|  

Hernán Lacunza: “Hay que procurar bajar la carga impositiva sobre el sector privado”

“No hay margen ni para perder recursos ni para subir gastos”, aseguró el Ministro de Economía bonaerense. Su explicación respecto al traspaso de obligaciones a municipios, el impuesto inmobiliario y el tope de las tasas municipales.

EVOLUCIÓN. El Ministro de Economía bonaerense considera que “hay una evolución” entre los presupuestos presentados en su gestión.

-¿Por qué dice el Ejecutivo que este es el Presupuesto más equilibrado que han presentado?
-Es el cuarto que presentamos y en estos tres años la Provincia tuvo una evolución que nos permite ir pisando sobre tierra más firme, y construir sobre lo ya logrado en materia de previsibilidad fiscal y tributaria. En la Provincia nunca sobra ni va a sobrar nada; pero pasamos desde el desorden inicial del 2015, donde no teníamos para pagar aguinaldos, a esta situación donde no está en discusión la caja del día a día; y el debate es más sobre qué obras hacemos y cuáles no. La Provincia necesita 2.500 millones de pesos diarios para funcionar, y eso está garantizado; tenemos superávit corriente.

-De todos modos, en el juego de la política todos se quejan. ¿Qué se buscó con este Presupuesto y esta Ley Impositiva?
-La sociedad argentina ha evolucionado hacia una mayor demanda de servicios públicos en las últimas décadas, y eso requiere un financiamiento del Estado acorde. La Provincia tiene déficit agregado, porque una vez que incorporamos la obra pública pasamos de superávit al déficit. No obstante, debido a que hemos mejorado en cuanto a la previsibilidad, las reformas impositivas van en el sentido de bajar la presión tributaria consolidada.

-¿Cómo es eso?
-Ingresos Brutos es lo que más queremos bajar, porque es un impuesto distorsivo, regresivo, que pagan más los pobres que los ricos e interfiere en las inversiones y en la contratación de empleo; es más importante esa baja que las subas eventuales de otros impuestos sobre los bienes patrimoniales.

-El campo se queja por el aumento del inmobiliario.
-Entiendo. Pero insisto, para hacer justicia con el proyecto de Ley Impositiva, que hay una baja neta de impuestos provinciales. Esto ocurre por segundo año consecutivo. De hecho, el mismo proyecto que aumenta el inmobiliario rural cambia la alícuota de Ingresos Brutos a la producción primaria de 1,5% a 0,75%. Ya esa baja compensa el incremento (del inmobiliario). También hay una franja de pequeños productores (que facturan hasta $ 4,8 millones anuales) que está exenta.

-Pero no todos los campos producen cosecha.
-Los impuestos son un promedio, Uno no puede hacer un impuesto para cada campo, para cada hectárea. Por eso está también la valuación inmobiliaria, que no estaba hecha y la hicimos el año pasado. Ahí se mide el valor de cada propiedad y eso está en función de su productividad, de su infraestructura, de sus servicios. Eso es lo que se atiende con la valuación fiscal que se hace cada 10 años.

-¿La devaluación y la inflación de este año no ameritan un adelantamiento en el cambio de la valuación?
-Se hizo el año pasado, con lo cual el prematuro plantearlo, si bien es cierto que hubo una inflación mayor a la prevista este año. Por ahora no lo vamos a hacer.

-¿Hay margen para bajar un poco más Ingresos Brutos?
-A nosotros nos gustaría que Ingresos Brutos fuera cero, y vamos hacia una eliminación para las actividades productivas primarias y la industria. El Consenso Fiscal prevé que quede un impuesto a las ventas finales, que es mucho más sano, menos regresivo y no acumula en cascada. La baja en Ingresos Brutos que hicimos en ese tránsito de 2018 y 2019 es muy importante. Este año la Provincia devolvió al sector privado, por (la baja de) Ingresos Brutos, 18.000 millones de pesos, y el año que viene son 11.000 millones. Eso implica que en el valor de un changuito de supermercado de mil pesos antes había cien pesos de Ingresos Brutos, ahora hay 90 y el año que viene va a haber 85. Vamos hacia una baja de la presión tributaria consolidada.

-¿En cuántos años se dará ese intercambio entre Ingresos Brutos y el impuesto a las ventas?
-El Consenso Fiscal prevé que se llegue a esa instancia en el 2022. Respecto a sobre si hay margen o no para bajar más Ingresos Brutos, nos gustaría poder hacerlo, pero la Provincia tiene un déficit previsto en el Presupuesto de 40.000 millones de pesos, que es un 0,6% del Producto. Diría que no hay margen ni para perder recursos ni para subir gastos.

