|  

Alarma en un geríatrico de Villa Urquiza: siete muertos y 45 contagios

Para los familiares de residentes, hubo una situación de «negligencia» por parte de las autoridades del hogar.

30 RESIDENTES Y 15 TRABAJADORES. Son los casos confirmados en el geriátrico.

Un total de siete personas muertas y 45 casos por coronavirus (30 residentes y 15 trabajadores) se registraron en las últimas horas en Del Arce, un geriátrico ubicado en el barrio porteño de Villa Urquiza.

La cartera sanitaria de la Ciudad explicó que «desde la notificación del primer caso, representantes del Ministerio de Salud realizaron ocho relevamientos en el lugar con el fin de profundizar el seguimiento epidemiológico y fiscalizar el cumplimiento de los protocolos sanitarios vigentes por la pandemia dentro de la institución».

«Además, el 13 de junio se procedió con el hisopado de todo el geriátrico, tanto residentes como trabajadores. El objetivo fue identificar casos de manera temprana, brindarles la atención adecuada y lograr mitigar los contagios dentro de la institución», agregó.

El 28 de mayo las autoridades de la residencia informaron por mail y videollamadas por Zoom que una enfermera había dado positivo y que harían un hisopado a todos los empleados, pero que no consideraban que fuera necesario testear también a los residentes.

En esa reunión también indicaron que los familiares podían testear a los ancianos de manera privada si querían, pero lo desaconsejaban para evitar crear «traumas» entre los residentes.

Posteriormente, otros dos empleados dieron positivo por Covid-19, por lo que dos familiares decidieron testear también a sus parientes internados: según publicó el portal Infobae, uno de ellos dio positivo y debió ser trasladado.

El 5 de junio, Paola García Ferrón supo que su abuela Yolanda, de 94 años, iba a ser aislada porque su compañera de habitación presentaba síntomas.

Sin embargo, dos días después Yolanda fue internada en el Hospital Churruca con una neumonía y allí confirmaron que también tenía coronavirus.

La mujer de 94 años falleció seis días después a raíz de esta enfermedad.

Para ella y muchos otros familiares de residentes, hubo una situación de «negligencia» por parte de las autoridades del geriátrico.

Sin embargo, José Carlos Puig Boo, director de la residencia, negó esas acusaciones en diálogo con el sitio web El Barrio, que cubre noticias locales, y describió una situación sanitaria controlada. (NA)

Categorías

error: Content is protected !!