|  

“Realmente fue un año muy bueno en cuanto a rindes”, aseguró el ingeniero agrónomo Aldo Ceccolini

Resultados positivos para la cosecha fina. El profesional destacó que el éxito radicó en las precipitaciones que acompañaron al cultivo, en las temperaturas moderadas y en la escasa presencia de enfermedades foliares. También habló de perspectivas y de la repercusión que tendrá en la economía de los pueblos.

ALDO CECCOLINI. Ingeniero agrónomo.

La campaña de fina 2018/19 finalizó hace pocos días con rendimientos promedio que han superado ampliamente los valores del ciclo anterior en toda el área de influencia, salvo en aquellos lotes donde las tormentas con granizo generaron una merma notable en el rinde.

El ingeniero agrónomo Aldo Ceccolini mencionó rindes de 3500 a 4500 kilos en trigo y de 4500 y 5000 hasta lotes de 6000 kilos en cebada.

Este crecimiento en la producción se debió a las precipitaciones que acompañaron al cultivo en sus momentos críticos, a la temperatura moderada durante el llenado de grano y al uso de tecnología que permitieron al cultivo manifestar su potencial, aunque este año también coincidió que las enfermedades foliares no se dieron en demasía.

“La cosecha fina ha terminado con resultados positivos; realmente, fue un año muy bueno en cuanto a rindes; y se ha podido levantar el 100% de lo sembrado, salvo en algunos casos específicos, donde hubo eventos de piedra y viento”, dijo a CAMBIO 2000 el ingeniero agrónomo Aldo Ceccolini, haciendo su evaluación de lo que ha sido la recolección de fina en Adolfo Alsina.

“La afectación por los eventos climáticos, no ha sido importante en cuanto a cantidad de hectáreas; y se dieron básicamente en lo que es la zona de nuestro Distrito aledaña a Puan y Darregueira, donde aquellos productores que tuvieron la desgracia que la piedra pasara por sus sembrados, perdieron”, dijo.

“Los sembrados de trigo y cebada también sufrieron por los fuertes vientos, pero por fortuna no hubo daños significativos”, destacó Ceccolini.

“Creo que fue un año excepcional por la homogeneidad de los rindes, sobre todo en cebada; y hubo algunos lotes que superaron la media de la región con un 20%, un 30% y hasta un 40% superior a la campaña del año anterior, sobre todo en la zona de San Miguel Arcángel, donde se ha hecho mucha cebada”.

“Lo mismo ha sucedido con el trigo; y esto se ha dado como consecuencia de haber tenido una primavera y un fin de ciclo con temperaturas no muy altas, haciendo que el llenado del grano fuera bueno. También se dio que los sembrados no padecieran muchas enfermedades; y si bien se hicieron algunos tratamientos, los mismos no fueron de la misma escala que en la campaña anterior, cuando además debimos padecer la helada del 24 de noviembre, que afectó mucho los rindes reduciéndolos a la mitad de lo que se ha registrado este año, cuando tenemos de 3500 a 4500 kilos en trigo, y de 4500 y 5000 hasta lotes de 6000 kilos en cebada, lo que es importantísimo”, explicó el ingeniero agrónomo.

Con respecto a la variable precios, Aldo Ceccolini señaló que “con respecto al trigo, está comercializándose a 200 ó 205 dólares; bastante mejor que el año pasado; y aquel productor que tiene que vender por estos días, apenas finalizada la cosecha, porque ha llegado al presente en una situación financiera complicada o apremiante, dispone de un precio que le sirve, porque hablamos de valores muy buenos”.

“Este punto en especial, para la región y el Distrito, va a resultar de trascendencia en lo que hace a movimiento económico para los pueblos, porque creo que el campo va a aportar un porcentaje importante en el desarrollo comercial local, que es importante y viene bien a todos”, aseveró más adelante el titular de Agrotécnica Carhué.

En cuanto a cómo queda posicionado el productor de cara al futuro, en relación a la campaña de gruesa que está en marcha, Ceccolini manifestó que “el hombre de campo, con los resultados obtenidos con el trigo y la cebada, hoy está bien de ánimo, lo que se complementa con el hecho de que por el momento viene desarrollándose bien la campaña de gruesa, ya que hemos tenido lluvias en diciembre, que no tuvimos el año pasado, y esto hace que los girasoles estén desarrollándose correctamente, así como los cultivos de soja de segunda que se han hecho”.

“Todos estos factores hacen que tengamos una expectativa alta o interesante con respecto a la cosecha gruesa, que se darse, vendría a coronar un año de trascendencia para la actividad agrícola”, finalizó el ingeniero agrónomo. (Cambio 2000)

Categorías

error: Content is protected !!