|  

El gobierno autorizará la compra de 300 pistolas taser

El gobierno busca que las pistolas eléctricas se utilicen en aeropuertos y estaciones de trenes.

PATRICIA BULLRICH, Ministra de Seguridad, promotora de la utilización de armas eléctricas.

El Gobierno volvió a la carga nuevamente con las pistolas Taser, un arma que dispara una descarga eléctrica para inmovilizar a la persona. El presidente Mauricio Macri retomó la iniciativa impulsada en sus tiempos de jefe de Gobierno porteño para llevarla ahora a una mayor escala: autorizaría la compra de unas 300 pistolas para su uso en lugares de concurrencia masiva como aeropuertos y estaciones de trenes.

La propia ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, resaltó en varias oportunidades la importancia de contar con un arma no letal. Según trascendió, la cartera que conduce Bullrich pretende comprar unas 300 unidades de estas pistolas, a un precio de 3.000 dólares cada una.  

La utilización de pistolas taser fue denunciada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya que, al no dejar marcas físicas, podría ser utilizada como un elemento de tortura.

Luego de las denuncias realizadas por los organismos de derechos humanos, en 2016, la Corte Suprema dejó firme un fallo que avaló la implementación de las Taser X 26. Estas armas tienen la capacidad de inmovilizar de forma instantánea a quien recibe la descarga, que genera múltiples contracciones musculares por segundo.

Las Taser tienen un alcance de hasta 8 metros y, salvo que sea utilizada en la zona de los ojos, los especialistas sostienen que no deja daños físicos a la vista.

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, confirmó la compra de las pistolas Taser, que consideró como fundamentales para que un policía pueda detener a “un delincuente en una situación donde esté con un cuchillo, una botella o sacado por las drogas, por ejemplo”. “Argentina tiene falta de armas intermedias entre la pistola y el bastón. Tiene que haber armas no letales para que la policía pueda actuar”, confirmó el funcionario en declaraciones periodísticas.

Burzaco justificó su uso en aeropuertos, estaciones de trenes u otros lugares donde “hay mucha gente acumulada”. “Un disparo mal tirado o una bala perdida puede matar a una persona inocente”, afirmó el funcionario, que aseguró que en los lugares donde “la Nación tiene jurisdicción” incorporarán las Taser. 

Sobre la crítica realizada por los organismos de derechos humanos, el funcionario intentó saldar la polémica citando el fallo de la Corte. “La Justicia falló hace varios años a favor de la Ciudad para su uso. Además si cada tema nos va a traer una reminiscencia no vamos a poder usar ningún arma. Tiene que haber un criterio de racionalidad, estas armas se usan en cientos de países y particularmente en el caso de las Taser están aprobadas por el RENAR hace mucho”, dijo por último.

De acuerdo a la información que publicó el diario Clarin, Bullrich instruyó a sus funcionarios a que evalúen los costos y la cantidad de armas que necesitará para cubrir con esta primera etapa de implementación. Según cálculos que hacen en Seguridad, requeriría no más de 300 pistolas.

Además de Estados Unidos, las Taser se usan en Brasil, Colombia y México. (Página 12).

Categorías