|  

Las alimenticias Arcor, Molinos y Ledesma presentaron balances en rojo

La crisis golpea duramente a compañías líderes en consumo masivo. Este año, Arcor perdió 2610 millones; Molinos, 1381 millones y Ledesma, 1109 millones. 

LLEGA A LOS MÁS GRANDES. La crisis tuvo su impacto en las grandes empresas.

Las familias Pagani (Arcor), Pérez Companc (Molinos Río de la Plata) y Blaquier (Ledesma)  anunciaron públicamente pérdidas millonarias en sus compañías insignia a raíz de la política económica de su viejo conocido, Mauricio Macri.

Arcor registró entre enero y septiembre pérdidas por 2610 millones de pesos, luego de que en el mismo período del año pasado tuviera un rojo de 6455 millones. En particular, el trimestre julio-agosto-septiembre, cuando se produjo la megadevaluación posterior a las PASO, le significó pérdidas por 3347 millones de pesos. “El resultado está en línea con el resto del sector de alimentos y bebidas”, indicaron desde la compañía.

En Molinos Río de la Plata, el período enero-septiembre dio como resultado pérdidas por 1381 millones de pesos, que se suma al rojo de 3261 millones del mismo período del año pasado. La azucarera Ledesma registró en nueve meses una pérdida de 1109 millones, mientras que el año pasado mostraba un rojo de 1567 millones de pesos.

“La rentabilidad de la compañía se ha visto afectada por la diferencia de cambio sobre la deuda en dólares, producida por la devaluación del peso. Se destaca que casi la totalidad de la deuda financiera en dólares vence en 2023”, explica Arcor. Los datos del balance muestran que el pasivo total pasó en un año de 74 mil millones de pesos a 79 mil millones, un incremento del 6,7 por ciento.

Por el lado de las ventas, el segmento de golosinas y galletitas registró en nueve meses operaciones por 23,3 mil millones de pesos, por debajo de los 24,2 mil millones del mismo período del año pasado. En galletas también hubo una baja de 17,9 a 17,8 mil millones de pesos y en alimentos, de 8,4 a 7,9 mil millones de pesos. Con el argumento de la caída de ventas y acumulación de stocks, Arcor viene achicando plantas y aplicando suspensiones. El caso más reciente es el despido de 42 trabajadores de su fábrica de San Luis.

En el caso de Molinos Río de la Plata, otro gigante del sector de la alimentación, el período enero-septiembre dio como resultado pérdidas por 1381 millones de pesos, que se suma al rojo de 3261 millones del mismo período del año pasado. La empresa controlada por la familia Pérez Companc maneja las marcas Matarazzo, Luchetti, Granja del sol, Gallo, Don Vicente, Terrabusi, Favorita, Canale, Cocinero, Lira, Cruz de Malta y Nobleza Gaucha, entre otras.

Sin los cuidados que muestran sus pares de Arcor, Molinos y Ledesma, la multinacional norteamericana Mondelez evaluó la realidad económica nacional. “Nuestra economía está afectada por un profundo proceso inflacionario, superior al 50 por ciento anual, la suba del dólar en este último año en más del 100 por ciento, las enormes dificultades para acceder al crédito y el impacto de las exponenciales subas de las tarifas han retraído el mercado por la sensible pérdida del poder adquisitivo del salario y la pérdida en este último año de aproximadamente 120 mil puestos de trabajo registrados”.

Mondelez produce las marcas Beldent, Bazooka, Bubbaloo, Cadbury, Cerealitas, Club Social, Halls, Mantecol, Milka, Oreo, Rhodesia, Shot, Terrabusi y Tita. (Página 12)

Categorías

error: Content is protected !!