-Los intendentes, incluso radicales, no están de acuerdo con el tope del 38% a  los aumentos de tasas municipales. ¿Por qué lo requieren?
-Es una discusión más de fondo. Todas las administraciones, nacional, provincial y municipales, debemos procurar bajar nuestra carga impositiva sobre el sector privado. Lo que vemos a nivel municipal es una tasa de imposición muy heterogénea y en alguna medida anárquica. En el sector rural, la tasa vial por ahí cambia de un distrito a otro y significa que uno pague el doble que el vecino, y en el Conurbano pasa lo mismo con la tasa de seguridad e higiene. Eso es producto al orden tributario del sálvese quien pueda de la época anterior. Nosotros invitamos a los municipios a armonizar esa situación; ya con la Ley de Responsabilidad Fiscal y con el Consenso Fiscal incluimos un artículo que invita a rediscutir eso. Respecto del 38% de este año es para hacerlo homogéneo con el Inmobiliario provincial, pero estamos dispuestos a discutir la situación de cada municipio en particular; es una meta indicativa.

-Lo que había quedado suspendido hasta enero, que prohibía a los municipios cargar tasas a los servicios, ¿se va a empezar a aplicar efectivamente en 2019?
-Sí. Eso era una anomalía. Cuando las tarifas estaban distorsionadas había espacio para cargar allí otras cosas, pero ahora que vamos a reflejar realmente el costo de producción de los servicios, cada municipio debe armar su estructura de financiamiento sin cargarla sobre las tarifas de los servicios públicos.

“El mercado argentino está caro pero no imposible”

-¿Por qué la oposición dice que el endeudamiento supera los cien mil millones de pesos?
-No sé por qué lo dicen, están equivocados. El fondeo previsto en el presupuesto son 68.500 millones de pesos de mercado, es el más bajo de los pedidos de autorización de endeudamiento que hicimos en esta gestión, porque creemos que el crédito tiene la función de poder anticipar obra pública y tiene que ser decreciente. El año que viene va a ser ser del 1% del Producto (BI), en el 2016 fue del 2%, en 2017 fue del 1,40 y en 2018 el 1,24% del Producto, es decir que va en descenso. Después hay cosas que no son sumables, porque una cosa son bonos a diez años y otra son letras a 60 días, que son 8.500 millones de pesos los que pedimos.

“La deuda neta no aumenta”

-Una de las preguntas que le mandaron los legisladores de Unidad Ciudadana es ¿qué porcentaje de la deuda contraída en 2018 y 2019 se utilizará para cancelar amortizaciones e intereses el año que viene?
-La amortización del año que viene equivale al pedido de autorización de deuda, 68.500 millones de pesos. Con lo cual, lo que decimos ahí es que la deuda neta no aumenta. De la deuda que vence el año que viene, parte fue contraída en esta administración y parte es anterior. La verdad es que el concepto relevante es el de deuda neta, no el de deuda bruta. No entiendo muy bien esa pregunta de Unidad Ciudadana. Es una virtud no aumentar la deuda.

“Hay menos obra de la que nos gustaría, pero el doble que en 2015”

-¿Cerró con el gobierno nacional cómo van a llegar a los 19 mil millones de pesos que reclama la Provincia por la actualización del Fondo del Conurbano?
-No.

-En la Casa Rosada algunos afirman que pueden ser más.
-No sé quién dice eso, ojalá. No cerramos, y la verdad que no se va a definir ahora y tampoco tenemos claro cuándo ni el monto. Lo que sí sabemos es que no va a ser inminente, ni tampoco el mecanismo. Si va a pasar para el año que viene.

-¿Lo que llegue va a ser todo para obra pública?
-Si, es lo que nos falta, obra pública.

-El ministro Roberto Gigante dijo que en el presupuesto hay muy poca obra pública nueva.
-Hay menos obra de lo que nos gustaría; pero igual hay el doble que en 2015. Hay un 6% del presupuesto. En términos reales era 3,7 y ahora es 6. Nos gustaría que fuera 8% pero no nos alcanzan los recursos.

