a menudo y se riega con poca frecuencia, especialmente en horarios antes de la entrada y salida de escuelas, trabajos.

“Entendemos también que hay un déficit en toda la localidad, respecto a que hay un solo regador para todos los caminos”, admitieron.

Por otra parte y en relación a las respuestas sobre las inquietudes que plantean, aseguraron que “siempre que hemos tenido alguna inquietud la hemos hecho llegar a través de algún referente del municipio y afortunadamente logramos obtener lo solicitado”.

Remarcaron que sería importante contar con el cordón cuneta y asfalto, con algún reductor de velocidad y señalizaciones, además de las columnas de alumbrado sobre la calle como el resto del pueblo y luminarias.

Ya en la parte final de la nota, Martín y Daiana agradecieron la posibilidad de manifestar sus inquietudes, reclamos y destacar los avances de su barrio.

“Como dijimos, por suerte siempre obtuvimos respuestas favorables cuando surgió un problema, y si bien faltarían muchas cosas para mejorar, también son muchas las que se vienen haciendo, desde el municipio y desde los vecinos que apostamos a vivir en este lugar”, concluyeron. (Foto de portada: Una de las calles de la Colonia Jersonsky) (Cambio 2000)

Categorías