|  

Argentina lidera el consumo de bebidas azucaradas y galletitas en la región

Un informe de la Organización Panamericana de la Salud advirtió sobre el aumento en la ingesta de alimentos procesados, lo que calificó como “una amenaza para la salud y el bienestar de todos los países de América Latina y el Caribe”.

El aumento de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad amenaza la salud y el bienestar de la región (Shutterstock)

“En los últimos decenios, el rápido aumento de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad, la diabetes y otras enfermedades no transmisibles amenaza no sólo la salud y el bienestar de todos los países de América Latina y el Caribe, sino también sus perspectivas económicas, ahora y en el futuro”.

El informe difundido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó que “los productos ultraprocesados suelen contener pocos o ningún alimento entero: son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos”.

Y tras señalar que “se incluyen entre ellos las bebidas gaseosas y otros jugos y bebidas azucarados, los snacks dulces y salados, los caramelos (dulces), los panes industriales, las tortas y galletas (bizcochos), los cereales endulzados para el desayuno, los productos cárnicos reconstituidos y los platos previamente preparados”, el documento asegura que “además de azúcares, aceites, grasas y sal, los productos ultraprocesados incluyen sustancias también derivadas de alimentos, pero no usadas en la comida casera, como los aceites hidrogenados, los almidones modificados o los aislados de proteína, y aditivos como los potenciadores del color, el sabor y el aroma”. Los aditivos se emplean para imitar y aumentar las cualidades sensoriales de los alimentos naturales o para ocultar las cualidades no atractivas del producto final.

Para la elaboración del informe se describieron las tendencias observadas y previstas en las ventas per cápita de alimentos y bebidas ultraprocesados entre 2009 y 2019 en la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela, que en el 2014 representaban 80% de la población de América Latina.

Entre las categorías de productos analizadas, las bebidas gaseosas aportaron una quinta parte o más de la energía alimentaria en todos los países y fueron el primer o segundo producto más consumido por lo que se refiere a energía alimentaria: 25% en Argentina y en Perú, 23,5% en Chile, 21,7% en México, 20,4% en Colombia, 20,2% en Venezuela y 20,1% en Brasil.

Las galletitas (bizcochos), en tanto, presentaban unos datos más variables, pero en total también contribuyeron en gran medida en todos los países y fueron el primer o segundo producto más consumido en cuanto a energía alimentaria: 31,4% en Argentina, 26,9% en Perú, 20,7% en Brasil, 17,2% en Venezuela, 15,6% en Colombia, 12,0% en México y 10,7% en Chile.

“No es que los alimentos sean saludables o no sencillamente por el hecho de estar ‘procesados’ -destaca el informe-. Toda discusión trascendente del procesamiento de alimentos requiere utilizar terminología específica, con definiciones claras que se apliquen de manera universal. Muchos tipos de procesamiento son indispensables, beneficiosos o inocuos. En cambio, otros son perjudiciales, tanto para la salud humana como de otras maneras. Una comprensión cabal de la importancia del procesamiento de los alimentos depende y puede derivarse de una clasificación de los suministros de alimentos y patrones de alimentación que distinga los tipos y los usos del procesamiento”. (Infobae)

Categorías

error: Content is protected !!