|  

Gustavo Morgado y Mara Gartner apostaron por un importante proyecto inmobiliario en Carhué

Se trata de locales comerciales y departamentos, que se levantan en la esquina de Colón y Alvear. “Estimamos que podría estar finalizado por los meses de septiembre u octubre”, adelantó.

CARHUÉ (Cambio 2000).- El empresario de Huanguelén Gustavo Morgado, junto a su esposa, la carhuense Mara Gartner, han apostado a un proyecto inmobiliario importante en nuestra ciudad, en la esquina de Colón y Alvear, con locales comerciales y departamentos, que están construyéndose en el sistema steel frame.

Por tal motivo, CRUZANDO EL PUENTE, que se emite por RADIO 2000, se comunicó con el empresario, a fin de conocer detalles de la obra que viene a sumar al desarrollo local. Y en ese orden, Morgado contó que lo que se edifica son “en principio cinco locales comerciales en la planta baja, y seis departamentos arriba, aunque está proyectado hacer algunos más, más adelante”.

“No hemos definido todavía si los departamentos serán destinados al alquiler como vivienda permanente o los dispondremos para el turismo; ésta es una idea que nos gusta, pero lo estamos analizando aún, porque primero queremos tenerlos terminados para después ver bien cómo los ofrecemos, si mensualmente o por día”, agregó.

COMPLEJO DE LOCALES COMERCIALES Y DEPARTAMENTOS. Se construye en la esquina de Colón y Alvear.

Acerca de cómo y por qué razón surgió la idea de invertir en Carhué, Gustavo Morgado apuntó que “desde hace varios años viene movilizándonos la idea de hacer una inversión, y si bien nos gustaba también Coronel Suárez, como mi esposa es carhuense, y el corazoncito siempre manda un poco, nos decidimos por esta ciudad. Además, siempre me he sentido muy bien recibido en Carhué, donde tenemos muchos amigos, y es un lugar que frecuentamos desde hace años. En esta ciudad me siento cómodo, me gusta, y está parte de nuestra familia, al tiempo que vemos en Carhué un sitio con buen potencial”.

Sobre el tipo de construcción que han elegido para erigir los locales y departamentos, el propietario destacó que “se la denomina no tradicional; y si bien en otros países, la modalidad está muy impuesta, acá todavía no se ve mucho; pero es una construcción que está muy probada. En este caso, se utilizan perfiles galvanizados, después lleva placa OSB, durlock, un revoque fino con una malla, y después un revoque color”.

“Elegimos este sistema, que se está expandiendo, ya que si bien en costos es muy similar a lo tradicional, trae sus beneficios sobre todo en lo que hace a tiempos; y ese fue justamente el aspecto que nos llevó a inclinarnos por esta opción, sumado a que en Carhué ya hay muchas construcciones hechas con este sistema, y hay gente que hace el trabajo”, manifestó.

Haciendo referencia a los plazos de obra, Gustavo Morgado señaló que “en principio se había pautado en seis meses, pero tocaron muchos días de llovizna y lluvia, y eso demoró un poco los trabajos, y creo que la culminación se va a demorar un poquito, pero al margen de que queremos tener todo listo cuanto antes, el tema de los plazos no nos preocupa tanto, porque sabemos que el clima influye mucho”.         

“Estimo que nos deben faltar unos cuatro meses más o menos de obra; pero cuando esté techado se podrá acelerar el ritmo de avance, porque quienes están en la ejecución podrán seguir trabajando más allá de cómo se comporte el clima, que es un factor que influye”, señaló.

“De todos modos, -acotó el empresario-, estimamos que podría estar finalizado por los meses de septiembre u octubre, cuando ya estaremos entrando en la temporada de calor, y la verdad es que esa sería una buena época para inaugurar el complejo”.

“La obra pudo llevarse a cabo aún con las restricciones que para otros rubros impuso la pandemia, porque por suerte, la construcción creo que por mucho tiempo fue tomada como trabajo esencial; y se avanzó porque no tuvieron contagios las personas abocadas a la obra, que son gente  responsable, que se cuida, y eso hizo que el coronavirus no afectara la marcha de la construcción”, expresó. 

GUSTAVO MORGADO, MARA GARTNER Y SUS PEQUEÑAS HIJAS. Viven en Huanguelén y construyen un importante complejo en la ciudad de Carhué.

CRUZANDO EL PUENTE consultó al empresario acerca de si ya se ha definido el nombre que llevará el complejo, ante lo cual aseguró que “aún no. Justamente el fin de semana pasado estuvimos pensando en eso, y queremos que lleve un nombre que represente un poco a Carhué o bien al complejo en sí; algo que nos guste y que a la vez podamos sentirnos identificados”.

Gustavo Morgado y su familia son propietarios, en Huanguelén, de una empresa del rubro calzado y elementos deportivos que se comercializan en todo el país; y por tal razón, para finalizar, se le preguntó sobre la posibilidad de que abran una sucursal en Carhué.

En ese orden, aseguró que “conformamos una empresa familiar que estamos abocados a ese rubro hace muchos años; y ahora, hace más o menos tres años que también hemos incorporado todo lo relacionado a energías alternativas, paneles solares, bombas sumergibles y termo tanques solares, entre otros productos que vendemos en todo el país, pero por el momento, no está planificado poner un local en Carhué, donde sí tenemos clientes que comercializan desde hace mucho tiempo nuestros productos; y estamos muy conformes con seguir bajo esa modalidad”. (Cambio 2000)

Categorías