|  

A fines de enero o primeros días de febrero se habilitaría la primera etapa del Parque Termal “Mar de Epecuén”

El presidente de Oeste Termal SA, Rubén Besagonill, no arriesgó fechas pero consideró que se podría habilitar la pileta cubierta de agua salada y, si no llueve demasiado, la exterior de agua dulce; además de la ampliación del restaurante y otras dependencias.

NO SE PARA. Besagonill dijo que a buen ritmo se trabaja en el Parque Termal. 

“El módulo de piletas saladas cubiertas está en su etapa final… y estaría listo a fin de año o primeros días del próximo. Lo mismo el restaurante y su ampliación, los gabinetes de spa, recepción y administración. En cuanto a la pileta de agua dulce… si no llueve demasiado, para fines de enero puede llegar a estar concluida”, manifestó Rubén Besagonill a CAMBIO 2000 al ser consultado sobre la habilitación de la primera etapa del Parque Termal “Mar de Epecuén”, una obra largamente esperada y reclamada para el desarrollo turístico de la ciudad de Carhué.

El presidente de Oeste Termal SA se mostró optimista en cuanto a la pronta puesta en marcha de la obra y agradeció las gestiones realizadas por el intendente municipal David Hirtz ante el Banco Nación para que le fuera prorrogado el pago de una cuota que vencía en noviembre.

VISTA PANORÁMICA. La primera etapa de “Mar de Epecuén” estaría lista para los primeros meses del 2019.

A continuación, los párrafos centrales de la entrevista:

– El Intendente afirmó recientemente que en enero se inaugura el Parque Termal… ¿Es así?

– El Intendente está más ansioso que nosotros, y tiene sus motivos, más que valederos, pero creo que esta vez se puede dar. El módulo de piletas saladas cubiertas está en su etapa final, con detalles de pintura, iluminación y otros menores. Este módulo estaría listo a fin de año o primeros días del próximo. Lo mismo el restaurante y su ampliación, los gabinetes de spa, recepción y administración. En cuanto ala pileta de agua dulce, es donde estamos más atrasados, porque nos llovió un mes seguido y recién pudimos comenzamos a trabajar en los primeros días de noviembre. De todos modos el ritmo de trabajo es muy bueno, en pocos días se avanzó mucho, con lo que creemos, que si no llueve demasiado, para fines de enero puede llegar a estar concluida.

– ¿Qué sería lo que quedaría habilitado?

– Estamos dejando previsto muchas cosas como para continuar con las etapas siguientes después de la temporada de verano, todo lo que es electricidad quedará previsto como para el funcionamiento del complejo en su totalidad, con cableado subterráneo de altos calibres, necesario para mantener todo funcionando sin sobresaltos. Lo mismo el agua potable y el agua de perforación que utilizaremos para sanitarios. En cuanto al gas, también llega a todos los lugares donde se construirá a futuro.Por supuesto que faltarán muchos detalles, que se resolverán paso a paso. Lo importante es que comience a funcionar por el bien de Carhué.

CEMENTO. Se trabaja en estos días en el alisado del piso de la gran pileta de agua dulce. 

-En agosto de este año manifestó en una entrevista con este medio que en noviembre debían afrontar una cuota grande… ¿Fue necesario acudir a una reprogramación? ¿Cómo se está manejando la cuestión económica?

– Vamos a comenzar en abril próximo con los pagos efectivos de las cuotas de crédito, una de ellas prorrogada hace unos días, por 180 días, gestión que realizara el señor Intendente, ante las autoridades del Banco Nación, y de la que estamos muy agradecidos. De todos modos, se abonaron $ 1.500.000 de una cuota anterior que se había reprogramado, coincidiendo el vencimiento con la actual, prorrogada, de fines de noviembre.

“Es una obra de gran magnitud, el tiempo y los pesos invertidos, se deben a que hemos cuidado detalles de funcionalidad y estética, que harán que los usuarios recomienden el destino ‘Termas de Carhué’. No podía ser de otra manera, ya que Carhué no es un destino nuevo,tiene mucha trayectoria, y con el trabajo que vienen haciendo desde el municipio en relación a promoción, las redes sociales, los sitios web de los prestadores turísticos, y otros factores, no se puede presentar algo improvisado. Ya de por sí creo que arrancaremos con una propuesta de escasa dimensión, en cuanto a piletas de agua salada cubiertas, que es lo que se va a requerir durante todo el año”, destacó Besagonill.

AVANCES EN EL PARQUE TERMAL. El presidente de Oeste Termal, Rubén Besagonill, confía en poner en marcha pronto la primera etapa.

– ¿Es posible que para la habilitación de la primera etapa se cuente con la presencia de autoridades provinciales y nacionales?

– El Intendente nos manifestó sobre la posibilidad de que lleguen las más altas autoridades provinciales y nacionales para la Fiesta del Turismo Termal, a realizarse el 2 de febrero. Nos parece muy importante, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para habilitar lo construido, y que, de cara a un año especial, podamos plantear a las autoridades, desde el sector privado, sobre la posibilidad de conseguir el financiamiento para concluir todo el proyecto del parque termal,incluido el parque acuático. Seguramente, y más importante aún, el municipio gestionará lo que crea conveniente en materia de obras públicas que acompañen el desarrollo turístico y otras necesidades que tienen Carhué y el distrito.

– La comunidad y fundamentalmente los sectores ligados al turismo están esperando ansiosamente la puesta en marcha del Parque Termal porque, como se ha dicho reiteradamente, representaría una bisagra en el crecimiento turístico de la ciudad… Supongo que para usted, principal impulsor,también es una necesidad imperiosa más que un deseo la puesta en marcha de la obra tras tantos años de lucha por lograrla y por el desgaste que conlleva su conclusión, ¿verdad?

– En cuanto a lo personal, ha significado un esfuerzo como el que me tocara hacer cuando comencé la construcción del Hotel Carhué, con escasos recursos y poniendo todo el tiempo todos los días para que se logre, diseñando cada lugar, pensando en la noche y ejecutando con mis propias manos y con gente de confianza, al día siguiente.

“Me tocó ser peón de albañil y aprendiz de Oscar Pérez (Paquete), Mario Fiorenza, Kloster, Omar Alcetegaray, y el ingeniero Roberto Poffo, de Bolívar, a cargo de la obra de cloacas de Carhué, y con el que trabajé año y medio, después cuchara, plomero, electricista, pintor, colocador de cerámicos, parquero, techista, pero hay una diferencia, en 1986 tenía 23 años, y hacía todo eso, además de dar los baños termales y cocinar para los huéspedes, cuando lo pude abrir”, contó.

“Hoy, 33 años después, me sobran ganas de hacer, pero me falta tiempo, es por eso que no quiero seguir construyendo lo que falta del parque de este modo, y para que no ocurra hacen falta recursos con los que se pueda contratar una empresa constructora, a otro costo, presupuesto, pero que lo termine de una”, concluyó Rubén Besagonill. (Cambio 2000)

Categorías