|  

Concejo: Se aprobó una ordenanza de protección al artesano, y de preservación, desarrollo y difusión de la actividad y sus productos

PROTECCIÓN AL ARTESANO. La ordenanza, cuyo proyecto fue presentado por el concejal Montenegro, se aprobó por unanimidad en el Concejo Deliberante.

CARHUÉ (Cambio 2000).- Por unanimidad, y después de ser estudiado el proyecto de autoría del concejal Facundo Montenegro, del bloque Cambiemos, en la comisión de Legislación, el HCD aprobó una ordenanza de protección al artesano, y de preservación, desarrollo y difusión de la actividad y sus productos.

La nueva norma se sancionó en la necesidad de bridar un marco legal a la actividad del artesano, que es de características especiales, más aún en un Distrito de creciente actividad turística.

Al dar aprobación a la ordenanza, el Concejo consideró que la artesanía es un importante recurso para un turismo que gusta de apreciar las expresiones populares del arte local y/o regional en diversos materiales; que los recursos naturales son un atractivo turístico que junto con las peculiaridades culturales diferencian unas zonas de otras, otorgándoles una identidad propia; y en Adolfo Alsina se conjugan estas características naturales y culturales en la elaboración de artesanía.

También se tuvo en cuenta que es sumamente significativo mostrar la importancia de la artesanía como producción patrimonial cultural sustentable, susceptible de ser promovida como atractivo turístico y generadora de ingresos, además de promover la identidad colectiva de un pueblo y la conservación de sus recursos naturales; que el desarrollo sustentable considera importante el respeto a los recursos naturales, así como a los diferentes estilos de vida, costumbres, creencias y valores vinculados con la riqueza cultural de los pueblos; y que la artesanía constituye importante y potencial fuente de trabajo.

Por tales consideraciones, se instruyó la ordenanza como sistema de protección al artesano, y de preservación, desarrollo y difusión de la actividad artesanal y sus productos. Y en la misma se aclara que se considera artesano, a toda aquella persona física, que de acuerdo a su oficio, sentimiento, ingenio y trabajo, logra la creación de obras o productos por intermedio de la habilidad de sus manos, utilizando técnicas, materiales y herramientas que el medio ambiente del cual forma parte le provee.

La ordenanza expresa además que todas las piezas artesanales estarán destinadas a cumplir una función utilitaria o decorativa, expresando creatividad y poniendo de manifiesto, calidad, técnica, transformación de materia prima, nobleza de materiales, diseño y función; y se considerarán seis grandes grupos o rubros de artesanías: Las Etnográficas o Indígenas; o sea aquellas que realizan los pueblos o comunidades indígenas, utilizando para la realización de los trabajos, técnicas, útiles, herramientas tradicionales y materiales que exclusivamente les proporciona la naturaleza en el lugar donde residen.

Las artesanías Folclóricas o Tradicionales: son objetos producidos con utilización de materia prima local y procesos de transformación y elaboración basados en conocimientos transmitidos de generación en generación, con las variaciones propias que le imprime el Artesano, debiendo ser expresiones representativas de la cultura e identidad de su comunidad.

Las artesanías de Proyección Folclórica: Su forma de elaboración, parte de las raíces tradicionales y mantiene su identidad con el medio, este rubro se ubica en nuestro tiempo y espacio y  por lo tanto, el resultado de su elaboración puede ser utilitario o decorativo; y para el acabado de las piezas, el artesano de proyección, que generalmente tiene formación académica y/o institucionalizada (Escuela metodizada de Artes Plásticas, de Artesanías, Técnicas o Talleres), se vale de elementos técnicos modernos, primando siempre el concepto de que la habilidad y el trabajo manual, debe prevalecer sobre la máquina o la herramienta.

Las artesanías Urbanas, son los objetos cuya imagen es el producto de la universalización de los pueblos, expresando a través de técnicas, materiales e insumos que provee el medio urbano, creando manualmente, objetos que revelan el ingenio y capacidad creativa del ejecutante; y las artesanías Alimentarias, que son los dulces y conservas, licores y maceración de frutas, carozos, hierbas, elaborados mediante técnica manual, sin uso de productos químicos, ni conservantes, ni espesantes, usando insumos de primera calidad.

Asimismo, queda establecido que solamente se habilitará como artesano, a aquellas personas que justifiquen plenamente su condición, debiendo para ello, exponer piezas en cuya producción tenga participación. Todo producto que no pertenezca a las condiciones enunciadas, será considerado de reventa y su comercialización quedará terminantemente prohibida en los espacios habilitados como feria artesanal, salvo disposición del Departamento Ejecutivo en contrario.

Las actividades que exploten la producción o reproducción de productos obtenidos mediante técnicas y/o procesos industriales, no se considerarán artesanales. Tampoco se considerarán como tales los trabajos seriados o moldeados y las personas que los comercialicen.

En tanto, la Municipalidad, procederá a la confección de un Registro de Artesanos, debiendo realizar en cada caso, la apertura de un legajo para cada inscripto, donde se consignarán los datos personales del interesado, rubro artesanal, antecedentes y actuaciones que pudieran distinguirlo y la aceptación de lo normado por la ordenanza. Además, se otorgará a cada artesano, con carácter precario, un carnet en el que deberán consignarse claramente datos personales, una foto digital del mismo, rubro Artesanal al que pertenece y fecha de inscripción en el Registro de Artesanos; y los interesados en ser incluidos en el mismo, deberán presentar ante la comisión evaluadora que se integrará al efecto, un número de piezas o elementos representativos del rubro artesanal en que desarrolle su actividad, de modo tal que resulte posible realizar una cabal evaluación de los productos y valorización del trabajo ejecutado.

El Municipio se reservará el derecho a suspender o revocar el carnet en los casos en que el artesano incurriera en infracciones a lo normado, como así también, en los casos que se detectaran faltas a las normas de comportamiento ético y social cuyo cumplimiento será exigido en forma permanente.

En cuanto a las ferias y/o exposiciones que se realicen en Adolfo Alsina, la ordenanza dice que será la Municipalidad la que habilite los predios en los que las mismas se pretendan realizar; en las mismas, los participantes deberán observar las más estrictas normas de higiene y comportamiento ético y social; y se permitirá la exposición de un artículo artesanal que, por su bajo costo, pudiera considerarse de venta masiva, siempre que no supere el 20 % del monto total de lo expuesto.

Asimismo, se manifiesta la prohibición de exponer trabajos realizados por artesanos no inscriptos en el Registro Municipal.

Por otra parte, en cuanto a los espacios de trabajo, la norma indica que se denominará exclusivamente Taller Artesanal al sitio en el cual el artesano residente designe en su vivienda para la exposición y venta únicamente de su propia producción. En tanto, el artesano se comprometerá a tener abierto su taller los fines de semana, las temporadas turísticas de vacaciones estivales, invernales, Semana Santa y fines de semana extensos, procurando fuera de dichos períodos, proporcionar un mínimo de atención indispensable, salvo el día que determine como franco o período vacacional, los que deberán ser debidamente explicitados, a fin de evitar que el visitante interesado se traslade inútilmente a sitios cerrados lo cual va en detrimento de la actividad turística.

El sitio de exposición, venta y/o trabajo deberá sujetarse a las normas de moral e higiene, y en el taller deberá exhibirse el certificado otorgado por la Comuna que lo designa como tal, así como el carnet habilitante de cada individuo.

Categorías