|  

Deuda: Dos grupos de bonistas advierten que aún no hay acuerdo

Los tenedores de bonos que lideran a los acreedores BlackRock, Ashmore, Fidelty y Exchange, por su parte, se quejaron de «la falta de compromiso serio por parte de las autoridades argentinas». Hoy el Club de París reivindicó las cláusulas bajo las que el Gobierno quiere negociar el canje.

TRES HABRÍAN ACEPTADO. Gramercy, Fintech, Greylock y Oaktree son los fondos que habrían dado el vistobueno.

Los dos grupos de bonistas con posturas más duras frente a la renegociación de la deuda advirtieron que aún no hay acuerdo y que la última «interacción sustantiva» con el Gobierno argentino fue el último 17 de junio, pese a las versiones que circularon sobre conversaciones más recientes.

El grupo Ad Hoc, que lidera BlackRock y también integra Ashmore y Fidelity, y Exchange (del canje 2005) difundieron un comunicado en conjunto en el que criticaron «la falta de compromiso serio por parte de las autoridades argentinas».

El cuestionamiento ocurre en plena pulseada del equipo económico de Martín Guzmán por conseguir los avales necesarios de estos grupos que le permitan activar las cláusulas de acción colectivas (CAC), reivindicadas por el Club de París, tras rechazar de plano la exigencia de Ad Hoc quien reclamó que todos los nuevos títulos que se emitan en el canje reciban el contrato de los bonos de 2005.

Los grupos consideraron que la situación es «preocupante» ya que «el tiempo es esencial y todas las partes deben centrarse en evitar los devastadores costos jurídicos y económicos de un incumplimiento prolongado».

«Los acreedores siguen dispuestos a participar de manera constructiva para llegar a un acuerdo consensuado que la Argentina y sus acreedores puedan apoyar», subrayaron.

El Gobierno ya envió una nueva versión de la oferta de canje de los USD66.200 millones de deuda externa que negocia con los bonistas. Según adelantó, supera los USD50 por cada USD100 de valor nominal que planteó el Fondo Monetario Internacional (FMI) y además, tiene el aval del organismo.

Fuentes al tanto de las conversaciones aseguraron que la nueva propuesta no surgió del equipo de Guzmán sino de un tercer grupo de acreedores con posiciones más cercanas al Gobierno, lo que destrabó el apoyo del Fondo.

La nueva oferta descarta la extensión del marco legal de 2005 que da más herramientas para litigar a los acreedores, a todos los nuevos bonos. Tampoco incluye la renuncia a la inmunidad soberana de entes públicos que podría habilitar embargos, por ejemplo, del FGS de la Anses y a la posibilidad de reasignar las series de los títulos elegibles en los que no se alcancen las CAC. 

El Club de París reivindicó las CAC pautadas desde 2014, el marco legal bajo el que busca negociar el Ministerio de Economía, al afirmar que fueron diseñadas para evitar problemas en las reestructuraciones de deuda soberana y riesgos en el sistema financiero mundial. Las nuevas CAC establecen un piso menos elevado de adhesiones entre los tenedores para habilitar canjes generalizados (entre 50% y 66% en el caso de los bonos argentinos post 2016 en lugar del 75/85% de las CAC 2005). (BAE)

Categorías

error: Content is protected !!