|  

Cultivo de gírgolas: “Por donde lo mires, es algo alucinante, es transformar lo que sería basura en un alimento”

El grupo “Cultivo de gírgolas Carhué” en Facebook ofrece ayuda colaborativa y sirve para compartir experiencias en la producción domiciliaria de este alimento. La experiencia de Kevin Gartner, uno de los administradores del grupo.

Las gírgolas son hongos apreciados en el universo de la gastronomía por su textura compacta y su exquisito sabor, ideales para dietas veganas y vegetarianas (también omnívoras, claro). Son ricas en hierro, cobre y fósforo, y una fuente importante de vitaminas B2 y B3. La mejor parte es que se pueden cultivar en casa.

Precisamente, en Facebook existe un grupo llamado “Cultivo de gírgolas Carhué”, en el cual se comparten experiencias respecto a su producción. Kevin Gartner es uno de sus administradores, y además es estudiante avanzado de Biología.

“Básicamente el cultivo de gírgolas se trata de agarrar un residuo de una industria agrícola por lo general, y darle un valor agregado enorme como es la producción de hongos, que es un alimento de primera calidad, tanto en sabor como nutricionalmente y también tiene propiedades medicinales”, cuenta Gartner a CAMBIO 2022.

Y agrega: “Yo soy estudiante de Biología, prácticamente ya soy biólogo. Tenía que tener un tema de tesis final y en una materia aparece un investigador del Conicet hablando del cultivo de hongos y cómo tenían impacto ambiental positivo”.

“En 2016 arranco haciendo cerveza artesanal en el quincho de casa. Fundamentalmente para cultivar hongos siempre se requiere de algún residuo agroindustrial, que por lo general suele ser paja de trigo o paja de algún cereal, cáscara de girasol o algún otro cultivo. Lo que hice fue relacionar en mi cabeza el residuo de la industria cervecera con la producción de hongos”, relata.

Por esa razón, acudió al investigador para trabajar sobre esta relación en su tesis. “Me ayudó, y resulta que no hicimos nada con ese tema, pero sí arranqué con los hongos”, rememora.

“Finalmente la tesis propone cómo mejorar un proceso en particular en la producción. Estuve trabajando en eso, pero mientras tanto a mi director le salió un proyecto que tiene que ver con promover el cultivo de hongos en el sur de la provincia de Buenos Aires. En el marco de eso recorremos bastante la provincia, desde Bahía Blanca hasta Mar del Plata, con varias localidades intermedias, viendo distintos emprendimientos y empresas más grandes que están en el tema, hablando con gente que quiere arrancar, y entre toda esa información, pensé que quería hacerlo también, porque es lo que me gusta claramente”, añade Gartner.

La historia continúa en 2020. “Busqué a dos amigos y les propuse este proyecto, que para mí tenía mucho futuro y se sumaron. Estamos trabajando desde hace casi dos años con todo y ya se están empezando a tener los primeros frutos de todo el esfuerzo”, explica.

“Por donde lo mires es algo alucinante, es transformar lo que sería ´basura´ en un alimento”, se motiva. “A mí me sigue pareciendo increíble, y encima lo que se descarta una vez que termina el proceso de producción de gírgolas nosotros lo compostamos, entonces tenemos todo el esquema de economía circular para generar la menor cantidad de residuos posibles”, completa.

“Los cultivos andan muy bien. Por supuesto estas son experiencias muy individuales, cada uno va a hacer sus gírgolas con los recursos que tenga, con las capacidades que tenga. Es muy difícil seguir un libreto y hacer todo como dice ahí. No he visto dos producciones de hongos ni parecidas, todo el mundo hace algo distinto. Lo que sí está bueno es charlar entre todos los productores y los que quieran arrancar, y compartir la información, insisto: nadie se va a copiar de nadie porque una fórmula que me anda a mí no le va a anda a otro”, profundiza.

También aclara que los residuos domiciliarios no están demasiado relacionados. “Se pueden utilizar, se pueden hacer experiencias con yerba, o cartón o algún que otro tipo de residuo, pero no de forma productiva rentable porque no se puede acopiar, esto es un problema logístico básicamente, pero como experiencia hogareña si se puede utilizar, y es muy divertido verlas crecer”, señaló.

Y puso de relieve: “Lo que sí sirve es mezclar lo que te sobra de la producción de gírgolas con residuos domiciliarios y compostar, eso anda muy bien. Cuando hablo de compost hablo de compost propiamente dicho, no hablo de lombricompuesto”.

En este sentido, diferenció: “Hay una diferencia sustancial en que uno lo hacen las bacterias que están en el intestino de la lombriz, sería el lombricompuesto y el otro es el compostaje donde las bacterias principalmente actinobacterias, que están directamente libres en el sustrato, son las que hacen la degradación. Para que estas puedan degradar el sustrato es necesario que la temperatura suba por encima de los 60° y para poder lograr esto, el volumen de materia que se necesita es de un metro cúbico en adelante, cosa de que el calor no se disipe, se pueda concentrar y se pueda llegar a esa temperatura”.

