|  

Alberto Fernández condenó «el golpe en Bolivia» y Cancillería habló de «transición por las vías institucionales»

«En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado», escribió Alberto Fernández. En cambio, la Cancillería emitió un comunicado en el que habló de un «periodo de transición abierto por las vías institucionales»

Dispares reacciones tuvieron ante lo sucedido en Bolivia el gobierno en curso y el presidente electo, Alberto Fernández.

Fernández calificó como un golpe de Estado la situación en Bolivia que llevó a la renuncia este domingo del presidente Evo Morales y pidió preservar la integridad de «quienes puedan resultar perseguidos«, en un mensaje de Twitter.

«En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente @evoespueblo, que había convocado a un nuevo proceso electoral», escribió Fernández.

«El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno», añadió.

En tanto, la vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner definió la situación del país vecino como un «golpe de Estado» y exigió «pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia».

«En Bolivia, manifestaciones violentas sin ningún tipo de limitación por parte de las fuerzas policiales, incendian viviendas y secuestran personas mientras las Fuerzas Armadas le ‘sugieren’ al presidente indígena y popular Evo Morales que renuncie», tuiteó la ex presidenta.Y añadió «movilizaciones durante semanas piden la renuncia del presidente neoliberal Sebastián Piñera y las Fuerzas Armadas y policiales reprimen brutalmente. Lo de Bolivia se llama golpe de Estado…».

«Si queremos vivir en paz, es hora de que haya pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia, independientemente de cuál sea la orientación política de los gobiernos que surgen de la voluntad popular»,concluyó la expresidenta.

En cambio, después de unas horas de silencio, el gobierno de Mauricio Macri emitió en la noche del domingo un comunicado firmado por la Cancillería nacional en la que cataloga al golpe de Estado que sufrió Evo Morales en Bolivia como “periodo de transición que se ha abierto por las vías institucionales”.

«Ante la inestabilidad política vivida por Bolivia tras las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre, el Gobierno argentino toma nota del informe preliminar de la misión electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuya auditoría confirma las denuncias de irregularidades del proceso de escrutinio y recomienda la realización de nuevas elecciones», sostuvo la Cancillería.

En ese sentido, indicó que la administración de Mauricio Macri considera «ineludible la decisión del Gobierno boliviano de convocar nuevas elecciones y, para ello, renovar con transparencia la integración del Tribunal Electoral».

«Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos solicitaron desde un principio que se investigaran las anomalías denunciadas el mismo 20 de octubre, día en que tuvieron lugar las elecciones, y apoyó la auditoría de la OEA cuyo informe preliminar se conoció hoy«, añadió el texto de la cartera de Jorge Faurie.

El Gobierno argentino manifestó que espera que «las nuevas elecciones a realizarse cuenten con todas las garantías de libertad y transparencia para que se pueda conocer sin distorsiones de ningún tipo la verdadera voz y voluntad del pueblo boliviano». (Tiempo Argentino)

Categorías

error: Content is protected !!