|  

Indiana Guereño forma parte del documental “Fragmentos de una amiga desconocida” que se estrena hoy

La película, que se exhibe por primera vez en el cine Gaumont de CABA, cuenta el caso de injusticia real en el que la joven misionera Cristina Vázquez cumple prisión perpetua por un crimen que no cometió.

INDIANA GUEREÑO. La abogada carhuense preside la Asociación Pensamiento Penal.

(Cambio 2000).- “Fragmentos de una amiga desconocida”, la película documental que cuenta un relato de injusticia real, en el cual la joven misionera Cristina Vázquez cumple prisión perpetua por un crimen que no cometió, y que tiene a la abogada carhuense Indiana Guereño involucrada en el proyecto fílmico, en su calidad de presidente de la Asociación Pensamiento Penal, se estrena hoy -jueves 11 de julio- en el Cine Gaumont.

“La película cuenta la vida y la pesadilla judicial de Cristina Vázquez, que es una joven misionera que, condenada a prisión perpetua por un asesinato que no cometió, lleva más de una década privada de su libertad, en Misiones”, comentó Indiana Guereño a CAMBIO 2000.

Explicó que “las amigas de Cristina, en el año 2014, llegaron con el caso a la Asociación Pensamiento Penal, que es una organización no gubernamental a la cual pertenezco, y cuando leímos acerca del mismo, no pudimos creer lo que estaba sucediendo con esta joven, porque no sólo no hay ninguna prueba en su contra, sino que cuando las amigas, que también están en el proyecto de la película, llegaron a la Asociación, el caso ya tenía sentencia firme, con lo cual no había ningún recurso al cual apelar, ya que su defensa se había olvidado de presentar el último recurso posible ante la Corte, mientras ella estaba en Misiones esperando una sentencia que nunca iba a llegar”.

EL DOCUMENTAL SE ESTRENA HOY. La carhuense forma parte del proyecto fílmico.

“Desde la Asociación estudiamos el caso en profundidad, y luego, Cristina pudo presentar una nota manuscrita solicitando que revean su caso, explicando que su defensa se había olvidado de presentar un recurso; mientras de nuestra parte estamos poniendo toda la energía en que la Corte Suprema lea el expediente porque estamos convencidos que cuando esto suceda, tendrán que absolverla y liberarla, porque no hay una sola prueba en su contra”, sostuvo.

“A Cristina la acusan de haber asesinado a una vecina, en un hecho violento, de un golpe en la cabeza; y quien haya sido dejó un montón de rastros y huellas que no coinciden en absoluto con Cristina Vázquez, sencillamente porque ella, esa noche, estaba a 8 kilómetros del lugar, y hay dos personas que han declarado que había dormido en el domicilio de ellos ese día. La protagonista de este caso, en el momento en que suceden los hechos, en 2001, tenía 19 años, y había ido con una amiga, en transporte público, a ese lugar; al día siguiente regresó a su casa, y a los pocos días le golpean la puerta para decirle que había matado a su vecina”, apuntó la abogada.

“Ahí da inicio una pesadilla judicial que es lo que la película retrata: la historia de una mujer de un barrio muy humilde de Posadas, en situación de vulnerabilidad, que si bien contó con el apoyo de su familia, que puso hasta lo que no tenía para defenderla, no pudo demostrar su inocencia”, manifestó.

“No obstante -prosiguió Indiana-, tal como luego nos lo contó, Cristina siempre esperaba, primero estaba esperanzada en el estudio de ADN; creía que ahí sería liberada. Esto no sucedió, y siguió atada hasta el presente a esta causa, sólo por rumores y chismes de barrio, porque en ese momento, la policía salió a preguntar a ver quién había salido esa noche”.

INDIANA GUEREÑO, CON CRISTINA VÁZQUEZ (IZQUIERDA). La abogada carhuense protagoniza el documental de la mujer condenada por un crimen que no cometió.           

“La mujer asesinada había sido atacada a las 21:30, y el testigo, un vecino que estaba tomando mate enfrente, cuenta que la vio pasar a Cristina Vázquez a la tardecita. Ella era vecina también, y justamente estaba yéndose a tomar el colectivo para ir a Garupá. Así es como la agarraron, porque pensaron que si andaba por el lugar, y a la vez tenía mala junta, eran motivos para culparla. Ese día la apresaron a ella y a otras dos personas que tenían antecedentes penales, pero en realidad, en la escena del hecho, no hay evidencias de ninguno de los tres; pero lo que no se dice es que un electricista estuvo en la casa de la señora muerta hasta el horario del golpe; y ese testigo que estaba tomando mate enfrente, ve a este electricista irse rápidamente del lugar, subiéndose a la camioneta y partiendo, mientras que el gato de la señora sale en ese mismo momento como disparado del patio; o sea que allí algo había pasado; y sin embargo esa pista nunca se siguió”, relató Indiana Guereño sobre el caso judicial.

Más adelante, acerca de cómo llega la historia al cine, la presidenta de la Asociación Pensamiento Penal destaca que “la directora de la película conoció a Cristina Vázquez en una de las tantas liberaciones que ésta tuvo, y cuando Cristina vuelve a la cárcel en 2008, Magda Hernández, sintiendo que no podía ser que esa persona que ella conocía estuviese condenada, comenzó una investigación, en cuyo marco llega hasta nosotros, que estudiamos el expediente”.

“Ella también llevó al INCCAA el proyecto de hacer un documental con el caso; desde el Instituto la apoyaron con el financiamiento, y luego también se sumó Enrique Piñeyro para la última parte”, expresó.

“Por estos días estamos todos muy expectantes con el estreno, pero sobre todo, por lo que vaya a resolver la Corte, porque es inimaginable que Cristina esté perdiendo su vida en un penal, con una historia que arrancó cuando tenía 19, y ahora tiene 37”, subrayó.

“Cada vez que la iban a liberar, como cuando llegó el resultado de las pruebas de ADN, la hija de la señora fallecida, que trabaja en el Poder Judicial, puso el grito en el cielo, y la volvieron a encerrar; luego pasó lo mismo cuando llegó la prueba del pelo hallado en el lugar, que por supuesto, dio negativo. Es todo tremendo, y lo que hay que pensar es que sucesos como éstos, lamentablemente, son bastante comunes”, destacó Indiana Guereño.

Por último, la presidenta de la Asociación Pensamiento Penal señaló que “formo parte de una organización desde la cual nos desempeñamos por pura pasión, y me agrada que se conozca su accionar. Trabajamos allí en horarios robados a nuestras familias, y para hacerlo, debemos contar con apoyo, como en mi caso el de mi mamá Vilma, que se traslada a Buenos Aires para cuidar a mis hijos cuando debo viajar, como en este caso reciente en que fui a Misiones a mostrarle la película a Cristina, por lo cual estoy muy agradecida; o sea que para que alguien pueda ayudar a determinada persona, también hay otra que está ayudando, y eso es atrapante”.

Categorías

error: Content is protected !!