Edición On Line
Año XI- N° 620 - 10-08-17
Carhué - Argentina
ENFOQUE CRÍTICO
Entender Venezuela
Por Lautaro Peñaflor Zangara
Entender Venezuela se volvió una cruzada. Si cuando aún vivía Hugo Chávez era complejo, desde su muerte es aún peor. Un oficialismo radicalizado, con signos autoritarios, una oposición que no encuentra cómo penetrar el hermético sistema y un pueblo que sufre las consecuencias, son los rasgos más distintivos del panorama venezolano.
En su momento, Hugo Chávez obtuvo un apoyo popular tan incuestionable como sus crecientes pretensiones de poder, dejando a la oposición en un incómodo lugar. No obstante, debemos detenernos en un punto: Nicolás Maduro no es Hugo Chávez, ni en su carisma, ni en su popularidad, ni en su poder.
Esto quedó evidenciado en la primera elección hacia la presidencia que enfrentó. Cuando muere su antecesor, Maduro queda a cargo del ejecutivo, llamando a elecciones a las pocas semanas. En esos comicios, “La revolución” quedó a menos de dos puntos de diferencia del candidato opositor.
234 mil votos fueron la diferencia, válida pero muy lejana a la época en la que Hugo Chávez obtenía guarismos cercanos al 70%. Es evidente que, para muchos venezolanos, Maduro tampoco es Chávez.
MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN GRÁFICA DE CAMBIO 2000

Publicado el 10-08-17