|  

Claudio Tapia fue reelegido como presidente de la AFA hasta 2025

Por unanimidad, la Asamblea virtual definió que Chiqui será el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino por los próximos cinco años. Además, nace un nuevo orden en el fútbol argentino.

CON GRAN APOYO. Claudio Tapia fue reelecto en la AFA.

En un hecho inédito en la institucionalidad del fútbol argentino, por primera vez en 40 años un presidente de la AFA fue reelecto y su nombre no es Julio Humberto Grondona, quien estuvo 35 años en el cargo. Se trata de Claudio Fabián Tapia, el sanjuanino de 52 años que fue validado en una Asamblea virtual compuesta por 43 dirigentes y cuyo mandato por otro período será hasta al 2025, con chances de extenderlo cuatro años más.

Con el apoyo de todo al ascenso y el regreso de todos los grandes, se trata de un espaldarazo muy pesado para el hombre que fue barrendero, centrodelantero en Barracas Central y Dock Sud e hincha de Boca habitué de la Bombonera. El mismo que fue presidente del propio Barracas -el estadio lleva su nombre- y que está al mando de la AFA desde el 29 de marzo del 2017.

Se trata, al fin de cuentas, del presidente número 46 de la poderosa AFA -además tuvo 11 interventores-, el hombre que desde el 2010 fue parte de los viajes de la Selección e hijo, también, de aquel bochornoso 38-38 porque si Luis Segura -Chiqui era su vice- o Marcelo Tinelli hubieran ganado aquella elección a finales del 2015, nada de esto hubiera sido posible. Tampoco habría sido factible su acceso al sillón de Viamonte 14 meses después sin padrinos y el apoyo clave del Ascenso.

Con sus viejos conocidos de las categorías menores le hizo frente a la Primera División y los poderosos de la A que lo entendieron, apuntalaron su candidatura: Hugo Moyano -entonces su yerno- y Daniel Angelici -entonces su amigo-. En ese momento, River y San Lorenzo se quedaron afuera de una gestión que, en tres años, acomodó las finanzas y afianzó el proyecto Selección: luego del mal paso de Sampaoli, Tapia sostuvo a Scaloni​ y relanzó las Juveniles.

A fines de 2019, en la necesidad de los clubes de Primera de escindirse de la Superliga -con añoranzas de ir a golpear la puerta, como en época de Don Julio, y que no los escucharan- Chiqui encontró una oportunidad de hacer crecer su poder. La superposición del calendario del torneo local con el Preolímpico lo llevó a exponer a Mariano Elizondo como responsable de que el ente liguero postergaba los intereses de la Selección.

Y en una cena en Carnaval, recibió en su casa a representantes de 12 clubes, más Pablo Toviggino -su mano derecha, secretario de la Presidencia y desde ahora, tesorero de la AFA- y Marcelo Achile -el titular de Defensores de Belgrano preside la Primera Nacional y ahora será uno de los vices-. Esa noche, se definió la vuelta de la A a Viamonte, la creación de la Liga Profesional de Fútbol y, como forma de incluir a todos, ampliar el Comité Ejecutivo a seis vicepresidencias, todas con igual rango. A cambio, para renovar el CE, había que adelantar las elecciones de 2021 y llamar a una Asamblea, la que se desarrolló este martes.

Independiente de algunos críticos como Juan Sebastián Verón y Andrés Fassi, así es como Boca, ya sin Angelici, vuelve a estar incluido con Ameal. Y así es como San Lorenzo, con Tinelli, con el que fue y vino, vuelve a tener una silla y a presidir la LPF. Y así es como River, con el que había tenido profundas diferencias e incluso se mantienen, como si hay o no descensos en 2021, vuelve a sentarse a la mesa. 

“Que Rodolfo (D’Onofrio) sea parte del próximo Comité va a realzar la gestión. La unidad va a cortar con un montón de suspicacias. Es más, diría que la dirigencia nunca estuvo junta, con un fin común, desde que murió Grondona”, se jactaba Tapia con Olé, tras la foto histórica de los dirigentes de los cinco grandes juntos. (Olé)

Categorías

error: Content is protected !!