|  

Hantavirus: la OMS lanzó un alerta y le pidió al Gobierno “una gestión ambiental integrada”

La Organización Mundial de la Salud solicitó a las autoridades argentinas que incluyan en la prevención componentes clínicos, de laboratorio y ambientales para hacer frente a la enfermedad transmitida por ratas y otros roedores.

NUEVOS CASOS de hantavirus preocupan al gobierno, las organizaciones y la población.

Hace poco menos de cuatro meses el presidente de la Nación, Mauricio Macri, eliminó de un plumazo diez ministerios, entre ellos el de Salud. Ahora debe hacer frente a un brote de hantavirus, la enfermedad transmitida por ratas y demás roedores que avanza a paso firme. No sólo eso, sino que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un alerta sobre la situación argentina y solicitó al Gobierno “una gestión ambiental integrada”.

¿De qué se trata tal gestión? “La prevención debe incluir componentes clínicos, de laboratorio y ambientales”, advierten desde OMS. Cuestión que hubiese sido mucho más simple de lograr cuatro meses antes, claro.

En un comunicado, el organismo además dijo que de 29 casos de la enfermedad provocada por el virus transmitido por ratas y otros roedores, confirmados con pruebas de laboratorio entre fines de octubre de 2018 y el 20 de enero de 2019, casi el 60 por ciento correspondían a mujeres o niñas.

Alrededor del 50 por ciento de los casos confirmados, todos ellos en Epuyén, en la provincia de Chubut, en el sur de Argentina, informaron síntomas en las últimas tres semanas.

“La potencial transmisión de persona a persona está actualmente bajo investigación”, asegura la OMS y continúa: “No hay tratamiento, cura o vacuna para la infección por hantavirus y la tasa de letalidad puede alcanzar el 35-50 por ciento”.

Es por eso que la OMS recomendó a las autoridades sanitarias que estén atentas e intensifiquen los esfuerzos para detectar, investigar, gestionar y controlar los casos. “Se debe prestar especial atención a los viajeros que regresan de las áreas afectadas”, avisó.

“La prevención debe incluir componentes clínicos, de laboratorio y ambientales. Se recomienda la implementación de una gestión ambiental integrada, con el objetivo de reducir las poblaciones de roedores”, asegura el comunicado. (Infocielo)

Categorías