|  

En el año del 135° Aniversario de la institución, Carlos Cricco sigue presidiendo la Sociedad Italiana de Carhué

Va por su 19 año como titular de la comisión directiva. Entrevistado por este medio, contó sobre los proyectos en marcha y otros a concretar, donde resalta la continuidad de las mejoras en el histórico edificio.

CARLOS CRICCO Y LUCIANO CORRADINI. El histórico presidente, con uno de los socios recientemente incorporado a la comisión directiva.

CARHUÉ (Cambio 2000).- El 11 de mayo de 1884, la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos de Carhué cumple 135 años, así como menos de un mes después, el 6 de junio, se coloca la piedra fundamental para la construcción del edificio que hoy sigue en pie y de puertas abiertas a la comunidad, a través de las diferentes actividades que se propician desde la institución.

Este 135° Aniversario, como tantos otros antes, encuentran a Carlos Cricco al frente de la entidad, ya que fue reelecto en la asamblea realizada el pasado 2 de mayo.

Sobre el presente de la institución, el presidente destacó que “está en plena etapa de expansión, mejorando en lo edilicio y con una actividad cultural ininterrumpida, porque Tati Carranza con muy buen tino, está manejando el Taller Literario, y de ahí, hace un par de años, surgió un grupo de teatro propio, que hace sus presentaciones en el lugar, lo que resultó algo inédito desde que está hecho el teatro”.

En este sentido, Carlos Cricco recordó que “en cierto momento se hizo el intento de presentar una obra de teatro con un elenco propio, pero cuando el entonces director, de apellido Peucelle, quiso dar una obra de teatro, se encontró con que el estado del piso del escenario no era recomendable, y no se animó a trabajarla en el lugar. Este director era pintor y fue él quien pintó el telón, con un paisaje que remedaba en parte a una calle veneciana, pero cuando el edificio estuvo cerrado varios años desapareció junto con sillas, mesas, y demás”.

Luego agregó que “desde hace unos cuantos años también se dictan clases de lengua italiana, que actualmente, por razones de practicidad, se están dando en la casa de la profesora Cintia Cabezón”.

Interacción con la Escuela 3

“Asimismo, -prosiguió el presidente de los italianos-, estamos interactuando con instituciones locales; hemos trabajado por ejemplo con la Escuela 3, y ahora tenemos en manos un proyecto para dar lugar a una huerta orgánica, dirigida por las autoridades de la escuela, donde pueden trabajar los alumnos, que ese es un poco el sentido de crearla; pero tenemos el inconveniente de que no tenemos riego, y el agua sólo es proveniente de la red, lo que resulta costoso. No obstante, estamos intentando un contacto a nivel municipal para ver si podemos lograr algún tipo de apoyo para este proyecto conjunto”.

“La Sociedad Italiana siempre está interactuando; hemos trabajado mucho con las escuelas, a las que les hemos facilitado las instalaciones en algún momento, para que hagan sus cierres de año escolar, ferias de la ropa, y demás, así como hemos trabajado favoreciendo a un comedor barrial que estaba carente de recursos; y todo eso se da, porque en forma permanente estamos reafirmando el objetivo de cumplir algún rol en el marco de lo social”, destacó Carlos Cricco.

“También es muy interesante la relación que tiene la sociedad con quienes nos visitan; gratifica ver cómo a diario vienen turistas, sobre todo en verano, que se acercan, que se interesan y quieren conocer sobre la historia del lugar, entre otros aspectos; y en su mayoría, son descendientes de italianos”, destacó.

Obras en el edificio

Más adelante, y en referencia a los trabajos que se van desarrollando en pos del mejoramiento edilicio, el presidente, señaló que “por un lado está la cocina, a la que le falta muy poco, aunque no tiene gas natural instalado, porque es un proyecto con un costo alto que nos va a llevar tiempo hacerlo. Además, la semana próxima, el electricista terminará lo suyo, para dar paso al instalador del cielorraso, y una vez terminado eso, la cocina quedaría concluida. Es una dependencia totalmente nueva, que estaba obsoleta, en estado ruinoso, y optamos por lo más simple que fue demoler y sobre esos cimientos levantar la nueva cocina, con pisos también nuevos, y aberturas en pinotea que dan al espacio un toque muy lindo”.

Cricco agregó más adelante que “también estamos tratando de recuperar el sector antiguo que es donde funcionó la Escuela 3, que visto de frente es el ala izquierda del edificio. Ahí tenemos una parte que está muy agrietada. Con el ascenso de la napa freática parte de la estructura se quebró adentro, que es donde hay una arcada que hoy está apuntalada y que gracias a eso se mantiene. Por eso vamos a colocar dos vigas, dos perfiles doble T que van a cumplir la función de soportar todo ese peso, y eso nos va a permitir ya pensar en un posible proyecto”.

