|  

El consumo en supermercados creció 1% interanual en julio

En los autoservicios mayoristas subió 5,8%, informó esta tarde del Indec. A escala general, estimaciones privadas adelantan que la demanda detuvo su rebrote en agosto.

Al compás del paulatino rebote de la actividad económica, el consumo en supermercados creció en julio 1% interanual medido a precios constantes, informó este miércoles el Indec. Así, dejó atrás el retroceso del 1,5% experimentado en junio. Los datos oficiales ratificaron que las ventas en las grandes cadenas, donde se canaliza buena parte de los consumos hogareños, no se resintieron significativamente en el marco de la pandemia, a diferencia de lo que ocurrió con la demanda en el grueso de los sectores.

A precios corrientes, las ventas en las cadenas supermercadistas totalizaron $81.240 millones, un 47,5% más que en julio de 2019. Este ritmo de expansión superó a la inflación interanual y permitió un avance en términos reales.

Motorizado por la mayor permanencia en las viviendas producto de la pandemia, el rubro que más creció fue el de Electrónicos y artículos para el hogar: a precios corrientes se disparó 102,1% interanual. También crecieron por encima de la media Verdulería y frutería (59,9%) y Almacen (50%), dos segmentos que explican un tercio de las compras en los súper.

También aumentó el consumo en los autoservicios mayoristas. En este caso, las ventas de julio totalizaron $13.764 millones, lo que implicó un alza interanual del 50,5% a precios corrientes y del 5,8% a precios constantes.

Como contracara, los datos de ventas en shoppings del mismo mes, que también publicó el miércoles el Indec, mostraron el fuerte impacto de las medidas de aislamiento con una caída interanual del 83,3%

El consumo privado frenó su rebote en agosto

A nivel general, el consumo privado experimenta un rebote desde el pozo de abril, aunque bastante más lento que el de la oferta. Es que la flexibilización de la cuarentena tuvo un impacto más rápido en la producción, a partir de la reapertura de la mayoría de las actividades, que en la demanda. Según la medición que realiza el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala, tras una caída mensual sin estacionalidad del 17,1% en marzo y otras del 4,9% en abril, entre mayo y julio el consumo acumuló una recuperación del 15,4%. Sin embargo, en agosto se interrumpió y bajó 0,5% mensual desestacionalizado.

Además de las ramas que permanecen cerradas, la gran explicación pasa por el fuerte deterioro de los ingresos familiares y la pérdida de puestos de trabajo. Por caso, el salario real medido por el Indec cayó 4,4% entre marzo, cuando la pandemia llegó al país, y junio, el último número oficial publicado. Y este indicador no contempla el impacto de las suspensiones con rebajas salariales en torno al 25% -el número acordado entre la UIA y la CGT-, que en julio todavía afectaban al 8,4% de los asalariados privados formales, según la Encuesta de Indicadores Laborales del Ministerio de Trabajo. A eso se suma la pérdida en el segundo trimestre de unos 4 millones de empleos, mayormente del sector informal, que dio a conocer el ente que dirige Marco Lavagna.

Mientras comienzan a activarse las paritarias en algunos gremios, el Gobierno busca dinamizar la demanda con el relanzamiento del Ahora 12 y el Procrear, y las nuevas líneas para compras de motos. Aunque con miras a la reactivación pospandemia, la clave para recuperar el consumo, que representa el 75% del PBI, será la recomposición del salario real. (BAE)

Categorías