|  

Caricias de Nelly: las primeras puntadas de un sueño que se hizo realidad

Marcela Pérez es docente. Acaba de cumplir sus cincuenta años y piensa en su jubilación, pero no de brazos cruzados. Descubrió que nunca es tarde para descubrir cosas que nos apasionan o para comenzar a hacerlas, y puso manos a la obra con su emprendimiento «Caricias de Nelly» en Rivera.

ACTIVAR, MI PRIMER PROYECTO. «Caricias de Nelly» fue unos de los emprendimientos beneficiarios de un préstamos para fortalecer su proyecto.

RIVERA (C).- Cuando el deseo y las ganas persisten y nos animamos a hacernos cargo, suceden cosas que transforman nuestra vida. Esta es la historia de una mujer que pasado el medio siglo de vida decidió concretar una de sus pasiones: un proyecto de costura en honor a su madre y a sí misma.

Marcela Pérez es docente. Acaba de cumplir sus cincuenta años y piensa en su jubilación, pero no de brazos cruzados.

Descubrió que nunca es tarde para descubrir cosas que nos apasionan o para comenzar a hacerlas, y puso manos a la obra.

“Siempre, mi pasión fueron las manualidades, la costura y el tejido” reconoce, y cuenta con nostalgia y amorosidad que “desde muy pequeña veía a mi madre hacer cosas increíbles con sus manos, ya sea con las agujas o con su vieja máquina de coser, ella fue mi musa inspiradora, con toda su paciencia me enseñaba paso a paso los pormenores de cada punto y puntada”.

“En 2019 pude comenzar el curso de Confección de ropa blanca, donde conocí a una persona maravillosa, la profesora Lita Heim (quien me hizo recordar mucho a mí madre), todos los detalles habidos y por haber, ella los dice, no se guarda ningún secreto, una persona increíble!!! Lita fue la primera persona que me alentó a llevar a cabo este proyecto, junto con mi gran familia”, afirma agradecida y remarca que “siempre estuvo en mi mente pero realmente por falta de tiempo, no podía realizarlo”.

Subraya que “el nombre del proyecto, ‘Caricias de Nelly’ no lo pensé mucho, porque es la mejor manera de recordar y honrar a un ser querido, como es una madre”

“Tengo cincuenta años, soy docente y vivo en la localidad de Rivera. Mi familia está compuesta por mi compañero de vida, Sandro, soy mamá de tres jovencitos, Nicolás, Dana y Rodrigo; dos de ellos profesionales (contador y médica), y el más pequeño terminando sus últimos años del nivel secundario”, dice orgullosa.

“Mis hijos me ayudaron a crear una página en las redes sociales y comencé a publicar mis almohadones, luego la gente me pedía otras opciones, fui creando y diseñando, a gusto del cliente”, explica.

Marcela se animó a más y presentó su idea en la tercera edición del concurso municipal «Activar: mi primer proyecto». Allí su proyecto, junto al de otros tres emprendedores, luego de ser evaluado por representantes del municipio, del Honorable Concejo Deliberante, de Jefatura Distrital, de Consejo Escolar, de integrantes de la Red de Municipios Cooperativos y representantes de la Mesa de Educación y Trabajo distrital de COPRET, obtuvo el reconocimiento económico que le posibilitó dar un impulso significativo a su emprendimiento.

“Espero llegar a mucho mas, después de haber recibido el ‘Activar’, que fue un empuje increíble para poder comprar la máquina overlock, que es lo que quiere toda costurera. Ahora aspiro a tener mucho trabajo y más adelante poder comprar una máquina bordadora”, dice.  

Realmente estoy más que agradecida a la profesora Lita Heim, al Centro de Formación Laboral Nº 401, al Consejo Escolar, a Jefatura Distrital y al Municipio de Adolfo Alsina, por incentivar a las personas a que creen su propio microemprendimiento”, afirma.

 Además con la tenacidad, generosidad y convicciones que la caracterizan incentiva a otros a seguir capacitándose y a concretar sus anhelos y aspiraciones. “De más está decirle a la gente que realicen los cursos, se instruyan, armen su propio proyecto y se animen a ser un microempresario. Los sueños también pueden hacerse realidad y no hay edad para eso, dejen volar su imaginación y háganlos realidad”, puntualiza.

“Hoy puedo decir que mis expectativas han sido superadas ampliamente”, finaliza satisfecha y orgullosa.

Marcela, agradecida

“Activar: mi primer proyecto” y una original forma de compartir la adquisición realizada para el emprendimiento.

Hoy también los Reyes, llegaron para mí! La máquina tan esperada! Quiero agradecer a la profesora Lita Heim, al Centro de Formación Laboral y por su intermedio al Municipio de Adolfo Alsina por hacer un sueño realidad. Muchas gracias por poner en marcha Activar ‘Mi Primer Proyecto’… ‘Caricias de Nelly’«. Así en su página de Facebook y de Instagram anunciaba Marcela Pérez en qué había invertido el dinero recibido a fines de diciembre en el acto de fin de curso del CFL 401.

Cada vez más inscriptos en los cursos

Los cursos del Centro de Formación Laboral, como así también los de capacitación laboral agraria y los dictados en el Aula Taller Móvil son gratuitos y con reconocimiento oficial.

Para 2020 ya hay más de 770 inscriptos en el Centro de Formación Laboral Nº 401, dando cuenta de la importancia de este servicio educativo y de cómo los cursos que se dictan responden al interés de la población y a las diferentes necesidades comunitarias de las distintas localidades del distrito.

Categorías

error: Content is protected !!