|  

13 de octubre / Día del Psicólogo: Guadalupe Arigós y Sebastián Contreras, dos licenciados en Psicología que eligieron Carhué para vivir y brindar sus servicios profesionales

CARHUÉ (Cambio 2000).- Guadalupe Arigós y Sebastián Contreras, son dos licenciados en Psicología que desde hace algún tiempo se encuentran brindando sus servicios profesionales en Carhué. Ella es oriunda del Conurbano, vivió en Ituzaingó y Merlo; él de la vecina localidad de Huanguelén, y como suele suceder, hace siete años se conocieron cursando la carrera en la UBA.

Ya recibidos, y después de trabajar en Buenos Aires mucho tiempo en diferentes espacios vinculados a salud mental, pasando por diferentes dispositivos, su primer destino como profesionales fue Chubut, precisamente Comodoro Rivadavia, donde ella realizó la residencia; y como en esa ciudad hay dos hospitales, ella trabajó en uno, y él en el otro.

“Estuvimos allí hasta que comenzamos a transitar la pandemia, que nos obligó a pensar en estar más cerca de nuestras familias. Mi madre ya se había mudado a Huanguelén, y nos sentíamos demasiado lejos, sin la posibilidad de contacto, no había medios de transporte, no tenemos auto, y todo fue muy complejo. Todo eso hizo que poco a poco empezáramos a planear la vuelta”, destacó Guadalupe.

Sebastián Contreras agregó que “justo cuando nos encontrábamos evaluando esa posibilidad surge una convocatoria profesional para el Hospital San Martín de Carhué; nos presentamos ambos, e ingresé yo, con lo cual nos instalamos aquí, en esta ciudad que nos encanta, y nos permite estar a escasos kilómetros de nuestras familias en un medio que nos es conocido, y que no es de tanta quietud como Huanguelén, que es hermoso, pero esta ciudad que elegimos nos permite otras actividades muy variadas, podemos disfrutar de lo que ofrece como atractivos turísticos, es dinámica, siempre cruzás y conocés a alguien distinto, y tiene un movimiento muy particular”.

“Conocíamos Carhué, Sebastián por la cercanía con su lugar, y de mi parte, mientras vivía en Buenos Aires, había venido dos veces, durante fines de semana, y además tengo aquí la familia de una amiga, que me había hablado en términos muy positivos de la ciudad”, contó Guadalupe Arigós.

La psicóloga mencionó además que “mientras Sebastián se desempeña en el Hospital, yo estoy atendiendo en CIPA (Centro Interdisciplinario de la Problemáticas del Aprendizaje), en Hipólito Yrigoyen N° 868, donde con perspectiva de género, estoy atendiendo a adolescentes y adultos, al mismo tiempo que trabajo de manera virtual, a pacientes que ya tenía, tanto del Sur como de Capital, y de otros sitios, que son básicamente personas que me llegan a través de otros colegas”.

“Asimismo, sigo adelante con la capacitación, ya que estoy haciendo un post grado también en la UBA; y como me gusta mucho trabajar con adultos mayores, estoy pensando en un dispositivo para el año que viene”, adelantó la Lic. Arigós.

El Lic. Contreras, por su parte, comentó que su tarea presencial “se limita al Hospital, mientras que en el ámbito privado, por el momento, sólo atiendo de modo virtual, lo que hago por las tardes. No obstante, en la medida que esas personas vayan iniciando sus procesos de alta, seguramente iniciaré la atención presencial en Carhué”.

GUADALUPE ARIGÓS Y SEBASTIÁN CONTRERAS. Licenciados en Psicología que eligieron Carhué.

“Para nosotros, la virtualidad terminó constituyendo una muy buena herramienta, pese a que en principio me sentí reticente a atender bajo esa modalidad; quería esperar a que todo pasara, pero eso nunca sucedía, hasta que un buen día resolví hacerlo, y finalmente terminé sintiéndome muy cómodo con ese recurso”, agregó Sebastián.

“Ahora es tiempo de presencialidad, y quienes deseen contactarse con nosotros, pueden hacerlo a través de las redes, tanto de Facebook como de Instagram, denominados Psico.Carhué, o comunicándose a nuestros teléfonos: el 1133406797 y el 2923 699016”, expresó.

“Atiendo fundamentalmente a adultos, y a jóvenes a partir de los 16 ó 17 años, porque no tengo la formación específica para la atención de niños; pero la mayor demanda que tengo, es de pacientes adultos comprendidos en la franja de los 20 y pico y 40 años, en lo que he hecho foco, pero por una cuestión fortuita, y no porque me lo haya propuesto de antemano”, dijo.

“En el Hospital trabajo atendiendo a toda la población, con excepción de niños, a cuyo cargo está la Lic. Magalí De Faveri; y me he integrado a un equipo en que también están la Lic. Fernanda Alaniz, y la Lic. Nancy Bustos”, añadió.

“Al mismo tiempo, también estoy haciendo un post grado de especialización en terapia cognitivo conductual integrativa, en una institución que tiene representación en Bahía Blanca del Instituto Ackerman de Nueva York”, dijo para finalizar el Lic. Sebastián Contreras. (Cambio 2000 / SS)

Categorías