Edición On Line
Año XI- N° 620 -
Carhué - Argentina
ESPACIO FEM
Una firma por menos hambre
Cada día, en la Argentina se tira un kilo de comida por habitante; y cada día en la Argentina hay dos millones de personas que pasan hambre, cuando en realidad se desperdician 16 millones de toneladas anuales de alimentos por pérdidas en la producción, la comercialización y en los hogares. Cada año, esa montaña de comida que genera una de las mayores naciones productoras y exportadoras de alimentos del mundo, termina en la basura junto con las históricas promesas de solucionar el problema del hambre.
Hay pérdida y desperdicio de alimentos; y cuando se habla de pérdidas, se hace referencia a lo que se pierde o estropea antes de que el producto llegue a su etapa final. Se pueden perder alimentos durante la recolección, el almacenamiento o el transporte. En cambio cuando se habla de desperdicio, se hace alusión al descarte del producto que hace el empresario, el fabricante, el comerciante minorista (almacenes, restaurantes, etc.) o el consumidor final en su hogar; y para revertir el fenómeno, la clave pasa por encontrar una segunda oportunidad para esos alimentos que parecen destinados a terminar en la basura.
MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN GRÁFICA DE CAMBIO 2000.

Publicado el