|  

Para mantener la unidad, la UCR le pide a Vidal un reparto igualitario de cargos

David Hirtz, por su parte, sonó para ser el jefe de la bancada de Cambiemos en el Senado bonaerense, aunque la posibilidad fue perdiendo fuerza.

NEGOCIANDO. Luego de las elecciones, la coalición que será oposición está reconfigurando los términos de su acuerdo.

La Plata, (DIB).- El radicalismo bonaerense le puso precio a su continuidad en Juntos por el Cambio: le reclamará a María Eugenia Vidal la presidencia de una de las bancadas unificadas de la Legislatura, un lugar ente las autoridades parlamentarias y la mitad de los cargos en organismos de la Constitución que les correspondan como oposición.

Así lo definieron hoy legisladores e intendentes del partido que se reunieron esta tarde en el Senado bonaerense, comandados por el vicegobernador Daniel Salvador, para ordenar el frente interno antes de sentarse a negociar con el PRO el reparto de los espacios que les tocarán como oposición.

Aunque con algunas diferencias internas, el radicalismo provincial se mostró alineado en medio del convulsionado clima interno que se vive a nivel nacional, con epicentro en el Congreso de la Nación. De este modo, los «boina blanca» buscaron enviar una señal de unidad monolítica antes de iniciar las conversaciones por el reparto de poder con sus socios del PRO.

«A partir del 10 de diciembre cambia todo, hasta acá había que garantizar la gobernabilidad, pero ahora esperamos una relación más horizontal, con un reparto más equitativo de los espacios», aseguró uno los legisladores que participaron del encuentro.

En este escenario, el radicalismo pedirá, para mantener la unidad de Juntos por el Cambio, la presidencia de una de las dos bancadas de la Legislatura, y la vicepresidencia de la otra cámara. También reclama la mitad de los cargos en los organismos de control, que quedan en manos de la oposición.

Las negociaciones aún no comenzaron, pero en el radicalismo ya asoman algunos nombres: en Diputados Maximiliano Abad pedirá su continuidad frente a la bancada, pero el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, impulsa a Walter Carusso, aunque sin eco en el resto de la dirigencia. El vidalismo, en tanto, quiere que sea el actual subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, a quien responden varios de los nuevos legisladores.

En el Senado, en tanto, sonó el nombre del intendente de Adolfo Alsina, David Hirtz, aunque en las últimas horas esa posibilidad fue perdiendo fuerza. En Gobernación apuestan por la continuidad de Roberto Costa, actual jefe de bancada.

En cuanto a la situación del Congreso nacional, en donde se abrió una importante puja por la conducción del bloque radical de la cámara de Diputados, el radicalismo bonaerense acordó que sus legisladores nacionales apoyen a Mario Negri en confrontación con el gobernador mendocino y titular de la UCR nacional, Alfredo Cornejo, con quien Salvador mantiene una relación tirante.

Categorías

error: Content is protected !!