|  

Alberto Fernández con Sergio Uñac: señal sobre listas cortas y rechazo a reforma constitucional

El precandidato a presidente por el Frente de Todos brindó una conferencia de prensa en San Juan en la que aseguró que no tiene «vocación de venganza contra los jueces».

El precandidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, manifestó que «si la Justicia existe, a Cristina (Kirchner) nadie la va a condenar», al tiempo que consideró que no tiene «vocación de venganza contra los jueces», durante una conferencia de prensa en San Juan.

En el marco de una visita proselitista a la provincia cuyana para participar del acto por el Día de la Bandera, Alberto Fernández brindó una conferencia de prensa junto al gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, y el titular del Partido Justicialista, José Luis Gioja.

Allí respondió sobre varios temas, pero no dudó al aseverar que «si la Justicia existe, a Cristina (Kirchner) nadie la va a condenar» porque «he estudiado todas las causas, y se de lo que estoy hablando, porque he escrito libros y hace 25 años que enseño Derecho».

Sobre la relación con el Poder Judicial, señaló: «No tengo vocación de venganza contra los jueces. Yo lo que quiero es una justicia que sea propia de un Estado de derecho, con total independencia, con jueces honestos y que no dependan del poder político de turno», remarcó.

Sobre la presentación de boleta corta en algunas provincias, opinó que «son decisiones de los gobernadores de esas provincias y soy respetuoso de esa autonomía política, pero nosotros, en el Frente de Todos, vamos a presentar listas en todas las provincias».

Al respecto, agregó: «Soy porteño, pero reniego del centralismo. Por eso estoy empeñado en trabajar codo a codo con los gobernadores porque son actores centrales y no secundarios».

A la hora de opinar sobre la decisión del senador peronista Miguel Pichetto de sumarse al Gobierno y ser el compañero de fórmula de Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), consideró que «es una decisión de Miguel y correrá su suerte. No lo voy a juzgar. Lo que perdimos fue un senador», fustigó.

También se refirió a la polémica por la legalización del aborto al señalar que «hay que respetar todas las posiciones y no me gusta que el país se divida. Pero el aborto no es un problema religioso ni moral sino que es un problema de salud pública». (Télam)

Categorías

error: Content is protected !!