|  

La Coalición Cívica pide al PRO y la UCR que rechacen el pliego de Ariel Lijo para juez supremo

Maximiliano Ferraro les mandó una carta a los presidentes del PRO y la UCR para que se manifiesten contra el candidato de Javier Milei para la Corte Suprema.

ARIEL LIJO. Uno de los postulados por Milei para la Corte.

El presidente de Coalición Cívica-ARI, Maximiliano Ferraro, publicó este martes un comunicado dirigido a Mauricio Macri y Martín Lousteau, presidentes del PRO y de la Unión Cívica Radical, respectivamente, para instarlos a que rechacen la postulación del polémico juez Ariel Lijo, elegido por Javier Milei para integrar la Corte Suprema.

“Desde la Coalición Cívica-ARI manifestamos nuestra profunda preocupación por el silencio que ha imperado entre gran parte de los sectores y la dirigencia política frente a la nominación del Sr. Ariel Lijo, figura judicial que ha sido objeto de numerosas y serias objeciones. Esta propuesta al máximo tribunal de la Nación representa un grave riesgo para el estado de derecho, la división de poderes y la seguridad jurídica en todo el territorio de la República”, plantea Ferraro en la carta que les envió a Macri y a Lousteau y que también hizo pública en sus redes sociales.

El presidente de la CC le escribió a sus pares del PRO y la UCR, que eran sus aliados en lo que fuera Juntos por el Cambio y que son los partidos que tienen representación en el Senado, donde se debe tratar el pliego de Lijo.

A su vez, Ferraro citó que el pasado 7 de mayo los diputados de Coalición Cívica presentaron una impugnación formal a la nominación de Lijo, moción que acompañó también Elisa Carrió, quien fundó ese espacio político en 2002.

“Falta de ética e independencia en su desempeño como juez federal; carencia en las cualidades exigidas para ocupar la más alta magistratura de la Nación; inconsistencias patrimoniales que evidenciarían un posible enriquecimiento ilícito; escasa idoneidad técnica y jurídica; injustificables demoras en la tramitación de expedientes judiciales a su cargo; y falta de mérito evidenciada en una magra y endeble formación académica”, enumeró la misiva de Coalición Cívica como argumentos para impugnar la designación de Lijo como miembro del supremo tribunal.

Con la postura tomada de que la designación resultaría de “gravedad institucional”, les pidió a Macri y a Lousteau a que expresen al respecto “una posición clara y contundente en contra de esta postulación, instando a los Senadores y Senadoras de la Nación electos por Juntos por el Cambio a honrar la responsabilidad que tienen con los ciudadanos de la República”.

De esta manera, Ferraro apuró a los presidentes del PRO y el radicalismo, que integraron JxC, para que explicitaran una posición pública y “evitar que un individuo como Lijo y su cuestionable historial de vínculos corporativos llegue a ocupar un sitial en la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

La postulación, que debe ser tratada en el Senado, ya recibió múltiples críticas durante el período de impugnaciones y apoyos abierto por el Gobierno. Fueron cataratas de rechazos por parte de varias organizaciones civiles y políticas, como el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires o el Club Político Argentino.

También se había pronunciado en contra del pliego presentado por el Gobierno Ricardo Gil Lavedra, ex juez y ministro de Justicia. “Hemos sostenido que los jueces de la Corte Suprema tienen que poseer una trayectoria y antecedentes personales y académicos incuestionables, que los pongan a cubierto de objeciones y sospechas. En pocas palabras: personas intachables. El proceder del Poder Ejecutivo no ayuda a recuperar la credibilidad en la Justicia, profundiza la desconfianza”, declaró en mayo Gil Lavedra.

Según lo dispone la Constitución nacional, la responsabilidad de elegir a los jueces de la Corte Suprema corresponde al presidente de la Nación, que ya lo hizo, pese a ciertos cuestionamientos a las formas en que se llevó a cabo. El Senado deberá tratar los pliegos y los candidatos necesitan dos tercios de los votos para ser designados, tras un decreto presidencial.

El esquema actual de la Corte Suprema de Justicia muestra dos vacantes, una efectiva y otra en potencia. La vacante efectiva responde a la renuncia de Elena Highton de Nolasco en noviembre de 2021, mientras que Juan Carlos Maqueda muy probablemente se retire en diciembre del tribunal, ya que alcanzará en ese mes los 75 años. Milei, que tiene la posibilidad de cubrir dos vacantes, propuso a Ariel Lijo para el primer caso y al catedrático Manuel García-Mansilla para el segundo, como candidatos del Poder Ejecutivo.

Los pliegos para las postulaciones de ambos fueron firmados por el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, y presentados el lunes 27 de mayo. En el trámite de apoyos y objeciones Lijo sumó 3578 adhesiones y 328 impugnaciones, y García-Mansilla recogió 3126 avales y 110 objeciones a su candidatura. En total se recibieron 7142 presentaciones a favor y en contra de los pliegos.

(Clarín)

Categorías