“La Provincia, en 2015, era el Triángulo de las Bermudas”

-Es el último Presupuesto del mandato, ¿qué es lo que espera dejar como ministro de economía a fin de 2019?
-Hay una figura muy representativa, que son las fotos de 2015 y 2019. La Provincia, en 2015, era un Triángulo de las Bermudas, tenía los impuestos más altos de su historia moderna, no hacía obras y tenía déficit. Cuando terminemos 2019 vamos a hacer por año el doble de obra, vamos a tener la mitad del déficit, y vamos a tener impuestos más bajos. En los tres vértices dejaremos una situación mejor; el doble de obras, de 3,7 a 6% del Presupuesto; la mitad del déficit, de 1% del Producto (BI) a 0,6; e impuestos más bajos: Ingresos Brutos de 4,4 a 3,8% del Producto. La obra la duplicamos el primer año y la mantuvimos en los tres siguientes, el déficit lo bajamos el segundo año de 1 a 0,5% del Producto y lo mantuvimos en ese nivel y los impuestos los bajamos entre 2018 y 2019. El legado de este primer mandato va a ser un punto de partida mejor que el que encontramos, sin pensar ni remotamente que no quedan cosas por hacer.

-¿Cuáles?
-Al inicio de mandato hicimos un inventario del déficit de infraestructura de escuelas, hospitales, rutas, hidráulica, agua y cloacas, y determinamos que el déficit era de 30 mil millones de dólares. En este primer mandato vamos a haber invertido 7.100 millones; es la cuarta parte. En diciembre de 2019 se van a poder sacar fotos de escuelas o rutas que no estén terminadas, pero va a faltar menos. No habrá guardias en mal estado, van a ver las rutas y las obras hidráulicas. Va a faltar un cuarto menos.

-¿El objetivo para un posible segundo mandato debería ser un cuarto más o más que eso?
-No, más que eso; porque hay una base, una inercia, mayor eficiencia en el gasto, menos gasto superficial, menos gasto político. Entonces debería haber más holgura para hacer obras. Vamos a tener el Fondo del Conurbano a pleno. A veces se habla mucho de los 19 mil millones de pesos de actualización, pero tenemos 70, debería ser 89 pero tenemos 70. Hasta 2015 era cero, entonces va a ser otro punto de partida.

Bono, aguinaldo y paritarias estatales

-¿El bono de fin de año que decidió Nación, lo van a incorporar a la paritaria o lo van a pagar por afuera?
-Es extra presupuestario, y respecto a esta coyuntura no tenemos definición. Escucho muchas conjeturas al respecto, pero no hay una definición oficial. Nos vamos a encontrar con los gremios en diciembre para cerrar el año, pero no tenemos determinado qué mecanismo usar.

-¿Es posible adelantar el aguinaldo en Provincia como lo hará Nación?
-Cuando tengamos definición lo comunicaremos; pero, como dice María Eugenia, no comprometemos nada que no podamos cumplir. Así que tenemos que ver cómo evolucionan los recursos este mes para poder saber con qué contamos. Hoy es prematuro dar una respuesta.

Pacto fiscal y asistencia a las comunas

-¿Los municipios que no firmaron el pacto fiscal quedan excluidos de algunas cuestiones de este presupuesto?
-No, porque eso está en la Ley de Responsabilidad Fiscal. Son unos 40 sobre 135. Los otros 95 adhirieron y tienen los beneficios previstos en la Ley, que son acceder a financiamiento para hacer obra pública y acceder a asistencia de la Provincia cuando tienen alguna contingencia o bache financiero.

-¿Cuántas comunas le pidieron asistencia financiera el primer año y cuántos le piden ahora?
-El primer año unos cien, y hoy unos 15, o menos.

“Recolectar residuos es responsabilidad de los municipios”

-Usted dijo que los municipios deben hacerse cargo del costo de la CEAMSE, y los intendentes aseguran que los excede. ¿La Provincia no tiene parte de responsabilidad en la disposición de la basura?
-Es una discusión más amplia que ahora estamos teniendo con Nación y las Provincias sobre cuáles son las funciones naturales, o los mandatos normativos de qué servicio público está en manos de cada nivel de gobierno. La recolección de residuos es una responsabilidad municipal, y es cierto que los municipios asumen otras responsabilidades que son del nivel provincial. No es que hay una verdad revelada pero hay que proveer el servicio público desde el nivel de gobierno donde sea más eficiente. Por ejemplo, con la salud tenemos un desafío relevante, porque hay municipios que brindan servicio de salud a sus vecinos y deben absorber los costos, y esa es una situación de inequidad. Y los residuos son una tarea municipal; que la Provincia lo haya asumido en el pasado es parte de aquella estructura de financiamiento desordenada.

(La Tecla)

Categorías