|  

Turismo, logística portuaria e industria del conocimiento dan potencialidad al Sudoeste bonaerense, según especialistas

Así lo expresaron distintos profesionales durante una jornada sobre perspectivas agropecuarias regionales, que organizaron la Universidad Nacional del Sur y la Asociación Argentina de Economía Agraria (AAEA).

PUERTO DE BAHÍA BLANCA: fundamental en la región para las transacciones comerciales.

“Si un sistema crece, todos nos vemos beneficiados. La apuesta debe ser a partir del desarrollo regional, ya que tiene un impacto directo sobre Bahía Blanca. Si logramos que la región crezca en su producción agrícola, ganadera, turística y demás lograremos un mejor nivel de logística de la ciudad y un mayor procesamiento de materias primas. En ese intercambio es donde todos saldremos fortalecidos”.

Para el ingeniero Pablo Pussetto, subsecretario de Producción y Empleo del municipio de Bahía Blanca, la clave es aplicar un sistema colaborativo.

“Uno no puede plantearse el desarrollo a partir de las debilidades. No toda la región va a tener un puerto, pero tener un puerto como región es apuntar al crecimiento”, añadió.

Pussetto aludió también a las energías renovables. “Ahí hay una sana competencia entre los municipios para capturar los proyectos. Es indudable que, a partir de la creación de una mesa con los ocho distritos más importantes de la región para discutir cuestiones comunes, lo que se debe pensar es cómo, en forma colaborativa, somos más eficientes en traer este tipo de propuestas. Independientemente de dónde se terminen radicando, lo que mejora es el nivel de vida de toda la zona”, explicó.

“El turismo es otro ejemplo, donde tendremos sinergia si logramos una mirada más regional”, aseguró el funcionario.

“Qué mejor que el turista que vaya a Sierra de la Ventana desde allí se promocione el turismo de playa; y desde la playa se haga lo mismo con el turismo de ciudad; y desde la ciudad con el turismo de campo. De este modo se logra mantener en sistema —y en la región— el mayor número de turistas para que aprecie varias propuestas si viene por una sola vez a esta zona”, dijo Pussetto.

Algunos de estos planteos fueron debatidos —este jueves— en el Departamento de Economía de la UNS, en Altos de Palihue, durante una jornada sobre perspectivas agropecuarias regionales, que organizaron la casa de altos estudios y la Asociación Argentina de Economía Agraria (AAEA).

PABLO PUSSETTO, subsecretario de Producción y Empleo del municipio de Bahía Blanca.

Conservación del medio ambiente

“La potencialidad del SOB está dada por la importante cantidad de agroindustrias radicadas, que hacen uso de los productos primarios y, a partir de ahí pueden agregar valor. En este sentido, veo mucho trabajo a futuro para poder potenciar aún más al sector y dejar de exportar solo productos primarios”, comentó la doctora Gabriela Cristiano, secretaria de Relaciones Institucionales y Extensión del Departamento de Economía de la UNS.

“Otro tema que se vincula, y que se viene, está relacionado a la generación de residuos y su posterior tratamiento”, agregó. Cristiano sostuvo que se puede ver al sector agropecuario no solo como un productor de alimentos, sino como un generador de energía.

“Esto es importante, ya que hoy tenemos una problemática ambiental, y marcos institucionales que, de alguna manera, regulan lo relacionado a los desechos orgánicos”, explicó.

“Básicamente se trata de biomasa de actividades diversas, desde el carácter primario hasta el industrial, lo que genera una nueva perspectiva para el desarrollo no solo de nuestro territorio sino de la Nación, porque hay políticas que vienen desde el ministerio de Energía y que establecen normativas para que el sector tome un rumbo diferente con la mirada en la conservación del medio ambiente”, aseguró la investigadora.

La demanda de carnes

“El SOB aún tiene aún un pequeño margen para la extensión del área agrícola”, aseguró el licenciado Jorge Ingaramo, a cargo de la Dirección de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca.

Al margen de las producciones consabidas, aquí hay elementos del turismo, de la economía del conocimiento y demás, que son sectores competitivos y con mucho potencial. También tiene poco, y mucho, al influjo de lo que suceda con Vaca Muerta, y otro tanto con las energías renovables”, dijo.

El economista también precisó cuál es el sector en el cual aprecia un mayor potencial productivo para la región. “En el sistema de ganadería advierto un cierto adormecimiento y, justamente, es ahí donde veo la mayor posibilidad de crecimiento”, aseveró.

“Observo una demanda futura de carnes. Así como en la década del 90 vimos que se venía una necesidad de proteínas vegetales, como soja y maíz, ahora lo advierto en la carne. Creo que, entre los sectores competitivos de la Argentina, está la ganadería”, aseguró Ingaramo.

Adelantar pasos en inversiones

“Estamos enfocados en detectar todas las dificiencias logísticas que existen y que, hoy, son un cuello de botella para el crecimiento del puerto de Bahía Blanca en cuanto a volumen y respecto de todo tipo de cargas”, aseguró el licenciado Rodrigo Torras, gerente general del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

“Tenemos el diagnóstico y sabemos qué es lo que se necesita. Estamos alineados con el Gobierno nacional para lograr traccionar obras que posibiliten desarrollos viales y ferroviarios que nos permitan crecer la capacidad de carga de exportación”, agregó. (La Nueva.)

Categorías

error: Content is protected !!