|  

Con una exitosísima varieté, el sábado se presentó en sociedad el Centro Cultural La Margarita

CARHUÉ (Cambio 2000).- En la noche del sábado 13, y a través de una varieté, el Centro Cultural la Margarita concretó su presentación a la comunidad como espacio de arte y cultura para albergar a las más variadas expresiones y ser punto de encuentro social.

TEATRO INFANTIL. Los más chicos también tuvieron su espacio en la varieté.

La vieja garita ferroviaria de Roque Sáenz Peña y Ramón Razquin, en una noche soñada, se vistió de gala para recibir a artistas del Distrito y la región, feriantes, puestos de comidas y bebidas, y atracciones infantiles, así como a la gran cantidad de vecinos que se acercaron a disfrutar los shows y a compartir entre amigos la inauguración del nuevo espacio; un espacio que soñó el platense Ezequiel Silva, y que está cobrando forma según transcurren los meses, de la mano de un grupo de apoyo y colaboradores, que ven en La Margarita un punto de encuentro que va más allá de un edificio que había caído en el olvido del tiempo.

«Aunque algo estresados todavía, nos sentimos muy felices con la movida que se armó, con la cantidad de gente que concurrió al evento multidisciplinario que logramos ofrecer, con teatro, música, poesía, circo, stand up, rap, free style, y demás, que nos llevó a un resultado hermosísimo”, expresó Ezequiel Silva a CAMBIO 2000.

STAND UP. Los hermanos Bautista y Lautaro Ayala también dijeron presente.

“Apenas finalizó este primer evento, empezamos a recibir mensajes a través de las redes, de parte de personas que tuvieron la posibilidad de asistir, y se mostraban muy conformes con lo que habían vivido esa noche; nos felicitaban, nos daban su palabra de aliento, e incluso manifestando la intención de sumarse a la movida que se gesta, para colaborar, con lo cual, todo empieza a facilitarse, porque cuantos más seamos, más cosas nos serán posibles”, dijo.

“Necesitábamos ese punto de quiebre que nos permitiera visibilizar los objetivos de La Margarita; en mi caso hace 9 meses que estoy en Carhué; y cuando me nace la idea de hacer algo en ese lugar, era un platense recién llegado que primero tenía que demostrar sus intenciones; poco a poco, la gente empezó a creer en mi locura, y comenzó a sumarse para ir dando forma a ese espacio cultural y social, al que por supuesto, todavía le falta mucho”, admitió Silva.

“Hay mucho de compartir y de encontrarse en este camino, porque un día por ejemplo, me encontré en el patio de mi casa con un amigo y mi cuñado, haciendo la puerta del baño de La Margarita; y descubrimos que ese era un encuentro social, que el trabajo por un objetivo común fomenta los vínculos, y cuando hay inquietudes y arte de por medio, surgen cosas como las que vivimos el sábado, ganas de ir por más y dar lugar cada vez a más personas; y eso para mí, no tiene precio”, subrayó.

MÚSICA. La profe y su alumna, deleitaron con sus interpretaciones.

“Falta por recorrer y hacer, pero la varieté fue un inicio que calificamos como brillante por cómo reaccionó la gente, no por lo que pudimos haber hecho o no; pero los shows estuvieron planteados de modo que la atracción sea para todas las edades, con circo para los más pequeños, teatro, músicos infantiles, luego las bandas, y lo que atrapa a los mayores, con lo cual fuimos dejando para el final la pelea de gallos de free style, porque es más fuerte, pero quienes se quedaron hasta el cierre pudieron ver un espectáculo de gran nivel, súper fresco, de chicos que la vienen remando hace tiempo”, resaltó.

“Creemos que hicimos las cosas lo mejor que pudimos, y obviamente que hay mucho por pulir, de nuestra parte desde el espacio, de los artistas y la gente; pero los primeros resultados están asomando, y ya hay quienes están dispuestos a tendernos una mano en lo que necesitemos; por ejemplo, el dueño de uno de los carritos de comidas, La Chola, que es electricista, me dijo que podía venir a trabajar en algún momento, y justamente es lo que estamos necesitando ahora; y aspectos de esa índole se manifestaron reiteradamente. En lo personal, me llena el alma, porque es sabido que idear La Margarita y darle forma, es algo que me surge por amor al arte y al espacio, y más cuando me siento respaldado por todos los que se sumaron y siguen sumándose”, puso de relieve.

“En esto, un párrafo aparte es para Marcela Mateus, la secretaria de Cultura, que me escuchó cuando me acerqué a compartirle la idea; ella se puso a disposición, nos dio una ayuda y acompañamiento increíbles, y sigue haciéndolo, porque por ejemplo, gestionó que los chicos que vinieron al evento desde Pigüé y Rivera, pudieran quedarse en el departamento de la Casa de la Cultura; y a esto lo digo por citar sólo un ejemplo de cuánto nos apoya, y cree en nosotros”, destacó.

CACHIRULA. Trajo su humor y destrezas desde Pigüé.

“La intención no es sólo generar un espacio donde el artista puede llevar lo suyo, sino poner a disposición de la comunidad un nuevo punto de encuentro, un sitio donde los feriantes, que tan castigados han estado a raíz de la pandemia, puedan mostrar lo que hacen; un lugar donde en el futuro, y en la medida que las condiciones lo vayan permitiendo, se puedan ofrecer talleres culturales y abrirnos a momentos de interacción social. Por ahora, hemos logrado el primer objetivo, el de decir: acá estamos; llegamos, y somos La Margarita; y siento que lo pudimos decir de la mejor manera posible”, subrayó.

Ezequiel Silva, quien para los que aún no lo conocen, es el que recorre las calles de la ciudad con El Carruli, una especie de kiosco ambulante, dijo para finalizar que ahora, “nos espera un tiempo de seguir haciendo; de poner el cuerpo para poder dar continuidad poco a poco a la refacción del edificio, poner puertas, más vidrios, seguir reparando ventanas y cuidando el predio y las plantas que colocamos, sin pensar por el momento en otro evento, que según estábamos hablando, llegará en alguna tarde de la primavera, con una barrileteada, un picnic, y por supuesto, algunos espectáculos”.

APOYO. Mucha gente acompañó la presentación en sociedad de La Margarita.

“Por el momento, no podemos irnos demasiado lejos con las ideas, porque el invierno llega y no podemos proponer actividad; pero cosas para hacer hay, con metas a corto plazo, porque ese es el modo en que todo llega. Por eso invitamos a todos aquellos que quieran acercarse, que lo hagan; los fines de semana, por las tardes, siempre hay alguien por allí, y si no, pueden escribirnos al Facebook del Centro Cultural La Margarita, por el motivo que sea, porque no necesariamente quien se acerque, tiene que agarrar la pala o un pincel, sino simplemente puede llegarse para acompañarnos, conversar, traernos una foto del lugar en sus tiempos de esplendor, heredada de un familiar, o a contar una historia, porque en La Margarita, lo que se comparte, vale”, destacó, para finalizar. (Cambio 2000)

Categorías