|  

Berni propuso «un año de trabajo por uno de libertad» para los presos bonaerenses

El ministro sugirió establecer un sistema similar al brasileño, en medio del debate por la superpoblación carcelaria. Aclaró que se trata de «una idea para debatir» y no «un proyecto definido».

«UNA IDEA PARA DEBATIR». Así lo definió Berni, y no como un proyecto definido.

En el marco del debate por la superpoblación carcelaria en la Provincia, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, sugirió ayer que una posible solución sería la de implementar un sistema que le otorgue a los presos un año de libertad por cada año de trabajo productivo que realicen.

El canje del “uno por uno”, como lo llamó, está inspirado en un sistema en este sentido que se implementa en Brasil, y en base al que el ministro de Seguridad pretende dar el debate en la Provincia, en atención a la alta incidencia de reinserción del delito.

En este sentido, la idea de Berni apunta a una reducción de las penas en el marco de un sistema de recompensas que reúna las condiciones de buen comportamiento y trabajo productivo de un año de prestaciones en este sentido por un año de reducción de la condena correspondiente. Desde el entorno del funcionario provincial indicaron que el objetivo principal sería la obra pública. “No se trata de un proyecto que hoy tenga ya una forma definida sino de un idea para debatir”, indicaron.

Berni realizó estas declaraciones al presentarse en un programa de TV, en el que, además, advirtió sobre la necesidad de que el Estado reforme la reglamentación de ley de empleo público y habilite la admisión de trabajadores con antecedentes penales.

Las declaraciones del nuevo ministro se dan en el marco del debate por la superpoblación carcelaria y la emergencia penitenciaria prorrogada por el ministro de Justicia, Julio Alak. En ese sentido, Berni afirmó que se debe avanzar en una reforma penitenciaria con una “mirada integral para que los internos puedan insertarse en la sociedad”.

Al describir que en las comisarías bonaerenses hay actualmente 4.300 detenidos cuando en espacios para 1.700 plazas, advirtió que “de nada sirve “liberar presos porque no hay lugar sino tenemos una mirada reparadora”. Y que una posibilidad para revertir esa problemática es avanzar hacia el modelo penitenciario breasileño, donde se facilita a los presos una especie de “canje” de un año de trabajo productivo en, por ejemplo, la construcción o reparación de escuelas, viviendas u otros servicios públicos, por un año de libertad. (El Día/La Brújula)

Categorías