Edición On Line
Año XI- N° 620 - 17-05-18
Carhué - Argentina
Que 20 años no es nada
• EL INGENIERO TALANCHUK AFIRMABA QUE LA SITUACIÓN EN LAS LAGUNAS ENCADENADAS ERA NORMAL. Veinte años atrás, el ingeniero Marcelo Talanchuk afirmaba que “la situación de las lagunas Encadenadas” era “normal frente a las lluvias que hubo”, al tiempo que aseguraba que “las obras” estaban “funcionando en su totalidad”. El jefe de la División Distrito VI de la Dirección Provincial de Hidráulica, con asiento en Coronel Pringles, llegaba a Carhué a los efectos de informar sobre el estado general de la situación de la cuenca, a raíz de declaraciones de integrantes del radicalismo por medios periodísticos alertando sobre la inoperabilidad de algunas obras. Talanchuk se reunía con el intendente municipal Alberto Gutt y los concejales de Adolfo Alsina en el salón rojo del Palacio Municipal y luego brindaba una conferencia de prensa, donde aseguraba que “la situación es de absoluta tranquilidad, muy distinta a las anteriores emergencias”. Puntualizaba que en la región las lluvias habían sido importantes, motivo por el cual “en algunos lugares se ha superado la media anual en el nivel de precipitaciones” como en Gral. La Madrid y Daireaux, donde habían llovido cerca de 800 mm (siendo esa la zona más comprometida de la jurisdicción), en tanto que en el partido de Adolfo Alsina se estaba alrededor de los 500 milímetros. “La situación de las lagunas Encadenadas es normal frente a las lluvias que hubo y con las obras totalmente funcionando”, expresaba. “El escenario sería muy distinto si no hubiesen estado las obras”, indicaba Talanchuk, asegurando que “todavía estamos lejos de encender el bombeo. En realidad Del Monte y Cochicó necesitan agua”. En ese momento la cota de Epecuén era de 99,06 m.s.n.m. El ingeniero de Hidráulica manifestaba que si bien ya se presentaba como un año llovedor, de continuar este régimen lluvioso, “no tiene porqué haber ningún tipo de problemas en el sistema, porque todas las obras están preparadas para funcionar, de hecho están funcionando y permanentemente hay gente de la repartición trabajando en la región”. También aclaraba que a la estación de bombeo de la ruta 65 no le faltaba ninguna bomba, “cualquiera las puede ir a ver, están las trece bombas, las diez holandesas y las tres americanas, no trabajan porque no ha habido necesidad, pero están en condiciones de ser operadas. Y el Canal Aliviador de Alsina-Inchauspe está perfectamente despejado y funcionando”. El ingeniero manifestaba que las obras realizadas “están calculadas para situaciones históricas extremas, las cuales no se han repetido nunca en la historia y han ocurrido en la región mucho antes que se construyeran Carhué o Guaminí, además las obras están construidas con una revancha”. Por otro lado, Talanchuk decía que si no existieran las obras hidráulicas ejecutadas después del año ‘92, “hoy la situación sería muy distinta, porque este año es mucho más llovedor que el ‘92”. Señalaba que “hoy estaría pasando agua por arriba de la ruta 65, tendríamos la compuerta de Rolito abierta, el arroyo Pigüé trayendo todo el agua y el Lago Epecuén estaría muy cerca de los 102 m.s.n.m.” Cabe recordar que el pico máximo de Epecuén en 1992 fue de 100,80 y en febrero de 1998 había bajado a 98,76. En ese momento, mayo de 1998, estaba en 99,06.
MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN GRÁFICA DE CAMBIO 2000

Publicado el 17-05-18