|  

Desde el Centro de Estética Afrodita, Carla Areco brinda atención y asesoramiento personalizados en su amplia gama de tratamientos de relax y belleza

CARLA ARECO. “Cada servicio es brindado por mí con la mayor responsabilidad”, expresó.

CARHUÉ (Cambio 2000).- En la mitología griega, Afrodita es la diosa de la belleza, del amor, y ese es el nombre que Carla Areco eligió para su centro de estética; un espacio amplio, acogedor, que invita al relax, y donde se respira bienestar.

Afrodita, ubicado en boulevard Adolfo Alsina N° 656, forma parte de un proyecto de familia que su propietaria cristalizó junto a su esposo Juan Alaniz, con la invaluable ayuda de una amiga.

“Trabajaba en el Camping Levalle, donde me desempeñé por el lapso de siete años; allí conocí a María Graciela Citino, quien concurría asiduamente al lugar; y un buen día, conversando con ella en el área de la pileta termal, me preguntó si yo hacía masajes, fango y demás, y en esa oportunidad le comenté que había estado haciendo el curso de cosmetología en las Academias Noraliz que a nivel local representa Mónica Islas, y faltando un mes para concluir ese curso, me arrepentí, porque no estaba segura aún de querer seguir mi camino por ese lado”, contó a CAMBIO 2000.

“Al poco tiempo, también durante una charla en la pileta, María Graciela me propuso que retomara los cursos, que los haríamos juntas, porque ella también estaba interesada en capacitarse”, comentó Carla Areco acerca de su incursión en el rubro de la cosmetología y la estética.

“Pensé lo que me proponía, y finalmente resolví que merecía darme una nueva oportunidad; comenzamos a estudiar, no sólo en Carhué, con Mónica Islas, sino también en Bahía Blanca, y así confirmé que la decisión no era errónea. Por lo tanto, a María Graciela tengo mucho por agradecerle, porque fue quien hace ya 11 años me impulsó a este presente y me dio una mano increíble”, puntualizó.

“Una vez que finalizamos los cursos -prosiguió-, ella abrió un gabinete, me convocó a desarrollar la tarea allí, y de ese modo dejé mi trabajo en el Camping Levalle; en ese centro trabajamos durante cinco años, al cabo de los cuales, decide cerrar”.

CENTRO DE ESTÉTICA AFRODITA. “Disponemos de una variada gama de herramientas y aparatos acorde a la necesidad que se plantea”, afirmó Carla.

Agregó que “tiempo más tarde comencé a desempeñarme en el ámbito del Parque Termal Mar de Epecuén, donde estuve hasta que empezamos a transitar este presente que nos impuso la pandemia. Así las cosas, un día fui a visitar a María Graciela, quien me manifiesta su interés de vender los equipos que habían formado parte de su gabinete, de los cuales nunca se había deshecho; y en esa conversación me ofrece la posibilidad de que los adquiera para comenzar mi propio emprendimiento”.

“Obviamente, comprarlos fue una decisión a la que llegamos en familia; lo analizamos junto a mi esposo, con quien transitamos la vida desde hace 23 años, y a pesar del esfuerzo que sabíamos de antemano nos iba a demandar, dijimos sí, y pusimos toda la energía, con cuerpo y alma a este proyecto, del cual hoy nos sentimos orgullosos”, subrayó Carla Areco.

“En Afrodita se brinda atención y asesoramiento personalizados, y cada persona que se acerca tiene una rutina a su medida. Aquí disponemos de una variada gama de herramientas y aparatos acorde a la necesidad que se plantea. Disponemos de una plataforma multifunción con base caminadora, bicicleta fija, cápsula de ozono, botas para drenaje linfático, electroestimuladores, aparatos de radiofrecuencia, entre otras herramientas destinadas a diferentes tratamientos tanto corporales como faciales”, señaló.

“Asimismo, -añadió la profesional-, además de plantear permanentemente la idea de generar hábitos de bienestar y belleza entre los clientes, ofrezco una amplia gama de masajes descontracturantes y relajantes, con diferentes técnicas, que es en lo personal lo que más me agrada. Generalmente, los turnos para masajes, tanto para mujeres como para hombres, se otorgan para los días sábado, que es cuando menos gente transita por Afrodita para los distintos tratamientos, y el ambiente es de mayor relax”.

“Estoy muy contenta con la respuesta que está brindando Carhué a Afrodita; en su corto andar ha sido una propuesta muy aceptada, en la cual por supuesto, pongo lo mejor de mí en pos de satisfacer las demandas, y atiendo en un horario muy amplio, que diariamente se extiende con el fin de poder dar respuesta a lo que requiere cada cliente”, expresó.

Carla manifestó que “quienes todavía no se han acercado, pueden venir, porque están invitados, así como pueden hacer sus consultas a través de la cuenta de Instagram Afrodita Centro de Estética, comunicarse telefónicamente al 2936 404714, o llegar hasta Adolfo Alsina N° 656, entre Pueyrredón e Hipólito Yrigoyen, donde los espero respetando todas las medidas de seguridad comunes, y las especiales de este momento, ya que atiendo con barbijo, no recibo más de dos personas por turno, procedo a la desinfección del espacio, las máquinas y las sopapas de los electroestimuladores y aparatos tras cada uso”.

“Cada servicio es brindado por mí con la mayor responsabilidad; pongo el corazón en este proyecto, y es mi deseo que todo salga acorde a lo planeado; sé que lo estoy logrando, y espero que la comunidad de Carhué y el Distrito me sigan apoyando como lo ha hecho en este corto transitar que lleva Afrodita”, finalizó la cosmetóloga, deseando a sus colegas, “pasen un muy feliz día”.

Categorías