Edición On Line
Año XI- N° 620 - 05-10-17
Carhué - Argentina
CORREO DE LECTORES
¿Lee usted?
Las empresas y los negocios, cesan por no innovar.
La tecnología es parte del todo. Es que no existe, un código para siempre. La tecnología informática es el motor de los cambios continuos.
Ir a lo digital, es un fenómeno cultural, no tecnológico: sucede sin ti, tuvieres conectividad... o no.
Los sectores sindicales, políticos y religiosos globales, probablemente atrasan años, y ninguno resiste archivos. Hay sindicalistas ignorantes, de buena y de mala fe... porque no creen en la educación continua. Existe un nuevo contrato de trabajo social-tecnológico: los cambios tecnológicos se producen con velocidades no esperadas. Las disrrupciones permiten crear nuevos mercados donde antes no existían.
Profesiones, bienes y empleos se vuelven obsoletos; los que a su vez son reemplazados por una nueva vanguardia de instrumentos y posibilidades, donde la oferta de servicios se multiplica con gran velocidad de ejecución, y a costos menores.
Es así que cada uno de nosotros deseamos adquirir bienes y servicios -más baratos-; necesariamente producidos por personas que ganan menos, o por máquinas que entregan mayor productividad por hora. Ciertos países de la URSS, Rusia, China, y socialismos varios, actualmente, son distintos conceptos del neo liberalismo o capitalismo.
Anualmente China envía 45 millones de turistas al mundo. En la China empresaria actual... no hay sindicatos laborales, ni hablan de comunismo.
El salario de un trabajador/cosechador chino es equivalente a 12 dólares diarios. En Argentina el trabajador similar cobra 50 dólares diarios; es decir producimos con costos internacionalmente caros.
Osvaldo Saporiti - @O_Sapor - CABA

Publicado el 05-10-17