|  

Argentina le ganó a Francia y jugará la final del Mundial de Básquet

La Selección dominó a Francia con un Scola intratable (28 tantos y 13 rebotes) y Manu Ginóbili como hincha N° 1 en Pekín. Ambos habían jugado en la anterior definición mundialista argentina, en Indianápolis 2002. El domingo espera España, que venció a Australia.

FINAL. Argentina jugará la final del Mundial de Básquet contra el seleccionado de España,

Argentina llegó a la final del Mundial de Básquet tras vencer 80-66 a Francia, que venía de bajar a Estados Unidos. El domingo, el seleccionado disputará la definición contra España. Vale recordar que el equipo nacional no se mete en el último partido desde Indianápolis 2002.

Como si fuera necesario aclararlo, Scola mostró el camino y, tras un 0-2, con 8 puntos y 3 rebotes dejo el 10-2 que obligó a Vincent Collet a pedir minuto porque se le estaban quemando los papeles. Al regreso, mandó a tres jugadores nuevos y le cambió la marca a Luifa (2,06 metros), de los 2,06 de M’Baye a los 2,08 del ruloso Labeyrie. Solo Batum y el tremendo Gobert, NBA de Utah y 2,16, seguían en cancha. Con ese quinteto, Francia se acercó. Imagen de que iba a ser muy exigente la semi, al final, solo Fournier seguía de los 10 titulares originales. Había que descansar. Argentina se iba 21-18 al banco.

80-66: el resultado final del partido que depositó a Argentina en la final.

«¡Que no la toquen Fournier y De Colo!», imploraba Oveja Hernández. Deck fue contra el escolta de Orlando y Vildoza marcó al del Fenerbahce. Dos estampillas con las cuales Argentina logró dar vuelta el resultado cuando Francia se puso 24-23. En la llave, además, un poco cada uno se la ponían difícil al gigante Gobert. Del otro lado, Scola seguía embocando y Campazzo cerraba el parcial con un triple para el 39-32. El equipo había generado que Francia forzara su ofensiva para terminar con un pobre 39% de cancha (contra 48). Gobert no la tocaba en la pintura (¡un punto!) mientras Scola era la antítesis ya con su doble-doble: 13 tantos y 10 rebotes.

EL DOMINGO Argentina se medirá con España y definirá el campeón del mundo.

Nuevamente, el banco dio soluciones y permitió que los titulares descansara. La entrada de Vildoza en el tercero fue fulminante: con 8 puntos (un triple), dos rebotes y un robo, el base del Baskonia -manejaba la media cancha con Campazzo- posibilitaba el 50-38. Otro relevo, Gallizzi (2,06), se fajaba en la pintura, conseguía un rebote ofensivo y mandaba al banco a Gobert con dos faltas y apenas un punto (finalizó con 3) y 6 rebotes. Collet mandaba al rectángulo a Albicy, que la perdía frente a la presión. Los franceses no sabían qué les estaba pasando y Argentina sacaba la máxima con un triple de Deck: 55-40 a 3m47s. Francia se acercó a 60-48.

Francia limó diferencias con un triple de M’Baye, al que imitó Campazzo. Se esperaba una lógica levantada de los europeos, pero Argentina siempre los mantuvo al margen y, controlado, hacía que pasaran los segundos. Ya Vildoza y Gallizzi habían dado lo suyo y volvían los titulares, con Deck por Brussino. Francia, desconocido, ni siquiera metía sus libres (52%, 13-25). En cambio, Scola seguía metiendo todo: 28 (tres triples) y 13 rebotes para ser otra vez la figura. La Selección había hecho funcionar su plan y sacaba boleto a la final para sorprender al mundo. Incuso a Manu Ginóbili, hoy, el hincha N° 1 de un equipazo. (Olé)

Categorías

error: Content is protected !!