|  

China probará con sus soldados la primera vacuna contra el Covid-19

China aprobó este lunes una nueva vacuna contra coronavirus para uso interno en el Ejército, desarrollada por el Instituto Científico Militar y la compañía biofarmacéutica china CanSino Biologics. El alcance de la vacuna más allá del Ejército chino no podrá ampliarse sin la aprobación de las autoridades militares.

ENTRE 12 Y 18 MESES. Es el período regular para que una nueva vacuna esté disponible, según la OMS. No obstante, China aceleró los procesos.

China aprobó este lunes el uso entre los soldados de su Ejército de una vacuna para el coronavirus desarrollada por el Instituto Científico Militar y la compañía biofarmacéutica china CanSino Biologics. Con sede en la ciudad nororiental de Tianjin, esta compañía indicó también este lunes que su nueva vacuna recombinante de coronavirus – cuyo vector es el adenovirus Ad5-nCoV– fue aprobada por las fuerzas armadas el pasado 25 de junio para su “uso por los militares”, en el marco de las “medicinas para necesidades especiales”, según algunos medios locales.

De hecho, hace cinco días, la Academia de Ciencias Militares dijo que los científicos chinos “habían logrado un gran avance en el estudio de los nuevos anticuerpos contra el coronavirus”. CanSino no ha explicado si la inoculación de la vacuna entre las tropas chinas va a ser obligatoria u opcional, esgrimiendo –en un correo electrónico a Reuters– secretos comerciales.

En todo caso, el visto bueno de los militares está en línea con la decisión de China, a principios de este mes, de ofrecer otras dos candidatas a vacunas a los empleados de empresas estatales que viajaran al extranjero. El Ad5-nCoV es uno de los ocho aspirantes a esa profilaxis de China aprobados para ensayos en humanos en el propio país asiático para las enfermedades respiratorias causadas por SARS-CoV-2. El tratamiento también tiene luz verde para pruebas en personas en Canadá.

La farmacéutica informó de que los ensayos clínicos de fase 1 y fase de II de la vacuna se llevaron a cabo en China y que la fase 2 se completó el pasado 11 de junio. Además, señaló que las pruebas confirmaron la “buena seguridad de la vacuna” así como su “alta inmunidad” y un adecuado nivel de respuesta inmune celular. “Los resultados continuos de las pruebas muestran que la vacuna Ad5-nCoV tiene potencial para prevenir enfermedades causadas por el SARS-CoV-2”, aseguró CanSino Biologics.

De todos modos, los ensayos en fase 1 –cuyos resultados se publicaron en The Lancet, el pasado 13 de junio– mostraron que muchas personas presentan inmunidad preexistente al adenovirus que se usa como columna vertebral de esta vacuna, un problema que los expertos ya esperaban que ocurriera, lo que puede limitar el éxito masivo del tratamiento.

El uso de este inyectable ha sido aprobado únicamente para su “uso interno en el Ejército” y su alcance “no puede ampliarse” sin la aprobación de las autoridades militares.

Un equipo dirigido por Chen Wei, investigador de dicha Academia, descubrió el primer anticuerpo monoclonal neutralizante altamente eficiente y los resultados de ese estudio fueron publicados por la revista Science el pasado 22 de junio. La propia Academia recibió a principios de este mes una nueva autorización para probar en personas otra candidata a inyectable.

La vacuna recombinante de vector de adenovirus desarrollada por el equipo de Chen había sido la primera del mundo en entrar en la fase 2 de ensayos clínicos. Sin embargo, todavía no se han publicado los resultados completos de los ensayos de dicha fase. CanSino Biologics desarrolló junto a la Academia Militar de Ciencias china una vacuna contra el virus del ébola que obtuvo una licencia provisional en 2017. No obstante, al prácticamente concluir la epidemia del ébola, la vacuna no alcanzó la fase 3 de ensayos clínicos y permaneció como reserva nacional de emergencia.

Esta compañía fue creada en 2009 en Tianjin y se centra principalmente en el desarrollo y producción de vacunas. En marzo del pasado año, se convirtió en la primera compañía fabricante de este tipo de medicamentos de la China continental en cotizar en la bolsa de Hong Kong.

El 24 de junio la farmacéutica estatal china Sinopharm anunció que comenzaba la fase 3 de las pruebas clínicas en Emiratos Árabes Unidos de una posible vacuna, desarrollada conjuntamente con el Instituto de Productos Biológicos y Virología de Wuhan y la Academia China de Ciencias.

Habitualmente, el período para que un inyectable de este tipo pueda estar disponible para su uso a nivel masivo es de al menos entre 12 y 18 meses, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque China ha acelerado los procesos debido a la emergencia sanitaria mundial y ha permitido que se lleven a cabo al mismo tiempo algunos estudios en la primera y segunda fase. (La Vanguardia)

Categorías

error: Content is protected !!