GÍRGOLAS. Son un alimento nutritivo, económico y cuyo cultivo es sustentable.

Una alternativa a la carne

Precisamente, se trata de una actividad con una fuerte impronta ecológica. “El único residuo que todavía estamos produciendo es una bolsa donde producimos sustrato para que después fructifique el hongo. Es la única parte que no se puede cerrar ni reciclar, pero todo el resto es muy amigable con el medioambiente”, ratifica Kevin.

Asimismo, aunque no sabe cuantificar cuánta gente ha cultivado, sí plantea que no conoce a nadie que haya dejado de hacerlo porque no podía vender las gírgolas. Los motivos, por lo general, estuvieron vinculados al tiempo o al esfuerzo. “De todas maneras, creo que el paradigma alimentario, si existe eso, cambió muchísimo en estos últimos 5 o 10 años”, analiza y suma: “Hay mucha más consciencia en lo que la gente consume, cómo se produce ese alimento. A la vez se suma gente que no quiere comer carne, y esto cumple todas esas necesidades con creces”.

En este sentido, también Kevin Gartner enfatiza que “claramente ningún animal se mata para producir hongos” y que “tiene muchas propiedades nutricionales similares a la carne, hasta la textura de alguna manera puede reemplazar lo que es la carne”. Por esa razón, “es una buena opción para la gente vegana y vegetariana”.

“Es un alimento sumamente sano, con muy bajas calorías, tiene todos los aminoácidos esenciales, es una muy buena fuente de vitamina D, que es una vitamina que suelen presentar en deficiencia las personas que están mucho tiempo encerradas o que no pueden estar expuestas al sol, y este alimento puede ayudar con eso, entre un montón de propiedades más, siendo muy bueno por ese lado también”, informa también Gartner.

La experiencia en Carhué

Como se mencionó previamente, en Facebook existe un grupo llamado “Cultivo de gírgolas Carhué”, en el que no son pocas las personas que han compartido sus experiencias, mostrado sus resultados o efectuado sus consultas, con un espíritu colaborativo. Precisamente, Kevin Gartner es uno de los administradores.

“Lo de Carhué surge gracias a mis primas, Gisele Caussanel y Tamara Guereño, que me incentivaron a llevar a vender, a que la gente pruebe todo esto, de que cultive en su casa”, cuenta.

Y prosigue: “Una navidad llevé uno de los bloques de cultivos para mis familiares para que los vean, les gusto mucho y amigos de ellos empezaron a preguntar dónde se conseguían. La siguiente vez llevé varios y mis primas organizaron un grupo por Facebook para venderlos más fácil. Fue creciendo y se fue sumando gente y la idea era que, por ese grupo cada uno mostrara cómo les iba yendo en el cultivo, ayudarlos, compartir recetas”.

“Hace bastante tiempo que no estoy llevando a Carhué porque estamos en construcción todavía y no tenemos una producción tan grande como para abastecer los pedidos que tenemos acá y los que tenemos en Carhué, pero ya vamos a volver con todo y con distintas variedades ya que hay muchísimo para ofrecer de distinto con esto”, dice.

E informa: “Actualmente el grupo de Facebook está disponible para quien quiera entrar a pesar de que no hay mucha actividad últimamente. Pero sí se puede sumar cualquiera y ver lo que hubo, y lo que seguramente vuelva a haber. Y después contactarme a mí por supuesto, cualquier duda que tengan, alguien que quiera arrancar a cultivar, doy asesoramientos”.

“Cursos sí estuve dando este año, y seguramente el año que viene vuelva. Es lindo la verdad, esta bueno, me gusta mucho más de forma presencial pero los cursos online que surgieron por la pandemia lógicamente, anduvieron muy bien. Hubo un montón de colegas que también estuvieron dando cursos online y está bueno, eso complementado con la cantidad de videos que se pueden encontrar en internet y libros”, expresa Kevin.

Y concluye: “La información está, el que quiera arrancar y se quiera empapar con esto lo puede hacer, sin gastar ningún peso, y si por ahí quiere estar en contacto con gente que tiene más experiencia también se puede hacer algún curso o capacitación que está bueno, pero hay que meter las manos en la masa y ponerse a hacer, esa es la mejor forma de aprender, como todo”.

Kevin Gartner ofrece cursos de producción de gírgolas, y es posible contactarse con él a través de las redes sociales. También está disponible el mencionado grupo de Facebook. Y se puede visitar su emprendimiento “Pileo Hongos Gourmet” a través del usuario de Instagram @pileohongosgourmet (Cambio2000)

Categorías