Edición On Line
Año XI- N° 620 - 19-07-18
Carhué - Argentina
EDITORIAL
Amigo, esa clase de amor
¿Quién no recuerda aquella frase ridícula que aseguraba que “amar es no tener que pedir perdón”?
Pues la vida me ha enseñado exactamente lo opuesto. Que precisamente son los que amamos los que más merecen esa ofrenda de humildad. Y que son ellos los ejemplos más fieles en los que podemos ver reflejadas las pequeñas o grandes mezquindades de cada día, las imperfecciones, las discordancias de nuestro carácter. En fin, todas esas cosas de las que es preciso arrepentirse para aprender y crecer.
Claro, se preguntarán ustedes a qué viene toda esta filosofía de entrecasa. Habiendo tantas cosas para comentar, tanta realidad enojosa, tanto acontecimiento sorprendente…
MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN GRÁFICA DE CAMBIO 2000

Publicado el 19-07-18