“La idea última es instalar un restaurant, porque las dimensiones dan, el estilo también, y siempre estamos pensando en alguna pizzería, o algo relacionado con la gastronomía y que tenga relación con nuestra historia italiana”, subrayó.

“Estamos tirando alternativas, pero hoy son ideas posibles; en cambio, cuando empezamos a trabajar en esto, en el año 2000, era utópico pensar en desarrollar ese tipo de proyectos cuando había tanto por hacer; pero ya se hizo mucho, y no es tanto lo que falta; el tema es mantener este edificio que es muy antiguo, y sostenerlo es costoso”, afirmó.

19 años como presidente

Por otro lado, acerca de los 19 años que lleva al frente de la Sociedad Italiana, Carlos Cricco aseguró que “empecé a trabajar en enero del 2000; el mismo año en que empezó la recuperación, después de un intento de demoler el edificio”.

“Tuve la suerte de dar con un grupo que apoyó la idea de recuperar el edificio y la institución, y a partir de ahí empezamos, sin prisa pero sin pausa”, resaltó.

“El proyecto que nos hemos trazado es ambicioso; tenemos pensado retornar el estilo de la verja que tiene, al cual le faltan las rejas y ya estuve conversando el tema con albañiles locales que nos dijeron que es posible, que se trata de conseguir los moldes para mantener el estilo de las columnas que todavía están. Pero hay prioridades, ese es el punto”, dijo.

Consultado acerca de si han solicitado algún tipo de ayuda a nivel municipal, el presidente de los italianos precisó que “nosotros nunca dejamos de tocar timbres, lo que pasa que somos conscientes del momento difícil por el que atraviesa el país y esto no es una isla, entonces siempre tratamos de estar cerca de la municipalidad, pero tampoco nos gusta vivir a expensas del Estado; convengamos que siempre tratamos de ser independientes, y desde el inicio marcamos esa pauta, al margen de que el edificio fue declarado histórico a nivel municipal, por ser el de la institución más antigua del Distrito, y con el edificio más añoso de los que aún quedan en pie, incluso anterior al de la vecina ciudad de Pigüé, que se fundó en diciembre de 1884”.

Recursos

Haciendo referencia al modo en que se sustenta la institución, su presidente apuntó que “la Sociedad Italiana obtiene recursos a través de la cuota social que aportan unos 125 socios, y por la actividad que desarrolla en la Plaza Levalle en las noches del bailódromo y algún otro evento”.

“Con Diego Mayer hemos conseguido desarrollar una actividad importante en los bailes del verano y eso nos ha permitido recaudar bien; el ingreso es importante y cuando tenemos un excedente de pesos, compramos materiales de construcción, teniendo en consideración que la inflación te devora lo que recaudas y es insaciable; entonces, de alguna manera hay que cubrirse y lo hacemos comprando materiales, dejando algo aparte para la mano de obra, que si bien no tiene el incremento que sufren los materiales de construcción, igual va subiendo”, apuntó.

“Además, con Diego Mayer tenemos un vínculo en cuanto a la venta de la rifa que le permite a él ir mejorando año a año la contratación de los grupos musicales en el bailódromo, y a nosotros nos permite trabajar. Esa actividad que propone, a Carhué le da una movida importante porque hay un antes y un después. Empieza la actividad en el bailódromo y hay vida, pero cuando finaliza, el pueblo se cae de tal manera que parece que el verano termina. Mientras dura la actividad la plaza tiene movimiento, música, gente, y parece otro pueblo”, puso de relieve.

Por último, Carlos Cricco quiso hacer su agradecimiento “a la comunidad por el apoyo que permanentemente nos brinda, porque tenemos un caudal de socios que no es importantísimo pero son personas que están permanentemente colaborando con nosotros, lo que es para destacar”.

La nueva comisión directiva

CARLOS CRICCO. va por su 19º año consecutivo como presidente de la Sociedad Italiana.

En la asamblea general ordinaria del pasado 2 de mayo se renovó la comisión directiva de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos de Carhué, que continúa bajo la presidencia de Carlos Cricco.

La comisión se compone de la siguiente manera: PRESIDENTE: Carlos Eduardo Cricco; SECRETARIA: Nancy Ramírez; TESORERA: María Paola Terracina; VOCALES TITULARES: Valeria Andrea Cricco, Elsa Elena Carranza, Cintia Paola Cabezón; VOCALES SUPLENTES: Antonio Arena, Alicia Cifuentes y Miguel Aníbal Franceschelli; COMISION FISCALIZADORA – TITULARES: Luciano Corradini, Lucía Lourdes Rosta, Ricardo Alberto Junco; SUPLENTES: Romina Paola Olivetti, María Laura Cosmelli y Aldo David Ceccolini.

Categorías